Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un cuarto de siglo de poesía a la vera del río Paraná

Hoy comienza el festival internacional de poesía de Rosario, que cumple 25 años de vida y lo festejará hasta el domingo con grandes nombres locales del género y 41 invitados de aquí y del mundo

Jueves 21 de septiembre de 2017 • 17:03
SEGUIR
LA NACION
0

Es uno de los acontecimientos literarios más importantes de la Argentina, que convocó a más de 1300 poetas de 57 países a lo largo del tiempo. Fue creado en 1993 y desde entonces se realiza de manera ininterrumpida, algo insólito en un país donde las políticas culturales suelen quedar truncas por otros intereses. En 2017, el Festival Internacional de Poesía de Rosario (FIPR) cumple 25 años y lo festeja a partir de hoy con invitados que llegarán desde dieciocho países de cuatro continentes a la ciudad a la vera del río Paraná. El domingo a la tarde el festival se despedirá con un concierto al aire libre de Daniel Melero.

Hugo Padeletti
Hugo Padeletti. Foto: Fernando Massobrio

Coordinado por el poeta Daniel García Helder y coorganizado por el Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe, la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario y el Centro Cultural Parque de España, el FIPR contará con una Feria de Editoriales en el Centro Cultural Roberto Fontanarrosa, de jueves a sábado, de 15 a 21. Cien editoriales de poesía de todo el país fueron seleccionadas mediante una convocatoria abierta. El domingo, la feria se instalará al aire libre, en el reverdecido y primaveral Parque de España.

Como sucede desde hace algunos años, el FIPR legará un libro a las bibliotecas de los amantes de poesía. En coedición con la Editorial Municipal de Rosario, el Centro Cultural Parque de España y Espacio Santafesino, se presentará 25 antenas. Poesía hispanoamericana, un volumen con poemas de 25 autores que participaron del festival en estos veinticinco años de aliento poético. En el libro figuran los argentinos Hugo Padeletti, Joaquín O. Giannuzzi y Marilyn Contardi, los chilenos Teresa Calderón y Gonzalo Millán, el ecuatoriano Edwin Madrid, el peruano Antonio Cisneros, las dos hechiceras de la poesía ururguaya, Marosa Di Giorgio y Circe Maia, y el venezolano Igor Barreto, entre otras grandes firmas.

Durante esta edición, se realiza por primera vez la Residencia FIPR, orientada a jóvenes poetas de la Argentina y de países limítrofes. Desde el lunes pasado, veinte poetas de 18 a 26 años participan de talleres y clínicas de poesía a cargo de Cecilia Pavón, Eric Schierloh y Beatriz Vignoli, entre otros. Conferencias, obras de teatro y visitas de poetas a escuelas públicas forman parte de la programación del FIPR.

Este año fueron invitados 41 poetas. Elvira Hernández, de Chile; Milo De Angelis, de Italia; Alice Ruiz, de Brasil, y Xi Chuan (que acaba de publicar Murciélagos al atardecer por Bajo la Luna), de China son sólo algunos de los poetas extranjeros invitados. Entre los compatriotas figuran la santafesina Virginia Rinaldi, la cordobesa Julia Cisneros, el mendocino Darío Zangrandi, el santiagueño Claudio Rojo Cesca y la tucumana Florencia Méttola.

Hoy, a las 19, luego del acto de apertura oficial, leerá poemas el escritor rosarino Héctor Piccoli. Y desde ese instante hasta el domingo 24, una maratón de poetas llegados de Canadá, Inglaterra, Chile, China, Panamá, Italia y Perú, entre muchas otras regiones del mundo, leerán en centros culturales y escuelas, unidades penitenciarias, facultades y bares de Rosario, la ciudad que ama a los poetas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas