Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri abrió con los gobernadores la negociación por los impuestos

Dujovne obtuvo la aprobación de la mayoría de los mandatarios para modificar Ingresos Brutos, IVA y el gravamen a los cheques

Lunes 25 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
Macri abrió con los gobernadores la negociación por los impuestos
Macri abrió con los gobernadores la negociación por los impuestos. Foto: Archivo / Fabián Marelli

El Gobierno trabaja en secreto con la mayoría de los gobernadores un acuerdo que permita empezar a corregir uno de los grandes problemas que tiene la Argentina: la presión tributaria. El objetivo es presentar en los próximos meses un proyecto de reforma tributaria que conforme a todos los actores, y que además de a los gobernadores también incluya a intendentes.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , es quien lleva adelante la negociación con los mandatarios provinciales y que podría incluir en las próximas semanas a algunos jefes comunales. Según pudo saber LA NACION, son tres los impuestos bajo revisión: Ingresos Brutos, IVA e impuesto al cheque.

En forma paralela, para ajustar los números, el Gobierno impulsará el impuesto a la renta financiera. Según adelantó Clarín, será más fuerte de lo previsto: llegará al 35% y alcanzará a todas las colocaciones bancarias. Entre ellas, la poderosa bicicleta de las Lebac y hasta los plazos fijos superiores a un monto por determinar. Se calcula que pagarían todas las operaciones superiores a 500.000 pesos.

Todo se desencadenará después de las elecciones de octubre. El Gobierno confía en que el resultado de los comicios le dará el impulso para avanzar con tres leyes que Macri considera importantes: el presupuesto 2018 y las reformas fiscal y tributaria. "Se está trabajando en un gran acuerdo que incluye a gobernadores e intendentes", reconoció uno de los hombres más importantes del esquema de poder en el Gobierno.

La discusión también incluye el debate por Fondo del Conurbano. Es que si el reclamo judicial de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal prospera, las provincias deberán resignar recursos, unos $ 55.000 millones por año. Eso pondría en riesgo el cumplimiento del acta de responsabilidad fiscal con la Nación que firmaron los mandatarios provinciales, salvo La Pampa y San Luis.

Dujovne ya se reunió con la mayoría de los gobernadores y, según adelantaron fuentes oficiales, "la gran mayoría" le manifestó su acuerdo para avanzar. El rol del ministro de Hacienda es toda una novedad: significó un cambio de la estrategia que lleva adelante la Casa Rosada con los gobernadores. Macri decidió cambiar el interlocutor: Dujovne reemplazó, al menos en estos asuntos, al ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

El Gobierno confía en que los gobernadores peronistas "racionales", como Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), entre otros, terminen por imponerse a aquellos que se resisten a negociar con la Casa Rosada, entre ellos, Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gildo Insfrán (Formosa) y Carlos Verna (La Pampa).

Respecto de los intendentes, el objetivo es sencillo. Cerca de Macri quieren evitar que los jefes comunales aprovechen la baja de impuestos que impulsarán el Gobierno y las provincias para subir las tasas municipales. "No queremos sorpresas", admitió uno de los encargados del toma y daca con los mandatarios provinciales.

Pero no se trata de una transformación de gran impacto. Como sucedió en cada decisión económica, todo lleva el sello de gradualismo. Incluso, cerca de Macri aseguraron que si el plan fracasa, no impactará en la hoja de ruta que se propuso el Gobierno. "Ya no hay precipicio. Ahora tenemos que mantener el rumbo y continuar resolviendo el millón de pequeños quilombos que dejó el kirchnerismo", describió un hombre con acceso diario al despacho presidencial.

Bajar la carga impositiva es el reto que más preocupa al presidente Mauricio Macri. Lo habla en cada reunión de gabinete y está siempre presente en sus discursos. Menos impuestos, está convencido el Presidente, es el camino para generar más empleo y reducir la pobreza. "[Los impuestos] Nos están matando", lanzó Macri hace tres meses.

Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, y los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, son los líderes de un ejército de funcionarios que trabajan por estas horas con una premisa: ¿cómo bajar impuestos sin desfinanciar a un Estado que ya tiene un déficit fiscal colosal?

En el Palacio de Hacienda reconocen que el actual sistema tributario es muy malo. "Pocos pagan mucho. Tenemos que ir a un modelo más equitativo y eficaz", dijeron fuentes oficiales. La negociación que lleva adelante Dujovne con los gobernadores tiene como prioridad el debate por Ingresos Brutos. Una de las opciones que le planteó al Gobierno para reemplazar esos ingresos es la implementación de un impuesto más "progresivo", como el inmobiliario.

"Todo será gradual", avisaron desde la Casa de Gobierno para calmar ansiedades. Cerca de Macri explicaron que la situación es delicada. El IVA también será modificado. Según pudo saber LA NACION, bajará a 17%, progresivamente, hasta 2019. Si bien las conversaciones ya comenzaron, todo dependerá de lo que ocurra el 22 de octubre. Un triunfo, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, será fundamental para lograr "convencer" a aquellos que aún muestran resistencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.