Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco momentos clave del show de Massacre en Obras

La banda comandada por Walas festejó sus treinta años de carrera en una noche histórica que quedará plasmada en un futuro DVD

Domingo 24 de septiembre de 2017 • 03:17
SEGUIR
PARA LA NACION
0

1. Una celebración a lo grande: Después de tantos anuncios, de una espera que pareció eterna y de una "previa" celebrada hace un mes atrás en La Capilla para un público selecto, finalmente Massacre tuvo su noche tan deseada en la que festejó a lo grande sus treinta años de carrera. Y un acontecimiento de semejante envergadura no podría haber tenido mejor escenario para llevarse a cabo que el recuperado estadio Obras. Sí, el llamado "templo del rock argentino" le dio, otra vez, la bienvenida al grupo comandado por Walas, tras el recordado show del año 2008 que significó el pasaporte a las "grandes ligas" después de años de ser considerado de culto. En esta oportunidad tan especial y única, el quinteto desgranó una a una sus diferentes etapas musicales, desde los pasos a puro skate rock y hardcore punk, atravesando su período de densidad psicodélica, hasta arribar a un presente que amalgama varios de esos estilos pero con una madurez y una sonoridad más clara y pulida, que alcanzaron en 2007 a través del exitoso El Mamut y la mano maestra de Juanchi Baleirón (Pericos) en su rol de productor.

Hace una horita con #Massacre a pleno en #Obras!!! @massacre_oficial

Una publicación compartida de Damián Grespán (@damiangrespan) el

2. Mutantes y desprejuiciados: No debe resultar sencillo mantener el rumbo cuando se trata de una agrupación cuya propuesta musical se caracteriza por su perfil mutante y flexible y por cambiar de piel sin temor a los prejuicios. Sin embargo, en Massacre esa función se cumple a la perfección gracias a que cada pieza aporta lo suyo, se adapta al clima que requiere cada tema y encaja sin fisuras en pos del resultado final sin buscar el brillo personal. Con un sonido que fue de menor a mayor en cuanto a intensidad (y con parte del público pidiendo a los gritos que subieran el volumen especialmente durante los primeros temas), el juego se fue armando desde una base monolítica y contundente como la que conforman Bochi Facio desde el bajo, Charly Carnota en la batería y sobre la que trepidan las guitarras de Pablo M y Fico Piscorz respectivamente y los ocasionales sintetizadores. De todos modos, en ambos guitarristas es donde se centra el germen cambiante y zigzagueante del grupo, si bien siempre son determinantes, a veces tienen un estilo más punzante y filoso y en otros pasajes, uno más denso, brumoso y atmosférico. Por delante de todo ese andamiaje instrumental asoma como mascarón de proa la figura imponente de Walas, un frontman carismático, cada día mejor vocalista. En compañía de sus inseparables muñecas y tablas de skate, está siempre dispuesto a mantener chispeantes diálogos con un público que colmó los distintos sectores del estadio de Avenida del Libertador.

Hoy #massacre festeja sus 30 años en el Obras!!! Walas ya llego!!! #massacre30años

Una publicación compartida de pekodocimo (@pekodocimo) el

3. 30 años en 30 canciones: "Hola amor de mi vida, ¿cómo estás? Somos los Massacre y estamos festejando nuestros 30 años en el mítico estadio Obras", disparó Walas ante una fervorosa multitud que disfrutó a pleno de una treintena de canciones de un extenso repertorio interpretado de manera absolutamente aleatoria y sin respetar ningún tipo de cronología. "Diferentes maneras", "Te arrepiento", "3 Walls", "Te leo al revés", "Soledad", "Tengo captura" y "Seguro por mi culpa" marcaron un segmento inicial demoledor y sin respiro para luego fluctuar hacia climas más melódicos a través de "La reina de Marte", "Muñeca roja" y "Ana", siempre acompañados por dos pantallas led verticales a ambos lados del escenario y una puesta lumínica simple pero atractiva.

4. Amigos son los amigos: Ceremonias de este calibre suelen contar con invitados especiales y la de Massacre no escapó a esa regla. La poderosa guitarra de Lechu (Plan 4) hizo su aporte a una furibunda versión de "Nuevo día"; el muy aplaudido Marcelo "Corvata" Corvalán (Carajo) puso su bajo al servicio de "Violence"; mientras que el saxo de Sergio Rotman (Fabulosos Cadillacs) sumó sus pinceladas a la exquisita "Tanto amor". Además, algunos minutos antes de comenzar el show, un video alusivo a los festejos dejó los saludos grabados de, entre otros, Fernando Ruiz Díaz (Catupecu Machu), Juanchi Baleirón (Pericos), Attaque 77, Flavio Cianciarulo (Cadillacs), Las Pelotas, Charlie 3 y Elizabeth Vernazzi.

#Massacre 30 años en Obras

Una publicación compartida de Osvaldo De Martino (@osvaldodemartino) el

5. De aquí a la eternidad: Después de dos horas seguidas de un concierto que quedará documentado para la posteridad con la próxima edición del primer DVD de su carrera, Massacre encaró el tramo final de una noche histórica e inolvidable a puro pogo y a través de "Plan B: Anhelo de satisfacción" (uno de sus mayores éxitos), "Papel floreado" y "Mi mami no lo hará". Cayó así el telón para este "cuerpo extraño" dentro del organismo del rock argentino, que se tomó sus primeros treinta años con la misma naturalidad con la que afronta cada reto y como un tramo más de una historia que aún tiene nuevos capítulos por escribir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas