Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las huellas del genocidio, de lo íntimo a lo político

Domingo 24 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Netflix

First they killed my father: a daughter of Cambodia remembers (Camboya - Estados Unidos, 2017) / Dirección: Angelina Jolie / Guion: Loung Ung y Angelina Jolie / Fotografía: Anthony Dod Mantle / Edición: Xavier Box y Patricia Romell / Elenco: Sareum Srey Moch, Phoeung Kompheak, Sveng Socheata, Mun Kimhak / Film disponible en Netflix / Nuestra opinión: buena

Desde que, en 2001, rodó allí Tomb Raider, Angelina Jolie quedó obsesionada con Camboya. Impulsó en ese país numerosas iniciativas humanitarias y en defensa del medio ambiente e incluso uno de sus hijos adoptivos es de ese origen. Sin embargo, todavía le faltaba abordar desde lo artístico su amor por ese pueblo y por su rica y convulsionada historia. Gracias al apoyo de Netflix, pudo dirigir First They Killed My Father: A Daughter of Cambodia Remembers, película que desde hace una semana está disponible en la popular plataforma de streaming.

Con la colaboración de figuras como el notable documentalista camboyano Rithy Panh (S-21, la máquina roja de matar, La imagen perdida), Jolie narra en First They Killed My Father (Primero asesinaron a mi padre) una saga familiar ambientada en la segunda mitad de la década de 1970, desde que los Khmers Rouges (Jemeres rojos) tomaron el poder tras la Guerra de Vietnam y el retiro de las tropas estadounidenses.

A partir de la novela homónima de Loung Ung, Jolie y la autora coescribieron el guión de un film que expone de manera descarnada y contundente el genocidio perpetrado por esa guerrilla de orientación maoísta (los organismos de derechos humanos calculan que murió un cuarto de la población del país durante el régimen de Pol Pot) yendo de lo íntimo a lo político, ya que la historia está narrada desde el punto de vista de la hija menor -de apenas cinco años cuando arranca el relato- de la familia protagonista.

Crudeza y potencia

Las más de dos horas de la película -que comienza con imágenes de archivos de la época para contextualizar el conflicto mientras suena de fondo "Sympathy for the Devil", de los Rolling Stones, y termina con carteles que en tono didáctico cuestionan también la acción estadounidense en la zona- no son fáciles de soportar por la crudeza de sus imágenes, que incluyen migraciones obligatorias de la ciudad al campo, represiones, purgas, requisas, delaciones, adoctrinamientos, torturas y asesinatos. En ese imperio del terror, la mayoría sobrevive en condiciones infrahumanas y sometida a trabajos forzados.

Más allá del espíritu de denuncia que tiene la película (se explicita, por ejemplo, la persecución especialmente sádica hacia los monjes budistas), First They Killed My Father tiene una narración potente y atrapante. En el que es sin dudas su mejor trabajo como directora hasta la fecha, la realizadora de In the Land of Blood and Honey, Inquebrantable y Frente al mar apela a imponentes escenas de masas con panorámicas cenitales para exponer el alcance y la violencia extrema de los cambios impuestos por los Khmers Rouges. En ese sentido, los aportes en la música de Marco Beltrami y en la fotografía del británico Anthony Dod Mantle (ganador del Oscar por Slumdog Millionaire - ¿Quién quiere ser millonario?) ayudan a construir un tono épico que contrasta con la mirada inocente e incrédula de una niña, víctima de un tiempo y una época que Jolie prefiere no olvidar.

Para Netflix (que ya había producido Beasts of No Nation, de Cary Fukunaga), y sobre todo para Jolie, First They Killed My Father resultó una experiencia liberadora. Son compañías y artistas de alcance universal que en determinados proyectos deciden concentrarse en conflictos locales. En ese sentido, Angelina recibió hace pocas horas una noticia que la alegró particularmente: la película fue elegida por Camboya para representarla en la disputa por el premio Oscar a mejor film en idioma extranjero. Entre sus méritos artísticos y su capacidad de lobby, no sería extraño verla entre las cinco nominadas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas