Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Terremoto en México. El relato de Fernando Signorini: "Hubo escenas de Fellini, la tierra era un potro enojado corcoveando"

"Ha sido una catástrofe de dimensiones colosales", cuenta el ex prepardor físico de Diego Maradona, que trabaja en Atlético de Zacatepec, en una de las zonas más castigadas por el sismo

Jueves 21 de septiembre de 2017 • 11:31
SEGUIR
LA NACION
0
Un edificio destruido en Jojutla, uno de los departamentos más castigados por el terremoto
Un edificio destruido en Jojutla, uno de los departamentos más castigados por el terremoto. Foto: AP

CUERNAVACA, México.- Fernando Signorini , ex preparador físico de Diego Maradona y de la selección , trabaja en Atlético de Zacatepec, equipo que milita en la segunda división de México y que está en el estado de Morelos, uno de los más castigados por el terremoto que devastó el país.

"Habíamos terminado de entrenar. Eran justo las 13 y 16 de la tarde. Te encontrás (se interrumpe).Es una cosa realmente increíble, el cuerpo se te empieza a mover para donde quiere y no lo podés controlar. Los jugadores se estaban bañando, y por supuesto que hubo escenas de Fellini porque a los 20 segundos estaban todos corriendo de un lado para otro tratando de protegerse. Parecía que el suelo se iba a abrir. Y en la cancha, que estaba en perfectas condiciones, cuando terminó todo, después de un minuto, minuto y medio, había aflorado una laguna", relata Signorini a LA NACION desde Cuernavaca, una de las ciudades más bellas de México, donde suelen entrenarse con el equipo. En el plantel también hay tres argentinos: Ezequiel Cirigliano (ex River), Juan Neira (ex Gimnasia La Plata) y Cristian Ivanobski (ex Tigre).

" Ezequiel Cirigliano tenía una carita, con todo ese cuerpo, con todos los músculos que tiene, parecía de una debilidad extrema. Ezequiel es un tipo físicamente muy poderoso pero ayer (por anteayer)... pobrecito, parecía que fuera una muñeca de seda, porque claro, nunca le había pasado. Para mí este es el cuarto", recuerda Signorini, que ya vivió sismos en Nápoles, cuando apenas llegó con Diego Maradona, en Tokio en el piso 26 de un hotel, y hace dos semanas, en el sexto piso del departamento donde vive, en otro terremoto pero de menor escala del que sacudió el país.

"Lo preocupante era que la tierra se iba a abrir porque te movía de un lado para otro, porque cuando ocurre una cosa así no es que te movés vos únicamente, se mueve todo lo que está arriba de la tierra, entonces perdés la dimensión, perdés puntos de referencia, querés mirar para un lado, pero te encontrás girando para el otro. Fue brutal, yo todavía estoy sacando cuentas y no me explico cómo es esto. Parece que la tierra no sólo se mueve en sentido lateral sino también que es como si fuera un potro enojado que va corcoveando. Es muy raro de explicar, lo que sí es que recibís desde abajo una potencia, una energía que es brutal", continúa el relato Signorini.

La grieta del estadio Mariano Matamoros, por donde subió el agua desde las entrañas de la tierra
La grieta del estadio Mariano Matamoros, por donde subió el agua desde las entrañas de la tierra. Foto: Fernando Signorini

La cancha donde se entrenan se llama estadio Mariano Matamoros, y está en un pequeño pueblo, Xochitepec. A unos 25 minutos se encuentra el estadio Agustín Coruco Díaz, donde juegan, en Zacatepec, a unos 120 kilómetros de la ciudad México y que ahora funciona como un albergue para las víctimas. Todavía no saben si podrán jugar la próxima fecha del campeonato porque el estadio está dañado. Anteanoche, con un camión del ejército, se trasladaron hacia el municipio de Jojutla, fronterizo con Zacatepec, y que fue una de las zonas más castigadas por el terremoto. Allí, en un lugar que oficiaba de albergue, "pero que de albergue no tenía nada", aclara Signorini, vivió una de las escenas que más lo conmovieron: "Una pareja muy joven, gente muy humilde, ella dándole la teta a uno de los bebés, y el marido con mirada de que no sabía todavía lo que había pasado. Albañil él. Y en un momento me mira y le digo: «¿Perdieron todo?». Y el tipo me mira: «Yo la verdad que no tengo nada, estamos vivos, gracias a Dios» -invocando al cielo", narra el ex preparador físico de la selección.

Anteayer, el plantel hizo "el mejor entrenamiento" que podrían haber hecho, asegura Signorini. Fueron a repartir víveres y artículos de primera necesidad a Jojutla, que luego de la ciudad de México fue el lugar con más víctimas del terremoto. El preparador físico, que denuncia la falta de presencia del Estado en la ayuda a las víctimas, describe el camino hacia Jojutla, repleto de escombros, y rutas escindidas por las grietas: "Hay una desolación que no te imaginás. Miles de personas que deambulan sin decir una palabra pero en la mirada se les adivina un 'por qué a nosotros siempre'". "Aunque parezca una paradoja -continúa Signorini- la principal ayuda, o la principal enseñanza va a ser para los chicos (del plantel). La mayoría de los jugadores de fútbol son de condiciones humildes, y de condiciones humildes son las víctimas. Es como que hay puntos de contacto que los une, en los cuales ellos tienen que respetar y no hacerse los distraídos. El fútbol es una construcción cultural de las clases populares, y fueron las clases populares las que fueron víctimas de todo esto", analiza el ex preparador físico de Maradona.

Signorini, en 2010, cuando formó parte del cuerpo técnico de la selección de Diego Maradona
Signorini, en 2010, cuando formó parte del cuerpo técnico de la selección de Diego Maradona. Foto: Archivo
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas