Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los motivos detrás de la prohibición de Uber en Londres, la "Champions League" del transporte

Tras la medida del gobierno local, especialistas analizan por qué se pondrá fin a la licencia de la app tras más de cinco años de operación; medio millón de personas firmaron un petitorio para que no se dé de baja el servicio

Sábado 23 de septiembre de 2017 • 12:34
0
Uber, prohibido en Londres
Uber, prohibido en Londres. Foto: Reuters / Toby Melville

LONDRES.- "Salva a tu Uber ". Desde ayer, en la pantalla de inicio de la aplicación de choferes privados en esta ciudad, la compañía norteamericana convoca a sus usuarios a firmar un petitorio en contra de la prohibición de operar en la capital inglesa por parte del organismo que regula el transporte. En el mismo mensaje, Uber promete dar batalla en la justicia.

En las primeras 24 horas desde que se conoció que el Transport for London (TfL) no le renovará la licencia a Uber, más de medio millón de personas adhirieron al reclamo que busca revocar la decisión y que será presentado al alcalde de Londres, Sadiq Khan. Ayer, Khan manifestó su apoyo a la medida que pondrá fin a la operación de Uber, tras cinco años y cuatro meses.

En ese tiempo, Uber conquistó la ciudad, convirtiéndola en uno de sus mercados más importantes, con 3,5 millones de pasajeros y 40.000 conductores, cuyo destino ahora es incierto.

El TfL concluyó ayer tras una investigación que Uber "no competente" para operar en Londres y apuntó a "una falta de responsabilidad respecto a varios problemas, con consecuencias potenciales en la protección y seguridad del público".

En un comunicado, Tom Elvidge, el director general de Uber a nivel local -que ya advirtió que apelará la medida-, dijo que esta prohibición muestra al mundo que "lejos de estar abierto, Londres está cerrado a compañías innovadoras que ofrecen una alternativa a los consumidores". De este modo, Elvidge retrucó la imagen de apertura que la ciudad se esfuerza por mantener mientras las autoridades británicas negocian la salida del país de la Unión Europea.

Elvidge agregó que el organismo y el alcalde habían "cedido ante un pequeño grupo de personas que quiere restringir las opciones para los usuarios", y que la empresa luchará por continuar siendo una fuente de trabajo y una alternativa de transporte en Londres.

Aunque Uber está presente en 40 ciudades del Reino Unido, ninguna tiene la magnitud ni el potencial de esta capital. Según cifras oficiales, en la ciudad viven 8,7 millones de personas, lo que representa un número mayor a la suma de habitantes de Escocia y Gales, parte de la Gran Bretaña.

Los motivos detrás de la decisión

La historia de Uber en el país comenzó en 2012, cuando la empresa empezó a reclutar choferes poco tiempo antes de los Juegos Olímpicos. Londres fue, por entonces, la ciudad número 11 a la que Uber se expandió. El entonces CEO Travis Kalanick la definió como la "Champions League" del transporte. Teniendo en cuenta la historia y la fama mundial de los los taxis negros, los autobuses rojos y el underground, Kalanick no exageraba al definir el reto. Por ejemplo, para poder pilotear uno de los black cabs (taxis negros), los conductores tienen exigencias como un examen sobre la ciudad, que los capacita para conocer las calles y los caminos más rápidos para llegar a destino.

"Londres envía un mensaje claro a otros innovadores: que para operar en la ciudad es necesario seguir las reglas y estructuras administrativas"

Alex Elkins, responsable de Emprendedorismo en la CASS Business School de Londres, dijo a LA NACION que con esta medida, la capital británica "envía un mensaje claro a otros innovadores, de que para operar en la ciudad es necesario seguir las reglas y estructuras administrativas". Elkins aludió a las controversias que, como en otros lugares del mundo, la empresa también ha desatado aquí.

La desprotección de los trabajadores, es una de ellas, un tema que llegó a la justicia. En octubre del año pasado, un tribunal le ordenó a Uber a pagar el salario mínimo a sus conductores y garantizarles derechos esenciales como licencia por enfermedad, por considerarlos trabajadores en relación de dependencia y no trabajadores independientes. Pero la compañía apeló en marzo, y la audiencia fue fijada para la semana próxima. Sin embargo, al parecer una causa más urgente se impondrá en la justicia.

"Aunque en este caso creo que algunas de las afirmaciones del TFL tienen fundamento, en otra visión distinta, podría pensarse que estamos ante otro caso donde las autoridades toman una postura firme para recuperar el control", señaló Elkins, citando el caso de las criptomonedas, los autos sin chofer y Airbnb. En este último caso, la ciudad dispuso en 2016 un límite de 90 días para los alquileres temporarios.

"Quizás hubiera sido mejor si el TfL ponía reglas para proteger a los trabajadores en lugar de prohibirlo"

La economía colaborativa impuso desafíos para los cuales el gobierno británico está en busca de soluciones. En medio de esta exploración, en julio pasado se publicó un estudio que fue considerado la base de un futuro marco regulatorio. El "Informe Taylor" -como se denominó al estudio independiente solicitado por la primera ministra, Theresa May- propone soluciones para adaptar el mercado laboral a los tiempos que corren. Sin embargo, la nueva definición de "autoempleado" o trabajador por cuenta propia sigue siendo la gran incógnita por resolver.

En este campo es justamente donde Uber afronta las mayores dificultades. David Spencer, jefe del departamento de Economía en la Universidad de Leeds, describió las contradicciones: "Aunque ofrece flexibilidad, la economía colaborativa también ha expandido el trabajo inseguro y con baja remuneración. Peor aún, ha incrementado el trabajo por fuera de las leyes laborales en relación al salario mínimo y licencia por enfermedad. Así, los trabajadores se han asegurado un puesto de trabajo, a expensas de menor protección y un mayor potencial de explotación". Sin embargo, agregó, vedar a Uber no representa un avance en la regulación de la economía colaborativa. "Quizás hubiera sido mejor si el TfL ponía reglas para proteger a los trabajadores en lugar de prohibirlo".

Ahora, se cree que la medida podría tener como ganadores a las apps alternativas, como Gett, respaldada por Volskwagen, y MyTaxi, de Daimler, que conectan a los pasajeros con los taxis tradicionales a través del celular. Claro que, por la significativa diferencia de precio, no se espera un traslado proporcional del público de Uber a los taxis.

Nuevo CEO, nuevos problemas

El revés para Uber surge como el primer gran desafío para Dara Khosrowshahi, quien asumió la posición de CEO hace menos de un mes, tras una serie de escándalos que terminó con la salida de Travis Kalanick. En un email a los empleados de la compañía publicado por el diario norteamericano The New York Times, el flamante ejecutivo calificó la decisión de injusta, aunque dijo que "lo cierto es que la mala reputación tiene un alto costo". "Es crucial que actuemos con integridad en todo lo que hagamos, y aprendamos a ser un mejor socio para cada ciudad en la que operemos", agregó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas