Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No hay excusas para no entrenar

Aunque seas de los que detestan correr hasta el colectivo, vas a estar de acuerdo con que hacer un poco de ejercicio es necesario, especialmente estando tan cerca del verano; por suerte, las más nuevas rutinas y prácticas de fitness tienen variantes para todos los gustos

Viernes 22 de septiembre de 2017 • 17:45
0
La evolución del crossfit apunta a volver el entrenamiento incluso más funcional
La evolución del crossfit apunta a volver el entrenamiento incluso más funcional.

Llegó septiembre y el espejo nos interpela. Empieza el calor, la ropa se aliviana y comenzamos a notar ciertas partes de nuestra anatomía que el invierno tenía escondidas. Y es que podemos estar blancos, pero no tenemos por qué sentirnos "blandos" o faltos de fibra o músculo. Por eso, esta época suele empujar a muchos a los gimnasios, que se abarrotan de gente en sus clases y salones, pero no siempre cuentan con la misma convocatoria una vez que pasa el verano. Sin embargo, serle fiel a un entrenamiento es solo cuestión de dos cosas: una, ver resultados, y dos, encontrar una actividad que realmente nos divierta y enganche. En ese último camino han venido a salvar el día (o la temporada) las más nuevas prácticas del fitness, que van desde hacer yoga en el aire hasta realizar distintos ejercicios con electrodos, todo en pos de transpirar, tonificar y esculpir nuestro cuerpo con la mayor cuota de distensión posible.

El tiempo es oro

Una de las excusas más comunes que se dicen para no entrenar es que no se tiene tiempo. Que, en la rutina agitada, son muchos los que empiezan temprano y llegan tarde a sus casas, y sumarle a eso una hora y media de desvío en un gimnasio implicaría un cansancio insostenible. Pero como acusa el reconocido trainer Daniel Tangona, las excusas engordan. Y quizá por eso haya surgido en el último tiempo un sistema que permite optimizar el tiempo de entrenamiento en apenas 20 minutos. ¿Cómo? Pues complementando los ejercicios más clásicos de gimnasia, como sentadillas, estocadas o abdominales, con la electroestimulación.

Así lo proponen en Electrofit, donde cuentan que nacieron como una variante saludable y exprés para aquellos "que no tienen tiempo de realizar una actividad física en un gimnasio convencional". Mediante clases individuales y personalizadas de 20 minutos dos veces por semana (más no es recomendable, dado que es necesario dejar que los músculos descansen y se recuperen al 100%), se reciben estímulos eléctricos a través de un sistema inalámbrico que permite movimientos naturales sin cables alrededor. Todo esto, controlado a través de un software y aplicación móvil que utiliza el profesor. "Es el método más eficaz para quemar calorías: se pueden lograr resultados extraordinarios para llegar al porcentaje de grasa corporal ideal", aseguran desde el emprendimiento. Lo interesante es que realiza una estimulación eléctrica enfatizada según la parte del físico que se desee trabajar, y permite activar más de 300 músculos. Y además de sus rápidos resultados, entre sus beneficios se cuenta combatir la osteoporosis ("el efecto tirante del trabajo muscular a través de los tendones afecta los huesos y ayuda a su fortalecimiento") y las várices ("ya que fortalece el flujo sanguíneo en las extremidades inferiores y recupera la función venosa").

También para los que quieren sobre todo optimizar el tiempo puede contarse el crossfit. Aunque no es novedad y viene en alza desde hace unos años, sus últimas innovaciones tienen que ver con dividir los formatos de las clases entre quienes están más interesados en el levantamiento de pesas y barra y quienes prefieren las versiones más aeróbicas, aquellas cercanas al entrenamiento funcional. Este último caso utiliza movimientos de la vida cotidiana para realizar, en apenas 20 minutos, una actividad de alta intensidad aeróbica y cardíaca que logra grandes resultados. "La meta es desarrollar las capacidades y habilidades humanas: resistencia cardiovascular y respiratoria, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, coordinación, equilibrio y precisión", ilustran desde Suyai Crossfit. Esto se logra mediante clases que nunca son iguales y que exponen al alumno a combinaciones de movimientos y escenarios tan diversos como divertidos. "Se logra una adaptación que lo prepara para lo desconocido y poco probable", agregan desde la compañía.

