No basta con que un render sea igual a la realidad

Fernando Cornicelli
PARA LA NACION
Sábado 23 de septiembre de 2017

Mirar a alguien a los ojos cuando le das un buen apretón de manos y sentir la tranquilidad de que lo que te acaba de decir esa persona se va a hacer realidad es una sensación única.

Sobre todo si lo que te está diciendo esa persona es que le confíes todos los ahorros que tenés -o incluso más- bajo la promesa de que en unos años te va a devolver una casa donde hacer realidad todos tus sueños. Para lograr ese acuerdo, es fundamental que seamos capaces de construir confianza.

Confiar es tener la seguridad que algo va a suceder de una forma determinada y de acuerdo a lo pactado. Al encarar una compra tan importante como la de una casa, los miedos y alertas se ponen al máximo.

En un mundo hiperconectado para que confíen en nosotros es esencial construir nuestra reputación. Ya no basta con que el render sea igual a la realidad. Un simple tuit con una foto de agosto de 2017 de un cerco de obra que dice "inicio de obra: marzo de 2017" diciendo algo gracioso al respecto hace que la persona con la que te vas a sentar a negociar te mire con desconfianza.

¿Quien no escuchó que no se podía subir a un avión con un Galaxy S7? Por eso Samsung, para lanzar el S8, tuvo que invertir mucho más esfuerzo y dinero. Y gran parte de esa inversión fue destinada a comerciales que mostraban de manera explícita las pruebas que le hacen a cada unidad que sale de fábrica, en lugar de usar toda esa inversión para mostrar las nuevas virtudes de los equipos. El éxito de nuestro negocio es el resultado de la relación que establecemos con todos los públicos.

Tiempo atrás, en un encuentro uno a uno se podía disuadir cualquier duda y construir ese lazo, pero hoy la persona con la que te vas a sentar, ya te googleo y te investigó. Si un desarrollador no tiene construida una reputación confiable le va a ser muy difícil remontar la situación. Hoy más que nunca tenemos cumplir con la palabra, estar atentos para reaccionar rápido ante una situación conflictiva y cuidar el sendero que va construyendo nuestra huella digital.

* El autor es fundador y presidente del estudio Cornicelli

Ver comentarios
Ir a la nota original