Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juicio en Montañita: se cayó la coartada del acusado y sus familiares salen a defenderlo

La situación procesal de José Luis Pérez Castro (31), el tercer acusado por el doble crimen de las mendocinas en Ecuador, se complica con el correr de las horas

Miércoles 20 de septiembre de 2017 • 20:56
SEGUIR
PARA LA NACION
José Luis Pérez Castro, acusado del crimen (de remera azul), el de la derecha es su primo Lucio Castro; una foto de la noche antes de la detención de José Luis
José Luis Pérez Castro, acusado del crimen (de remera azul), el de la derecha es su primo Lucio Castro; una foto de la noche antes de la detención de José Luis.

La situación procesal de José Luis Pérez Castro (31), el tercer acusado por el doble crimen de las mendocinas en Montañita, Ecuador, se complica con el correr de las horas, en medio del juicio que se desarrolla en su contra, ya que se cayó su principal coartada. En tanto, sus familiares no dudan de su inocencia y salieron a defenderlo, sabiendo que enfrenta la pena máxima del país de 40 años, la misma que recibieron en el primer juicio el "Negro" Segundo Ponce Mina y el "Rojo" Aurelio Eduardo Rodríguez.

En la segunda jornada del debate, que se desarrolla en la localidad de La Libertad, en la provincia de Santa Elena, se conoció la declaración del odontólogo Rony Ruiz, quien confirmó que atendió a Pérez Castro recién el 10 de marzo dos semanas después del crimen, y que no presentaba una infección, además de negarse a hacerle un certificado que le solicitó. De esta manera, se desvanece una de las estrategias de la defensa, liderada por el abogado Antonio Gagliardo, que aseguraba que las manchas de sangre halladas en las paredes era anteriores al homicidio por haber escupido sangre producto de una lesión y que el acusado había visitado al dentista antes del doble femicidio.

De esta manera, tal como adelantó LA NACION, según la investigación que llevó adelante la fiscal María Dolores Coloma Pazmiño, la prueba reviste carácter de "irrefutable", ya que la funcionaria judicial aseguró contar no sólo con la muestra génetica del rastro hemático que lo incrimina sino con la certificación de que la atención odontológica fue después de los asesinatos.

"El paciente quería un certificado médico. Pero, para que haya dolor tiene que haber una afectación, pero no la vi cuando lo revisé", expresó el odontólogo ante el tribunal, presidido por César Augusto Vélez Ponce.

María José Coni (21) y Marina Menegazzo (22) fueron asesinadas en sus vacaciones en Ecuador
María José Coni (21) y Marina Menegazzo (22) fueron asesinadas en sus vacaciones en Ecuador. Foto: Archivo

Asimismo, durante la jornada, volvieron a declarar peritos, policías y familiares del imputados, entre ellos el hermano de Pérez Castro, Juan Carlos, quien aseguró que vivió con José Luis en la casa del "Negro" Segundo Ponce Mina hasta mediados de enero del 2016, contradiciendo lo expresado por otros testigos. Además, hay llamadas de un celular de José Luis que lo ubica en Montañita el día en que las chicas fueron vistas por última vez.

En diálogo con LA NACION desde Ecuador, Lucio Castro primo hermano del imputado contó lo que está viviendo la familia con la detención de "Cheo", como lo llaman. "Estamos muy preocupados porque mi primo es totalmente inocente y es lo que queremos demostrar. A él lo despidieron del trabajo junto con su hermano Juan Carlos, y en vista de estar esperando su liquidación, le dieron posada en esa villa. Pero, no entiendo porqué lo quieren involucrar si la tecnología puede determinar que los rastros de ADN fueron un mes antes del suceso", expresó Lucio desde el cantón Balzar, en la provincia de Guayas, a más de 250 kilómetros de Montañita así como de La Libertad. "No recuerdo exactamente si para la fecha del crimen ya estaba José Luis acá en Guayaquil porque en algún momento le iba a ceder un cuarto en mi departamento", contó.

Asimismo, el familiar del imputado relató que se encuentran "muy angustiados" y que su hermana le cedió el auto a los padres de Pérez Castro, quien tiene 5 hermanos (dos varones y tres mujeres) para que puedan viajar a Santa Elena y participar del debate. "Son de muy escasos recursos y con mi familia estamos ayudándoles", expresó. Por otro lado, contó que la relación de su primo con la mujer, Andreita Rodríguez, se empantanó luego de quedar detenido y que ve poco a sus hijos en el penal.

Por último, confió en que se "hará justicia" y se demostrará que José Luis no participó de los crímenes. "Fue mi otro primo Juan Carlos quien dio la voz de alerta a los policías, por lo que si fue el hermano el asesino cómo podrían ellos mismos comunicar a los policías el hallazgo de un cuerpo. Se adentró un poco hacia las malezas para realizar sus necesidades y fue allí donde vio algo que apestaba mucho", relató Lucio, quien se queda con el recuerdo de José Luis compartiendo unos "cócteles" la noche antes de que lo detuvieran, en noviembre pasado. "Cheito es un muchacho muy humilde y muy apreciado", concluyó.

Pérez Castro es el tercer imputado en el doble crimen por "homicidio agravado, por colocar a la víctima en situación de indefensión, inferioridad o aprovecharse de esta situación; buscar con dicho propósito la noche o el despoblado y aumentar deliberada e inhumanamente el dolor a la víctima".

En los últimos meses, el acusado, a contramano de las disposiciones carcelarias, se mostró por las redes sociales, haciendo referencia a la situación que lo tiene tras las rejas. "Estoy esperando que ya en septiembre se termine esta injusticia que se ha hecho todo este tiempo conmigo. Con mucha fe que de ésta Dios me sacará en victoria. Se terminará esta pesadilla con la fe en Dios siempre", expresó el imputado.

Las jóvenes universitarias habían sido vistas por última vez el 22 de febrero de 2016 en Montañita. Según la pesquisa, fueron drogadas y golpeadas por Mina Ponce y Rodríguez, en la casa del primero, en una zona retirada del mar. Coni fue abusada y recibió letal golpe en la cabeza. Menegazzo fue acuchillada. A los pocos días, los cadáveres fueron hallados, con 48 horas de diferencia, en bolsas plásticas negras en un descampado lejos de la playa.

Te puede interesar