Asimismo, hay quienes integran crossfit y entrenamiento funcional, como sucede en las clases de Grupo Elite del gimnasio Squatgim, en Mar del Plata. Uniendo ambas disciplinas en una clase todoterreno, el resultado promete ser aún más eficaz y entretenido. Y si esa idea no convence, aquí también es posible participar de alguna de las prácticas de su Club de Lucha, desde boxeo recreativo hasta brazilian jiu-jitsu, pasando por clases de kick boxing y mixed martial arts.

Poder femenino

Otra novedad interesante en el mundo del fitness es la creación de centros específicos para el entrenamiento de las mujeres. Si bien siempre existieron prácticas que fueron eminentemente femeninas, como los tipos de danza o pilates, hoy existen gimnasios enteros dedicados a ellas. De gran convocatoria, aseguran que su éxito se sostiene en que no hay miradas indiscretas de los hombres, con lo cual la camaradería es mayor, la pose es menor y el disfrute y entrega durante el entrenamiento es total. Además, se ofrecen actividades pensadas según las necesidades y preferencias femeninas específicas, como planes exclusivos para modelar y tonificar glúteos, abdomen y piernas o para reducir cintura y entrepiernas.

"En Body One hemos creado el Plan Éxito para la tonificación y modelación de la mujer. Combina técnicas de entrenamiento modernas como taebo, localizada, ritmos latinos, pilates, bicicleta ergométrica y ab coaster, entre otros, que combinados generan resultados extraordinarios", apuntan desde este emprendimiento cordobés que desde hace 15 años ha ido especializándose en el género y también entiende la importancia de distinguir entre edades. Así, propone mayor intensidad y energía para las clases de adolescentes y jóvenes y otro ritmo y cuidados para las adultas mayores.

Similar filosofía despliegan en Curves, un centro extendido por toda Latinoamérica, exclusivo para mujeres y que propone un sistema que combina ejercicio + dieta + coaching en apenas 30 minutos y asegurando que "se pueden quemar hasta 500 calorías por clase". Su secreto, compuesto de tres partes, comienza en los ejercicios en máquinas hidráulicas que trabajan todos los grupos musculares, pero de a dos músculos a la vez, lo que provee rapidez, pero también cuidado. Luego, su nutricionista siempre disponible le enseña a la alumna a elegir los alimentos más saludables para comer dentro y fuera de casa, organizando un plan semanal de comidas, una lista de compras, distintas recetas deliciosas y herramientas de control de peso. Y finalmente, la entrenadora Curves (acreditada por la Cleveland Clinic) brindará asesoría de coaching en todo momento, ayudando a establecer metas y poder llegar a cumplirlas sin frustración.

Cero impacto

Las nuevas prácticas de fitness buscan resultados más rápidos con menos impacto
Las nuevas prácticas de fitness buscan resultados más rápidos con menos impacto.

Finalmente, una de las corrientes que más han crecido en el deporte es la búsqueda de prácticas sin gran impacto para el cuerpo. Bajo esta premisa, las distintas formas de ciclismo indoor han prosperado muchísimo. Ejemplo de esto es el éxito que tiene en el centro de entrenamiento entrerriano Oxígeno la clase de RPM, cuyos salones están siempre colmados. "Este es un programa de ciclismo que visa el desarrollo de la capacidad cardiovascular y puede gastar cerca de 600 calorías en una única sesión. Su gran diferencia con otros programas de bicicletas es el hecho de que las clases son probadas y estudiadas en laboratorio antes de su aplicación, lo que garantiza los beneficios y también la seguridad", cuentan desde la institución. Esto, de la mano de música motivante y de moda y bajo los planes de entrenamiento del gigante norteamericano Les Mills.

Y si hablamos de cero impacto, debemos hablar de las disciplinas acuáticas. En Oxígeno ponen a disposición una piscina no solo climatizada, sino ionizada, lo cual permite restringir el uso de cloro y otros químicos y la vuelve mucho más ecológica. Aquí se practica gimnasia acuática postural (combina movimientos aeróbicos y localizados), terapéutica (se enfoca en la movilidad articular), fitness acuático (combina ejercicios de resistencia cardiorrespiratoria en un ambiente de resistencia tridimensional) y acuafit (30 minutos de natación y otros 30 de fitness acuático). En todos los casos, son con cupos limitados de modo de asegurar un trabajo personalizado. Y para aquellos doloridos, un bonus: el centro ofrece hidromasajes con sales, geles y espumas. Ideal para terminar el entrenamiento en un estado de relajación casi zen.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas