Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Star Trek se enfrenta a su mayor desafío: un universo en guerra

Star Trek: Discovery está ambientada diez años antes de la ficción original y narra un mundo muy lejano de la utopía de Rodenberry

Domingo 24 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Michelle Yeoh y Sonequa Martin-Green, capitana y primera oficial tendrán el peso central en esta nueva ficción
Michelle Yeoh y Sonequa Martin-Green, capitana y primera oficial tendrán el peso central en esta nueva ficción. Foto: CBS

TORONTO, Canadá.- "El espacio: la frontera final. Éstos son los viajes de la nave especial Enterprise..." decía una voz en off que hace más de medio siglo inició las aventuras en el espacio en el siglo XXIII. Para varias generaciones, Star Trek (o Viaje a las estrellas) significó el primer acercamiento a la ciencia ficción y sus continuaciones -una decena de películas, incluyendo un relanzamiento de la mano de J. J. Abrams, y las series La nueva generación; Deep Space Nine y Voyager, entre otras- continuaron el legado en la década del 90 y el comienzo del siglo XXI. Ahora llegó el turno de la era del streaming, con Star Trek: Discovery, que Netflix estrenará mañana en nuestro país, a razón de un episodio cada lunes.

Aunque los detalles de la trama se mantienen en el más estricto silencio, se sabe que la acción se desarrollará una década antes de la serie original y que tratará las aventuras de la nave espacial del título, que emprende una misión en plena guerra con el imperio klingon, un enemigo conocido por los fanáticos del universo imaginado por Gene Roddenberry. Según el showrunner de Star Trek: Discovery, Aaron Harberts, es una historia que se desarrollará a lo largo de los quince episodios que tendrá la primera temporada y que atraerá a trekkies y neófitos por igual.

En el centro de la ficción estará una mujer negra, Michael Burnham, que fue criada por el padre de Spock en el planeta Vulcano y que está destinada a ser una gran capitana, pero una mala decisión trunca su carrera y la deja apenas con el rango de primer oficial de la nave. Para la actriz que la interpreta, Sonequa Martin-Green, se trata de una maravillosa oportunidad de ser la primera mujer negra que encabeza una serie de Star Trek.

"Me siento muy afortunada por ser una mujer afroamericana que en este momento tiene este papel tan importante y particular. Siento que estamos en el centro de la conversación por el legado que significa Star Trek, que ha sido tan relevante para tantas personas. Tenemos la responsabilidad de representar un mundo diverso. Hay muchos problemas que hasta ahora estaban guardados y están saliendo a la luz. Nací y me crié en el sur de los Estados Unidos, algunas de las cosas que leo en las noticias se sienten como una herida abierta... Siento que necesitamos que la gente se sienta representada en la televisión", explica.

Esta misma actualidad es la que atrajo a otra mujer de peso en el elenco, la actriz malasia Michelle Yeoh, quien interpreta a la capitana de la USS Shenzhou, una suerte de mentora del personaje de Martin-Green. Para la intérprete de El tigre y el dragón: "Mi personaje, la capitana Georgiou, realmente cree en la cooperación, en los gestos amistosos, en la posibilidad del diálogo. Me atrapó esa posibilidad, ser la voz de alguien que no cree en la agresividad como plan para relacionarse con los que son diferentes".

Y las diferencias con las que lidia Star Trek: Discovery no son sólo las que demuestran humanos y klingon (una civilización belicista y conservadora que prefiere aislarse antes de aceptar cambiar sus reglas), sino también las que pueden surgir entre los miembros de su tripulación. Así, por primera vez en más de medio siglo de historia de Star Trek habrá una pareja gay a bordo. Se trata de aquella conformada por el teniente Stamets y el médico Hugh Culber, interpretados por Anthony Rapp y Wilson Cruz. De este modo, la saga de ciencia ficción intenta remediar el hecho de que por tantos años mostró un futuro sin representatividad LGTBIQ.

Jason Isaacs, de Harry Potter al universo trekkie
Jason Isaacs, de Harry Potter al universo trekkie. Foto: CBS

El responsable de estos cambios en Star Trek es Harberts, quien tomó el timón de la serie junto a Gretchen J. Berg luego de que el productor original, Bryan Fuller (creador de Hannibal y American Gods), se fue dando un portazo el año pasado por diferencias creativas con los estudios. "La serie se llama Discovery porque descubriremos cómo es Star Trek en tiempos de guerra, donde se deben tomar decisiones que nunca se hubiesen tomado en otras historias y aprendiendo a vivir con las consecuencias -explicó-. También descubriremos a los klingon como nunca antes: hasta ahora eran simplemente salvajes que andaban a los tiros, y ahora vamos a descubrir a un pueblo cuya ley es el aislamiento y la protección. Si tengo que pensar en una analogía, pienso en los Estados Unidos, en las divisiones en las que estamos viviendo hoy. Los klingon quieren proteger lo que tienen, no quieren compartir con nadie ni abrirse a visitantes", aseguró.

Hamburguesas e historias

El personaje que promete robarse todas las miradas es el misterioso Gabriel Lorca, capitán de la nave U.S.S. Discovery, una nave muy particular que podría poner fin a todos los conflictos y hacer que la Federación de Planetas se consolide como la gran ganadora en la guerra espacial. En su piel está Jason Isaacs, conocido por muchos por su rol como Lucius Malfoy en la saga Harry Potter.

Para él, fue clave la posibilidad de mostrar otro aspecto del universo de la saga: "La serie transcurre una década antes del capitán Kirk y de la Primera Directiva, en tiempos de guerra y crisis en donde todos te quieren disparar, no ayudarte. Creo que Lorca es la persona correcta para este tipo de situaciones".

"Star Trek: Discovery será una serie con mucha acción, pero quizá no sea lo más representativo que tengamos. Una de las grandes diferencias y hallazgos de esta versión es que es una gran historia que se desarrollará a lo largo de quince horas, como una novela. Son quince episodios en los que las relaciones y los personajes van sumando matices y profundizándose. No se trata de peleas u objetos que explotan, sino de cómo cada uno se enfrenta a dilemas morales", explicó el actor.

Para Isaacs, quien creció viendo la serie original, lo relevante de ser parte de Star Trek no tiene que ver con pertenecer a una gran franquicia: "La palabra franquicia se usa para vender hamburguesas o muñecos y yo no hago eso: yo cuento historias. Entonces, lo único que a mí me interesa es contar buenas historias. Y por eso espero contar una que atraiga a toda una nueva generación de personas, no me interesan los fanáticos porque ellos van a ver la serie les guste o no, porque ésa es la definición de un fanático".

¿Será, entonces Star Trek: Discovery la serie que revitalice este universo con tanta historia y atraiga a una nueva generación? La respuesta llegará mañana.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas