Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El guanaco no es una plaga

Lunes 25 de septiembre de 2017
0
En vez de un azote, el guanaco puede ser una fuente de ingresos
En vez de un azote, el guanaco puede ser una fuente de ingresos. Foto: Archivo

Desde hace años surge, periódicamente, la intención de considerar plaga al guanaco, en especial donde constituye una especie nativa. Es una tentación que obedece más a la falta de imaginación que a un análisis responsable de los impactos que genera este camélido de nuestra Patagonia.

En 2012, la Cámara de Diputados de Santa Cruz había solicitado al Poder Ejecutivo provincial -a través del Consejo Agrario provincial (CAP)- que se declarara al guanaco "especie perjudicial" de la provincia. La iniciativa regresa ahora con presiones al más alto nivel político. De prosperar esta propuesta, se liberaría la caza de esta especie en el territorio provincial, lo cual podría comprometer su conservación, e incluso la pérdida de un potencial económico por el reconocido valor de su fibra y su carne. Basta pensar que Chile exporta carne de guanaco.

El guanaco (Lama guanicoe) es el mamífero silvestre de mayor relevancia en los ecosistemas áridos y semiáridos de América del Sur. Puede sobrevivir en las condiciones extremas de esas zonas y posee una de las fibras más finas del reino animal, muy apreciada por la industria textil internacional. En la Argentina hay productores que se dedican a la obtención y la exportación de esta fibra. La esquila de guanacos vivos según estándares apropiados de manejo podría crecer en el futuro y representar una fuente adicional de ingresos.

Dentro del marco de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), de la cual la Argentina es país miembro, el guanaco se encuentra incluido en el Apéndice II, lo que implica la obligación de cumplir con ciertos requisitos para su exportación, de modo de no perjudicar la supervivencia de la especie.

En 2006 se aprobó el Plan Nacional de Manejo del Guanaco, por medio del cual se estableció un marco conceptual para coordinar acciones para su conservación. Santa Cruz alberga la mayor población de guanacos del país. Es cierto que algunos productores patagónicos manifiestan que los guanacos compiten con el ganado ovino por los escasos pastos. Sin embargo, existen claras evidencias de que el guanaco produce menos erosión que las ovejas.

Cabe preguntarse si en momentos en que la Argentina intenta ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), para lo cual es necesario adoptar políticas ambientales que regulen las presiones sobre el ambiente, la decisión de declarar "perjudicial" una especie que se encuentra protegida por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres sería la más adecuada. Se trata de una propuesta poco edificante que no promete ningún logro. Resultaría paradójico que el guanaco recibiera tratamiento de "plaga" en Santa Cruz y al mismo tiempo tuviera el honor de ser la imagen del flamante billete de 20 pesos recientemente presentado por el presidente del Banco Central como un modo de "celebración de la vida" de los animales autóctonos de nuestro país. Lo que se necesita es coherencia y responsabilidad: la provincia de Santa Cruz debería establecer medidas tendientes a la conservación y a un inteligente uso sostenible del guanaco.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas