Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una liberación rápida de energía que no dejó tiempo para huir

Jueves 21 de septiembre de 2017
PARA LA NACION
0

Santiago, Chile.- Desde Chile, el país más sísmico del planeta, los especialistas están atentos a los terremotos que azotaron Oaxaca y Ciudad de México. Aunque no descartan completamente que los dos movimientos estén relacionados, prefieren hablar de movimientos independientes.

Marco Cisternas, experto en geología de la Universidad Católica de Valparaíso, dice que "los mecanismos son diferentes" y "ocurrieron en diferentes partes de la zona generadora" de terremotos. "El de ayer ocurrió en el interior de la placa que subducta [Placa de Cocos] y el anterior fue en la zona interplaca [donde hacen contacto la Placa de Codos y la Norteamericana]. Teóricamente, no debería haber conexión, pero esa distancia cercana en tiempo y el hecho de que estuviera el volcán Popocatépetl en actividad desde antes está indicando que había movimientos [tectónicos]".

Sergio Barrientos, director del Centro Sismológico Nacional de Chile, explica que los sismos no tienen relación entre sí. "Podríamos entender esa relación de dos maneras: una es por las perturbaciones debido a la fractura de la placa, que generan réplicas no más allá de la longitud de la falla, y la otra es por el paso de las ondas sísmicas que se propagan a través de lugares con fluidos y multiplican los temblores chicos a mucha distancia. En este caso, ninguno de los mecanismos se ajusta para relacionar los dos terremotos", cuenta Barrientos.

Cisternas menciona que el terremoto de Ciudad de México es distinto al de hace 32 años, también un 19 de septiembre. El de ahora "fue un terremoto intraplaca pequeño en magnitud, lo que indica que el largo de la parte que se rompió fue pequeño. Es 30 veces más chico que uno magnitud 8. El de 1985 ocurrió frente a la costa de Ciudad de México y, por las condiciones del suelo, las ondas hicieron que se moviera como una gelatina, porque Ciudad de México fue construida sobre un pantano, sobre sedimentos. Tú golpeas la gelatina, el flan, y queda moviéndose".

Sergio Barrientos dice que, debido a la composición sedimentosa del suelo, Ciudad de México quedó vibrando y los edificios de entre ocho y doce pisos fueron los que esta vez sufrieron un poco más. Además, explica que este tipo de sismos ocurre en un volumen más pequeño, lo que hace que las estructuras reciban una mayor descarga de energía una vez que se libera. "Son movimientos muy rápidos, no tienen el típico ruido previo que da tiempo para huir. Liberan muy rápido la energía", explica.

"Es muy difícil con este tipo de terremotos conocer su recurrencia. En los interplaca, como en Chile, podemos medir la velocidad de convergencia de las placas y uno puede establecer períodos de recurrencia. En el caso de un intraplaca (en el interior de una placa), uno no puede medir la tasa de acumulación de energía", agrega Barrientos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas