Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bandas de precoces motochorros tienen en vilo a una vasta zona de La Matanza

Preocupación. Actúan a toda hora y no suelen usar armas, aunque son muy violentos; en Ciudad Evita, zona especialmente castigada por los robos, se realizan operativos preventivos de saturación

Lunes 25 de septiembre de 2017
0
Por la seguidilla de asaltos se realizan en La Matanza controles diarios a motociclistas
Por la seguidilla de asaltos se realizan en La Matanza controles diarios a motociclistas. Foto: Policía Bonaerense

En Ciudad Evita, inmensa localidad en el enorme partido de La Matanza, la reciente proliferación de pequeños grupos delictivos integrados por adolescentes mantiene preocupados a la población de la zona.

Decenas de vecinos confirmaron a LA NACION que las calles de esa localidad son recorridas por grupos de motochorros que actúan durante el mediodía -en el cambio de turno de las escuelas- y en las primeras horas de la tarde, pero también durante la noche. No usan armas, pero son especialmente violentos.

Para ponerles freno, la policía bonaerense realiza operativos de saturación prácticamente cotidianos en la zona. Pero las autoridades locales sostienen que, además de esta acción directa, se debe trabajar con la inserción de los jóvenes en el mundo laboral, para evitar que se vuelquen a la vía del delito.

Ciudad Evita está constituida por cinco barrios de viviendas estatales, que comenzaron a ser asignadas -y vendidas en cuotas accesibles- a mediados del siglo pasado. En sus alrededores, que conservan incluso rasgos rurales, aún hoy crecen nuevos asentamientos ilegales. Enrique Fernández vive allí desde 1992 y es dueño de un local sobre la principal avenida de la localidad. Confirma que los asaltantes se mueven en motos y que roban, por ejemplo, en el cruce de la avenida Eva Duarte y las vías del ferrocarril Belgrano Sur.

Al respecto, dijo: "Ya conocemos las caras de los ladrones. Podemos diferenciarlos de las personas que salen rumbo al trabajo". Agregó: "Los arrebatos se repiten en toda la ciudad. La policía debería establecer más controles móviles. Hay muchos espacios verdes y abiertos que los asaltantes utilizan para escapar tras cometer los robos".

Por último, Fernández indicó que las manzanas de Ciudad Evita que están sobre la avenida Intendente Crovara, muy cerca de la estación Justo Villegas del ferrocarril Belgrano Sur, son realmente "inseguras" porque allí operan grupos de narcotraficantes.

Caras conocidas

Acerca de los motochorros, Martín Cornelli, otro vecino de Ciudad Evita, dijo a LA NACION: "Llegan en dos motos y te arrancan la mochila. Nunca tienen armas porque son jóvenes. Este año se cometieron muchísimos robos así. Todos nos damos cuenta de esto".

Añadió: "Casi todas las personas que conozco fueron asaltadas. Hay algunos vecinos que conocen los movimientos de los ladrones, saben desde dónde vienen y hacia dónde van". En una ocasión, afirmó, su novia fue interceptada por delincuentes en Eva Duarte y Fray González.

A metros de esta intersección, un grupo de al menos cinco personas intentó asaltar al hijo de Nilsa Notario, que vive en Ciudad Evita hace 10 años. Contó a LA NACION: "Ocurrió a dos cuadras de nuestra casa. Cuando mi hijo notó que querían asaltarlo intentó escapar. Pero lo alcanzaron y le patearon la cabeza. Estuvo en coma durante cinco días mientras nosotros recorríamos comisarías y hospitales buscándolo desesperadamente, sin saber de él".

Nilsa Notario explicó que los que asaltaron a su hijo se mueven frecuentemente en un barrio de Ciudad Evita llamado Circunscripción 3», muy cerca del límite con la localidad de Aldo Bonzi.

Sobre la banda de criminales, dijo: "Nosotros sabemos que estas personas son del barrio. Golpean y matan. Manipulan a los menores y los mandan a robar para poder comprar drogas. Poco tiempo antes de que agredieran a mi hijo, tres de estos jóvenes atacaron a otro vecino. En esa zona también asaltaron a una amiga mía. Le clavaron el cuchillo en la cara".

Operativos policiales

Según datos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires a los que accedió LA NACION, entre el 1° de julio y el 13 de este mes agentes de la policía destinados a la comisaría de Ciudad Evita capturaron a 86 personas, secuestraron 16 motos e incautaron nueve armas de fuego de distinto tipo y calibre.

Además, desde la cartera que dirige Cristian Ritondo señalaron que para prevenir los delitos cometidos por motochorros en esta localidad "se realizan todos los días dos operativos de interceptación, en diferentes horarios".

Agregaron que "policías del Comando de Patrullas de La Matanza y agentes del Gabinete Táctico Operativo de la comisaría local ejecutan un esquema de patrullajes dinámicos en toda la ciudad, junto a efectivos que se movilizan caminando".

En cuanto a la ola de asaltos cometidos por motochorros, el secretario de Seguridad de La Matanza, Carlos Orsingher, dijo a LA NACION: "Permanentemente acompañamos y coordinamos con las fuerzas de seguridad diversos operativos de control de motocicletas y demás vehículos en los diferentes puntos del distrito". Además destacó que los más importantes jefes policiales de este partido bonaerense se reúnen todas las semanas con funcionarios municipales para abordar las problemáticas vinculadas con la inseguridad y definir cursos de acción.

Acerca de los testimonios de vecinos que afirman que las bandas de ladrones estarían integradas por menores de edad, Orsingher destacó: "Los jóvenes bonaerenses se encuentran en estados de vulnerabilidad social y económica que deben ser abordados con un programa integral de desarrollo y de formación, pero también con el diseño de mecanismos que los inserten en el mundo laboral".

Temor en las comunidades educativas de la localidad

En Ciudad Evita funcionan más de 20 escuelas. Según confirmaron docentes a LA NACION, estas instituciones son los puntos atacados con mayor frecuencia por los motochorros.

Profesores y padres de alumnos que asisten a las escuelas 146, 11, 65, 162 y 150 denunciaron ataques de esta modalidad muy cerca de los establecimientos.

Una docente -que pidió reserva de su identidad- dijo a LA NACION: "Los ladrones siempre son los mismos. Conocemos las caras y las motos. Yo espero a que las alumnas se tomen el colectivo. En algunas ocasiones vuelven corriendo a la escuela porque las quieren asaltar".

Una situación similar se vive en los alrededores de las escuelas 152 y 21, que están muy cerca de la villa Puerta de Hierro y de la estación Villegas del ferrocarril Belgrano Sur.

Si bien los docentes entrevistados por LA NACION afirmaron que no habían escuchado acerca de asaltos recientes en zonas cercanas a esas instituciones educativas, coincidieron en señalar que en este punto geográfico -en un extremo de Ciudad Evita- operan importantes grupos de narcotraficantes. Esto genera un tránsito permanente de adictos y, por ese motivo, según sostienen los profesores, deben caminar "con mucho cuidado" en las zonas cercanas a los colegios.


Del editor: ¿qué significa? El 46% de los presos bonaerenses tiene entre 18 y 29 años. Sin prevención social, más menores entrarán en esa estadística.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas