Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La gente de cara ancha es más fogosa e infiel

Martes 26 de septiembre de 2017 • 09:48
SEGUIR
LA NACION

Ya teníamos bastante con la discriminación racial como para que ahora la portación de cara sea también un indicador de la clase de amante somos en la cama. No sé si es tan bueno que la ciencia se meta con ciertos enigmas del comportamiento humano que todavía aportan una cuota de magia y milagro al encuentro entre dos personas. Ahora un grupo de científicos ha encontrado la fórmula para saber, con solo observar sus formas faciales, cómo es una persona en la intimidad, lo que permitiría anticipar en este caso, si tiene alto o bajo deseo sexual, si será infiel, si es fogosa, aburrida, reiterativo, vago, etc. etc.

El estudio parece estar muy bien fundamentado, según reza el texto de la investigación publicada recientemente en Archives of Sexual Behavior. Al decir de los autores, la forma de la cara permite descubrir nuestras preferencias sexuales a partir del índice FWHR, que resulta de medir el ancho y el largo del rostro, desde las cejas al mentón y desde la parte más ancha, a la altura de los pómulos. Los científicos involucrados en el proyecto revisaron documentación y antecedentes de ensayos anteriores para concluir la existencia de una relación directa entre el índice FWHR y algunas caracteristicas psicológicas y de comportamiento, incluso es posible determinar el nivel de agresividad de un hombre. "Los vínculos observados entre el FWHR y las actitudes y comportamientos dominantes y agresivos de los hombres pueden ser un producto de la exposición a los andrógenos durante los períodos críticos de desarrollo. En relación con esto, las diferencias sexuales en la estructura facial surgen con el inicio de la pubertad como un reflejo del aumento de la testosterona en los hombres", sostiene en un comunicado Steven Arnocky, profesor asociado de Psicología en Nipissing University, North Bay (Ontario, Canadá) y líder de la investigación. "Pero fundamentalmente estos hallazgos sugieren que las características faciales pueden transmitir información importante sobre las motivaciones sexuales humanas" agregó.

Para demostrar la teoría hicieron pruebas con dos grupos de participantes, unos en pareja y otros solteros. Todos, además de responder cuestionarios sobre su vida sexual y su orientación, fueron sometidos a mediciones para determinar su FWHR. Lo que ha quedado claro a partir de los resultados es que los hombres y mujeres con un FWHR alto, es decir caras más cuadradas y anchas, tienen mayor deseo sexual que las personas con caras más pequeñas y larguiruchas. Además son más propensos a tener relaciones sexuales casuales y ser infieles a sus parejas.

En fin, que las generalizaciones no sirvan para anticipar a ciencia incierta si alguien es capaz o no de darnos felicidad en la cama. Alguien fogoso no es garantía de buen sexo. Ya sabemos que la satisfacción, como la felicidad, depende del cristal con que se mire....

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.