Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lecciones y recuerdos del sismo que devastó la capital

Miércoles 20 de septiembre de 2017
0

CIUDAD DE MÉXICO.- El potente terremoto de ayer tuvo una increíble coincidencia: ocurrió cuando México conmemoraba el aniversario del peor sismo de su historia, que ocurrió en 1985.

Foto: AFP / Alfredo estrella

El terremoto más fuerte de la historia de México y de su capital, de 8,1 grados, se registró el 19 de septiembre de 1985, hace ayer exactamente 32 años.

El epicentro del terremoto de 1985 se localizó en el océano Pacífico mexicano, cercano a la desembocadura del río Balsas, en la costa del estado de Michoacán, y el hipocentro a 15 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre.

Ocurrió a las 7.17 (hora local) y afectó las zonas centro, sur y occidente del país, en particular a la Ciudad de México, donde se percibió a las 7.19 y superó en intensidad y daños al registrado en 1957, que hasta entonces había sido el más potente.

La réplica acontecida un día después, la noche del 20 de septiembre de 1985, también tuvo gran repercusión para la capital, ya que hizo colapsar estructuras que se habían reblandecido un día antes.

El número preciso de muertos, heridos y daños materiales nunca se conoció, y sólo existen estimaciones que van desde los 3192 muertos (cifra oficial) hasta los 20.000, mientras que los daños fueron calculados en 8000 millones de dólares, 250.000 personas quedaron sin casa y 900.000 fueron evacuadas.

Las tareas de rescate se prolongaron hasta octubre, y las de remoción de escombros hasta diez años después, mientras que aún hoy, en 2017, existen campamentos como consecuencia de aquel sismo.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, había encabezado ayer un acto de izamiento solemne de bandera en la plaza del Zócalo de Ciudad de México, en un acto para recordar el terremoto de 1985. La ceremonia coincidía aparte con las labores de reconstrucción que se realizan en los estados de Oaxaca y Chiapas, en el sur del país, que dejó 98 muertos y daños hace menos de dos semanas, el más fuerte en un siglo.

Cada año, el 19 de septiembre, el presidente y miembros de su gabinete rinden homenaje a las víctimas a la hora del sismo en el Zócalo, la plaza principal de Ciudad de México.

Además se hace un gran simulacro de terremoto, en el que suenan las alarmas sísmicas y se evacuan edificios en las principales ciudades del país. Ayer no fue la excepción.

Agencias DPA y Télam

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas