Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Temporada alta de alergias en la piel

La exposición a efectos del medioambiente nos vuelve más vulnerables en primavera. Cuidados básicos: nutricionales y cosméticos

Sábado 23 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
.
.. Foto: LA NACION / Galickas

Y sí, no hay duda: La primavera/La sangre altera. Bien descripta por la canción de The Sacados, los brotes de temporada también se manifiestan en la piel. Es que en esta estación ocurren ciertos fenómenos que determinan un aumento de las enfermedades alérgicas. La polinización es la madre de muchas, porque se da un proceso por el que se libera el polen para su posterior fecundación, y ese polvo tan fino y volátil comienza a esparcirse por el aire. El polen es la principal causa de alergias tanto en las vías respiratorias, como en la piel, debido a que después de varios meses de frío, humedad, días cortos y encierros prolongados, comenzamos a exponernos mucho más al medio ambiente.

Dos patologías alérgicas afectan a la piel en esta estación: la dermatitis atópica y la urticaria, y se manifiesta con el aumento del prurito o picazón, el eritema o enrojecimiento, y las ronchas en el caso de la urticaria y las costras en la dermatitis atópica; esto se debe, en parte, a la exposición a los alérgenos -sustancias que provocan reacciones alérgicas, látex y algunos metales, pero depende de cada organismo; los hay de origen alimentario y por algunos medicamentos-, pero fundamentalmente se exacerba por el aumento de la temperatura y la exposición al sol que incrementan la sudoración y la picazón.

Factores ambientales

Es fundamental cuidar la piel cuando estamos al aire libre, principalmente del viento, ya que es mediante el aire que se transporta y volatiliza el polen. Hay que evitar la exposición al viento en forma directa, en especial en los ojos ya que puede ingresar alguna partícula, provocando enrojecimiento, lágrimas, y malestares en la vista; a mano, siempre un par de anteojos de sol.

"La exposición a efectos del medioambiente nos vuelve más vulnerables en primavera. Cuidados básicos: nutricionales y cosméticos"

Protección.

Es preciso cuidarse de la exposición a los rayos ultravioletas en las horas pico porque además de las lesiones precancerosas, la irritación o eritema que produce el sol en la piel favorece la aparición de alergias. Y se sabe, los rayos solares también resecan la piel y esto deriva en descamación y prurito. Es conveniente llegar a esta estación con una buena hidratación y nutrición de la piel y, más aún, es necesario intensificarla, ya que una piel hidratada es menos proclive a descamarse, agrietarse e infectarse, consecuencias frecuentes en personas con tendencia a manifestar alergias de todo tipo.

Para las que padecen dermatitis atópica o urticaria, la utilización de antihistamínicos de última generación que no producen sueño, constituyen una buena solución. Asimismo, conviene prevenir picaduras usando repelentes adecuados. Siempre es conveniente consultar con el dermatólogo y con el alergista para resolver cada caso en particular y evitar tratamientos no específicos que no resuelven.

Alimentación.

También es recomendable poner atención en la alimentación. Muchos tienen reacciones ante el consumo de lácteos, mariscos o frutas, como kiwi y frutillas, pero en general se recomiendan pruebas específicas para despejar dudas y al evitarlos minimizar lograr que desaparezca el efecto alérgico.

Es muy importante ingerir las frutas y verduras de estación, que aportan las vitaminas y minerales adecuados para la piel en cada época del año, además de tomar mucha agua, como siempre. Y es fundamental la higiene, lavar correctamente frutas y vegetales antes de comerlos y tener especial atención al cuidado de la cadena de frío de los alimentos refrigerados.

Hidratación.

Ojo, obviamente es muy importante usar productos hidratantes, ya que ante cualquier reacción alérgica es fundamental que la piel esté hidratada. Pero para las personas que presentan reacciones alérgicas en forma frecuente es conveniente evitar productos cosméticos con activos derivados de algas marinas, frutas y especias, entre las sustancias que generan más alergias.

Hay que elegir productos de buena calidad, de laboratorios reconocidos, que contengan en sus envases etiquetas con todos los componentes, que se lea claramente la inscripción dermatológicamente testeado y por supuesto, utilizar productos recetados y recomendados por un especialista. Las personas alérgicas siempre deben inclinarse por productos hipoalergénicos, creados cuidadosa y específicamente para cuidar las pieles sensibles.

Asesoraron: Dr. Gabriel Gattolin, especialista en Alergia e Inmunología del Instituto del Buen Aire, Santa Fe; director Científico de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC); Dra. Daniela Sánchez (MN 142323), directora de Bieosthetics Health & Beauty Club.

Los recomendados

RoC Pro Calm. Calma la piel sensible e irritada, reduce el enrojecimiento y humecta; 40 ml, $ 487.

La Roche Posay Toleriane Ultra. Tratamiento diario que alivia las molestias de las pieles ultrasensibles y alérgicas; 40 ml, $ 619.

Lucy Anderson crema multidefensa hipoalergénica.Otorga una defensa global y única contra la contaminación ambiental y los rayos UV; 50 g por $ 498.

Eucerin Sun Crema-Gel FPS 50. Para pieles propensas a alergias solares, resistente al agua y libre de emulsionantes y perfumes; 150 ml, $ 509.

Dermaglós crema de noche. Mantiene la piel de la cara hidratada y recupera la piel de las agresiones diarias, con cera de karité; 50 g, $ 480.

Burt's Bees Skin Nourishment SPF15. Loción que hidrata y humecta, protege de los rayos solares y de los daños medio ambientales, con jalea real, testeada; 56 g,

$ 569.

Biotherm máscara facial nocturna Life Planktonk. Especial para pieles irritadas, con rojeces, seca, tirante, favorece la renovación celular y mantiene la hidratación; 75 ml, $ 2070.

Biolage R.A.W Acondicionador. Fórmula 100% natural no contienen siliconas, sulfatos, parabenos ni colorantes artificiales; 325 ml, $ 572

Avène Xeracalm Bálsamo relipidante. Disminuye el prurito, reduce inflamaciones, restaura la barrera cutánea y alivia; 200 ml, $ 467.

Bioderma Sensibio Gel Moussant. Gel para la higiene de pieles sensibles, mejora la barrera cutánea e hidrata; 200 ml, $ 489.

Bagovit emulsión para el cuerpo hipoalergénica. Nutre, hidrata y elastiza la piel; 350 g, $ 211.

A-Derma Exomega D.E.F.I. Crema para cara y cuerpo, que reduce la sequedad, calma las pieles atópicas y reduce inflamaciones; 200 ml, $ 390.

Lidherma Sense Control Loción Calmante. Calma la picazón, el ardor y la sensación de tirantez; 75 ml, $ 260.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas