Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

No me lo mate, no...

Domingo 24 de septiembre de 2017
0

Nicolás Maduro ha afirmado que lo quieren matar. No presenta evidencias, como siempre, ni nada que permita creerle. Ya hemos perdido la cuenta de los anuncios de magnicidio que se quedan en las nebulosas, sin asesino ni autor intelectual, pero ahora vuelve a la fábula para llamar la atención sobre un supuesto estado de alarma que puede conducir a la tragedia de la desaparición de un jefe de Estado. Estamos ante boberías antiguas, no en balde las inició Chávez hasta que desapareció de muerte natural, y ahora se reeditan.

El dictador debe mantener la idea de un clima de crispación alimentado por la oposición. No sólo le conviene para pescar incautos en el río revuelto de las patrañas, para que alguien se conduela ante el pretendido riesgo, sino también para que manejen la versión en el extranjero.

Un magnicidio implica la existencia de una figura prominente que es retirada de la escena a través de medios violentos y sangrientos. Para que ocurra un magnicidio falta un César asesinado en la entrada del Senado.

El dictador sólo puede ser víctima de la risa. Nadie lo quiere matar porque no vale la pena. Nadie se quiere manchar las manos con un sujeto menor e insignificante. No está en la sensibilidad de los venezolanos un plan para que un mandón de poca monta repose en el cementerio. Claro que lo queremos despachar, tenemos inmensas ganas de borrarlo de la faz de la Tierra, pero a punta de votos, y eso no es magnicidio.

El Nacional, Venezuela

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas