Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un test que acercaría la crisis hacia el abismo

Sábado 23 de septiembre de 2017

SEÚL.- Para Corea del Norte, detonar un misil con cabeza nuclear sobre el Pacífico sería el paso final más lógico para demostrar el éxito de su programa de armas nucleares, pero también sería una provocación extrema de riesgos impredecibles, según señalan los expertos en control de armas.

En respuesta a la amenaza del presidente norteamericano, Donald Trump, en la ONU, de "borrar del mapa" a Corea del Norte, el ministro de Relaciones Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, dejó entrever que el líder Kim Jong-un podría probar "una bomba de hidrógeno de una escala sin precedente" sobre el Pacífico.

"Eso puede implicar que Corea del Norte piensa lanzar un misil nuclear de alcance medio modelo Hwasong-12 o un misil balístico intercontinental Hwasong-14 y hacerlo estallar a unos pocos kilómetros de altura sobre el Pacífico", dijo Yang Uk, ex alto investigador de Foro de Seguridad y Defensa de Corea, con sede en Seúl.

"Tal vez sólo sea una fanfarronada, pero realmente necesitan probar sus capacidades misilísticas y nucleares combinadas. Quizás el plan ya estuviera listo y ahora usan las palabras de Trump como una excusa", dijo Yang.

Según la Agencia Internacional de Energía Atómica, sería la primera prueba atmosférica de esas características desde que China detonó su propio dispositivo nuclear, en 1980.

Las pruebas de misiles con cabezas nucleares son cada vez más infrecuentes. El único misil balístico operacional con ojiva nuclear que probó Estados Unidos fue disparado en 1962 desde un submarino en el Pacífico.

En 1966, China mereció la condena internacional por una prueba similar con un misil que explotó sobre su sitio de pruebas de Lop Nur, en el oeste del país.

Las seis pruebas nucleares de Corea del Norte hasta ahora fueron subterráneas. La más reciente, y por lejos la más potente de ellas, fue la de principios de este mes. "Debemos asumir que podrían hacerlo, pero sería el summum de las provocaciones", dijo Vipin Narang, profesor adjunto de ciencias políticas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

"Implica dotar de una ojiva nuclear un misil que sólo ha sido probado un puñado de veces y hacerlo sobrevolar centros urbanos concentrados: si algo no saliera exactamente como estaba previsto, el mundo cambiaría de un momento a otro?", advirtió Narang.

Durante el último mes, y como parte de una serie de pruebas que según los expertos evidenciaron un vertiginoso avance tecnológico, los norcoreanos lanzaron dos misiles balísticos que sobrevolaron la región de Hokkaido, en Japón.

"Ahora dijeron océano Pacífico, lo que básicamente significa lanzar un misil sobre Japón", dijo Melissa Hanham, investigadora del Instituto de Estudios Internacionales Middlebury, de California.

Aunque el vehículo ideal para un explosivo de estas características es un misil, también podrían cargar la bomba en un barco y detonarla en el océano. De una u otra manera, la lluvia radiactiva sería significativa, al igual que los efectos diplomáticos.

Hyonhee Shin y Linda Sieg AGENCIA REUTERS / Traducción de Jaime Arrambide

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.