Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En una carta, una minoría lo acusa de herejías

Se difundió una misiva en la que pide corregir una exhortación apostólica

Lunes 25 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
En una carta, una minoría lo acusa de herejías
En una carta, una minoría lo acusa de herejías. Foto: Archivo

ROMA.- La minoría ultraconservadora que rechaza las aperturas pastorales de Francisco volvió a atacarlo ayer con munición gruesa.

En una carta de 25 páginas firmada por 62 personalidades ultraconservadoras, enviada al Papa el 11 de agosto y que jamás tuvo respuesta, reclamó al Pontífice una "corrección filial" de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, por sostener nada menos que siete herejías.

La carta fue difundida a través de un sitio ad hoc con un título en latín: "Correctio filialis de haeresibus propagatis" (literalmente, "Corrección filial debido a la propagación de herejías"). En ésta se declara que el Papa, a través de Amoris Laetitia y mediante palabras, actos y omisiones relacionados con este documento, "ha sostenido siete posiciones heréticas relativas al matrimonio, la vida moral y la recepción de los sacramentos, y ha causado la difusión de estas opiniones heréticas en la Iglesia Católica".

La exhortación apostólica Amoris Laetitia , "sobre el amor en la familia", nunca fue digerida por los sectores más conservadores por su apertura hacia los divorciados vueltos a casar.

En septiembre del año pasado, cuatro cardenales ya le habían escrito una carta al Papa pidiéndole que aclarara cinco "dudas" respecto de la interpretación de la exhortación. Entre estos cuatro cardenales estaba el norteamericano ultraconservador Raymond Leo Burke, que ya había prenunciado la posibilidad de pedir una "corrección" al Papa .

No obstante, ni Burke ni ningún otro cardenal figuraron rubricando la carta. Ésta fue firmada por 40 sacerdotes (de los más de 400.000 que hay en el mundo), por el obispo Bernard Fellay -ordenado sin permiso papal-, cabeza de los ultratradicionalistas lefebvristas, y por académicos laicos católicos de derecha de veinte países.

En esta nota:
Te puede interesar