Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un caso prolongado que llegó a la CIDH

El tribunal internacional resolvió en favor del padre biológico

Domingo 24 de septiembre de 2017
0

Pocos días después del nacimiento de su hija, Leonardo Fornerón inició un largo camino judicial en procura del reconocimiento de sus derechos paternos y del derecho a la identidad de la menor. Ese 3 de julio de 2000, Fornerón y la madre biológica de la recién nacida fueron a la defensoría de pobres y menores de Rosario del Tala, en Entre Ríos. Ya no sostenían una relación sentimental y la mujer negaba la posibilidad de que Fornerón fuese el padre.

El 3 de agosto de ese año, el entonces juez de primera instancia en lo civil y comercial de la ciudad entrerriana de Victoria, Raúl del Valle, decidió conceder la guarda judicial de la beba a un matrimonio bonaerense, que había solicitado esa posibilidad sólo dos días antes.

La batalla judicial de Fornerón apenas comenzaba. El 11 de diciembre finalmente un resultado de ADN confirmó que se trataba del padre de la beba y como tal reclamó la restitución de la menor, que la madre biológica había dado en custodia judicial.

Seis meses después, Del Valle argumentó que "no existió un noviazgo formal de más de 12 meses, lo que demuestra que la niña no fue resultado del amor". Y sostuvo la decisión de entregar la niña al matrimonio bonaerense. En 2003 un fallo de Cámara ordenó la restitución de la beba al padre biológico, pero no se concretó al ser dejado sin efecto por una resolución casi inmediata del Tribunal Superior de Entre Rios.

A Fornerón le quedó el recurso de recurrir a tribunales internacionales. Y expuso el caso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en 2012 emitió un dictamen en su favor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas