Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fracasó el diálogo por la reforma educativa y se mantienen las tomas

En una reunión, la ministra Soledad Acuña rechazó el pedido de prorrogar los cambios en el secundario previstos para el año próximo; aún hay, al menos, 26 establecimientos ocupados

Jueves 21 de septiembre de 2017
Estudiantes protestaron, ayer, ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad
Estudiantes protestaron, ayer, ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

Se profundiza el conflicto por la reforma educativa del nivel medio porteño, que ya lleva más de 20 días de reclamos con 26 escuelas secundarias tomadas. Ayer, en una reunión entre la ministra de Educación y estudiantes de más de 100 colegios, Soledad Acuña rechazó el pedido de los jóvenes para prorrogar los cambios, mientras que los alumnos debatían anoche sobre mantener o no la protesta.

"Esperábamos una reunión resolutiva. Queríamos una prórroga urgente [de la reforma]", dijo Ignacio Matos, de la Escuela Técnica N° 35. "Lo único que propusieron fue continuar con reuniones zonales y nosotros no queremos. Los encuentros tienen que ser con todas las escuelas juntas", agregó.

Luego de la reunión, que se extendió por alrededor de cuatro horas, Acuña ratificó que no darán marcha atrás con la reforma que el año próximo se implementará, de manera gradual, en 17 escuelas. Los cambios van desde la agrupación de materias por áreas temáticas hasta la realización de prácticas formativas en empresas privadas y ONG en quinto año. La ministra señaló que esperan que "los estudiantes entiendan que la educación pública y el diálogo se construyen con las puertas abiertas".

Antes de ingresar a la reunión, el defensor del pueblo de la ciudad, Alejandro Amor, que media en el conflicto, insistió en la necesidad de que los alumnos levanten la medida para poder dialogar y participar de mesas de trabajo.

Al encuentro, que los estudiantes veían como un modo de acercar posiciones en el conflicto, asistieron unas 300 personas, entre alumnos, docentes, autoridades escolares y padres. Si bien en un primer momento la ministra había condicionado el diálogo al levantamiento de las tomas, ayer participaron del encuentro alumnos de los establecimientos en protesta.

El encuentro empezó de manera tranquila, pero a medida que se desarrollaba se fue tensando. Uno a uno, y entre aplausos, 35 estudiantes, que debieron anotarse como oradores, hicieron sus descargos y plantearon preguntas a la ministra. Las consultas se relacionaron con los alcances de la reforma y la forma de implementación. Especialmente, en el punto más conflictivo, las prácticas educativas.

Sin embargo, las complicaciones se produjeron luego de la intervención de la ministra. "No respondió nada de lo que se le preguntó. Se iba por las ramas", dijo Candela Martínez, alumna de la Escuela Media Nº 2.

cerrar

Acuña señaló que se ofrecieron soluciones concretas a algunos de los planteos de los estudiantes. Los alumnos también reclamaron por la implementación de la ley de educación sexual integral, que fue sancionada en 2006. Con relación a ese pedido, la ministra propuso hacer "dos jornadas, en octubre y noviembre, en cada una de las escuelas, donde puedan trabajar junto a sus docentes y la comunidad de la escuela las temáticas que les preocupan y que la ley manda que se trabajen".

Junto a la Defensoría del Pueblo, pactaron hacer reuniones periódicas para tratar temas de abuso y maltrato en forma transversal.

Con respecto a la reforma, y ante el reiterado pedido de información por parte de los jóvenes, la ministra se comprometió a subir "el documento de trabajo de la reforma en la página del ministerio". Por último, propusieron continuar el diálogo con reuniones barriales y zonales. "La idea es poder incorporar las sugerencias que hagan falta", dijo Acuña.

Con respecto a las prácticas educativas, la ministra aclaró que no son pasantías laborales ni son prácticas educativas laborales. "Lo tomamos de la ley nacional de 2006 y de los decretos reglamentarios posteriores [de 2011] y de las experiencias que ya existen en la ciudad y en otras provincias del país", dijo. No serán rentadas y se realizarán en horario de clases, completó.

"La verdad es que podría haber sido mucho más productiva. Al final fue sólo verle la cara a la ministra", planteó Manuel Obando, presidente del centro de estudiantes del Instituto Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández. Coincidió con sus compañeros en que la única propuesta fue hacer reuniones por regiones. "Nosotros no queremos que se atomice la lucha", concluyó.

Las autoridades de las escuelas, que habían sido convocadas junto a un representante del centro de estudiantes, por cada colegio, reclamaron que no pudieron hablar durante el encuentro. Los padres reclamaron por lo mismo, a pesar de que no habían sido oficialmente invitados a la reunión.

Fuentes de la Defensoría explicaron que la reunión se planteó con los chicos como únicos oradores por la gran cantidad de personas que se esperaban y porque eran los protagonistas.

Los reclamos de los adolescentes

El principal reclamo de los alumnos porteños es en contra de la reforma educativa del nivel medio. Los cambios, que empezarán a implementarse de manera gradual en 17 escuelas a partir del año próximo, incluyen el agrupamiento de materias por áreas y prácticas formativas en empresas u ONG.

También protestan contra la falta de implementación de la ley de educación sexual integral, sancionada en 2006.

Y reclaman la aparición con vida del joven Santiago Maldonado, desaparecido el 1° del mes pasado en el Sur.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.