Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un potente terremoto estremeció a México y revivió el drama de 1985

La superpoblada capital y varias ciudades fueron alcanzadas por un sismo de 7,1 grados, que dejó por lo menos135 muertos; se cerró el aeropuerto y colapsaron varios edificios; anoche había intensas tareas de rescate

Miércoles 20 de septiembre de 2017
0

CIUDAD DE MÉXICO.- Un potente terremoto dejó ayer por lo menos 135 muertos en varias ciudades del centro de México y decenas de edificios colapsados en la capital del país, donde viven cerca de 20 millones de personas. Anoche, socorristas y voluntarios rescataban personas atrapadas, justo en el día en que se cumplía el aniversario del devastador terremoto de 1985.

Los voluntarios comenzaron ayer las tareas de rescate minutos después del violento terremoto
Los voluntarios comenzaron ayer las tareas de rescate minutos después del violento terremoto.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés) informó que el sismo ocurrió a las 13.14 (hora local), con una magnitud de 7,1° en la escala de Richter y epicentro en el estado de Puebla.

El estado de Morelos, al sur de Ciudad de México, registraba el mayor número de víctimas, con 54 muertes, mientras que en la superpoblada capital por lo menos 30 personas murieron, dijeron autoridades. En el estado de Puebla se registraban 41 muertos y en el estado de México las autoridades reportaban nueve víctimas mortales. En Guerrero hubo un muerto.

El 7 de septiembre pasado, un terremoto de 8,2°, el más fuerte en un siglo en México, dejó 98 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.

cerrar

El presidente Enrique Peña Nieto, que se encontraba fuera de Ciudad de México, anunció su regreso a la capital para coordinar las labores de rescate. "He convocado al Comité Nacional de Emergencias para evaluar la situación y coordinar acciones. El Plan MX ha sido activado", escribió el mandatario en Twitter.

"He ordenado evacuar los hospitales con daños y trasladar a sus pacientes a otras unidades médicas", añadió.

Viviendas colapsadas, fachadas de edificios derrumbadas, personas que deambulaban desconcertadas por las calles eran algunas de las imágenes que se veían ayer en la zona sur de Ciudad de México varias horas después del fortísimo terremoto.

En un edificio colapsado de la concurrida calle Álvaro Obregón de la colonia Roma, popular por sus bares, restaurantes y cafés, rescatistas voluntarios lograron desenterrar viva a una persona que estaba sepultada por los escombros, provocando los aplausos y gritos de alegría de las personas que observaban.

Muy cerca de allí se derrumbó casi por completo una clínica de medicina alternativa de cinco pisos. Tres heridos fueron rescatados de los escombros, mientras voluntarios buscaban a más personas. "¡Hay gente atrapada!", gritaba una mujer.

En otros edificios de la misma zona, voluntarios espontáneos se sumaban a las autoridades para remover escombros. Uno de ellos sostenía un cartel con la palabra "silencio", con el fin de que se pudiera escuchar si debajo de los escombros había personas con vida.

cerrar

En ese barrio, también se derrumbó una escuela, que aplastó al menos dos autos. "Llegamos al colegio y todo el mundo estaba llorando, todo el mundo desesperado, y los niños agarrados de una cuerda", narró Jorge López, de 49 años, que estaba con sus dos hijos, de 6 y 3 años. La gente permanecía en las calles, temerosa de entrar nuevamente a los edificios.

La masiva presencia de gente en las calles y el corte de electricidad que dejó sin funcionar los semáforos provocaron un auténtico caos en el tráfico de la zona central.

La liga mexicana anunció el aplazamiento del encuentro de anoche entre América y Cruz Azul en el Estadio Azteca, en cuya estructura aparecieron grietas.

También tuvo que suspender sus actividades la Bolsa de Valores, y el aeropuerto de Ciudad de México canceló todos los vuelos.

En una primera reacción, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó su solidaridad con los mexicanos. "Dios bendiga a la gente de Ciudad de México. Estamos con ustedes y los vamos a apoyar", escribió en su cuenta Twitter.

En tanto, funcionarios de Protección Civil advertían a la población que había fugas de gas.

"¡No fumen! ¡Hay fugas de gas!", gritaban los socorristas mientras corrían por las calles en el sector de Roma Norte.

"Estoy consternada, no puedo contener el llanto, es la misma pesadilla que en 1985", dijo entre lágrimas Georgina Sánchez, de 52 años, en una plaza de Ciudad de México.

En el terremoto del 19 de septiembre de 1985, más de 10.000 personas murieron en Ciudad de México.

cerrar

"Estaba caminando por [la calle] Colima y las ventanas empezaron a moverse. Vi a la gente correr, empezaron a gritar. Estuvo muy feo. No me quería acercar a ningún árbol. Me tuve que tirar al suelo", refirió Leiza Visaj Herrera, de 27 años.

"Estuvo bastante fuerte. Los edificios empezaron a moverse. La gente está muy nerviosa. Vi a una señora que se desmayó", relató Alfredo Aguilar, de 43 años.

Paradójicamente, en la mañana de ayer, las autoridades habían realizado un simulacro de sismo.

En Ciudad de México funciona un sistema de alarmas que se activa un minuto antes del sismo, pero testigos dijeron que esta vez se oyó la alarma al mismo tiempo que comenzó a sentirse el temblor.

Agencias Reuters y AP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas