Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El control de la inflación pone al país en el foco de los inversores

Lunes 25 de septiembre de 2017
LA NACION
0

¿En qué parte del mundo se puede conseguir un rendimiento de más del 11% en bonos desde junio y 41% en acciones este año, con la inflación evaporándose y con el PBI y la moneda fortaleciéndose? La respuesta es la Argentina, una mala opción de inversión desde principios de siglo que ahora ofrece la mejor opción para los inversionistas globales.

Desde que Mauricio Macri resultó electo presidente hace dos años, ha honrado su promesa de revertir el excesivo costo de vida y el riesgo de incumplimiento de la deuda. Terminó con los controles comerciales, de precios y de divisas, y planea eliminar los subsidios energéticos de su predecesora, Cristina Kirchner.

Macri todavía necesita crear un programa fiscal sólido que pueda inspirar suficiente inversión extranjera para que la 22» economía más grande del mundo pueda entrar al club de naciones desarrolladas. Pero nadie está preocupado por la Argentina por estos días. El país está encaminado a convertirse en la quinta mejor economía del G-20 en este período, con un crecimiento del PBI ascendiendo a un 3,2% en 2019, superando el promedio del Grupo por primera vez desde 2012, según los economistas entrevistados por Bloomberg.

El principal catalizador para los inversionistas globales es la perspectiva de inflación, que cayó casi 60% de un pico de 42,7% en 2014 y se espera que disminuya a 11,5% para 2019. La confianza hacia la habilidad del Gobierno para reducir el creciente costo de vida se refleja en la brecha cada vez más estrecha entre los rendimientos de renta fija vinculada a la inflación y la no-vinculada con vencimiento en 2021, que bajó del 17% en noviembre hasta el 11% actual.

La deuda argentina denominada en dólares ofreció el octavo mejor retorno total (ingresos más apreciación) entre los 76 bonos comparables del mercado emergente en 2016, según Bloomberg Barclays Index. Este año, el país ocupa la sexta posición.

Pese a todo, el riesgo de un regreso político de Cristina Kirchner se mantiene. Entre el 24 de junio, cuando anunció su candidatura, y el 13 de agosto, cuando se tambaleó en las primarias, los swaps de incumplimiento crediticios (que miden la percepción de solvencia de crédito) se deterioraron 13%, para luego mejorar cuando se conoció el resultado de los comicios. Por su parte, el rendimiento de la deuda soberana de referencia de la Argentina también subió con la candidatura de Cristina Kirchner para luego regresar a un nivel por debajo de su marca del 24 de junio.

El mercado accionario, por el contrario, no mostró ninguna de las preocupaciones del mercado de bonos sobre CFK, y el índice Merval Argentina sigue alcanzando nuevos máximos. El peso también se ha estabilizado, y después de las primarias tuvo su mejor jornada desde abril, según datos recopilados por Bloomberg.

La confianza en la prosperidad sostenible de la Argentina se refleja vivamente en el mercado de bonos a 100 años, donde los títulos en dólares con vencimiento en 2117 tienen rendimientos de 11,19% desde junio, superando deudas con vencimientos similares de Electricite de France, Canadian Pacific Railroad y California Institute of Technology.

La restauración de la solvencia económica argentina coincide con la creciente diversidad de su mercado. Los recursos naturales como cobre, gas y petróleo, y la mano de obra especializada que hicieron a la Argentina tan atractiva para los inversionistas hace 100 años siguen siendo activos apreciados. Sin embargo, éstos han sido contrarrestados por una industria financiera frágil con capital insuficiente.

Esa "debilidad histórica" parece estar cambiando. Incluso con la capitalización de mercado promedio más pequeña de América latina, de US$ 4800 millones, comparado con US$ 24.000 millones, los siete bancos argentinos están superando a sus equivalentes. Su margen de interés neto de 9%, o la cantidad de ingresos por intereses que generan a partir de sus activos como los préstamos, es el mejor de la región. Por lo tanto, no es sorpresa que los principales administradores de capital del mundo le estén dedicando muchísimo tiempo a un país que empezó este siglo en default.

El autor es editor en jefe emérito de Bloomberg News. Con la colaboración de Shin Pei.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas