Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Conocí a una chica que vino de intercambio, se volvió a su país y creo que es el amor de mi vida"

Martes 26 de septiembre de 2017 • 00:56
SEGUIR
0
"Nunca sentí por alguien lo que siento por ella y yo ya estuve de novio 5 años"
"Nunca sentí por alguien lo que siento por ella y yo ya estuve de novio 5 años". Foto: Shutterstock

Hola Consuelo, ¿cómo estas?

Te cuento mi historia, resulta que tengo 24 años y estudio Ingenieria Industrial. El cuatrimestre pasado vino una chica de Suecia de intercambio, con la cual pegué muy buena onda desde el principio y empezamos a salir. Después de dos salidas en la cual hubo besos y demás pero no sexo, ella me dijo que no quería seguir saliendo conmigo porque yo era muy gracioso y la pasaba muy bien conmigo y no quería que esto pueda arruinar nada de eso.

Por un tiempo yo lo acepté pero el problema fue que a mí me gustaba mucho, y sentía que yo a ella también; había cierta tensión cada vez que nos veíamos, dormíamos juntos, salíamos juntos, hablábamos todos los días y cada vez había más comentarios "jugosos". Resulta que después de 2 meses un día mientras dormíamos yo me la jugué y funciono, y luego volvimos a salir y estar juntos un par de semanas hasta que ella se volvió a Suecia. En estas semanas hubo confesiones profundas de parte de los dos, por ejemplo ella me decía que le gustaba mucho, que era muy dulce (siempre un poco reservada igual, ya que los suecos son mas fríos) y yo le decía que si se quedaba acá me iba a enamorar de ella, entre otras cosas.

Se fue a Suecia, y la primera semana era videollamada todos los días (entre 3 y 4 hs por día) y ahora si bien chateamos todos los días, no hacemos videollamada a diario. En estas llamadas yo le dije de ser novios y ella, muy dubitativa, contestaba que no iba a funcionar y que no quería pasarla mal por la distancia. También me dijo que podía venir a visitarme en octubre, y yo a raíz de eso le dije que podía ir en enero y que el año que viene me iba a vivir a Suecia para estar con ella (ya que este año debo terminar mi carrera). Sí, entiendo que con eso por ahí le puse mucha presión.

La realidad es que creo que puede ser la mujer de mi vida, nunca la pase tan bien con alguien como con ella ni sentí lo que siento por ella por otra persona (yo estuve de novio 5 años). Por lo tanto, estoy confundido en qué hacer: cómo saber si ella va a querer estar conmigo si me voy a Suecia y por lo tanto, si voy o no y qué hago mientras tanto (o sea, no voy a quedarme enamorándome de alguien si no voy a estar con ella y dejar de interesarme por otras chicas por ella si no voy a estar con ella).

También, como que ahora yo quiero hablar todo el tiempo con ella, pero ella recién volvió a su vida de antes y esta a full reencontrándose con sus amigas/os y familia entonces no tiene mucho tiempo para hablar, además de la diferencia horaria.

Bueno espero tu consejo.

Un beso,

El Enamorado a Distancia (24)

Querido Enamorado:

¡Qué complicado este asunto! Por lo que entiendo, los dos están estudiando, de modo que están, en términos realistas, atados por un par de años más a sus respectivos países. Por otro lado ella vive en Suecia, así que ni siquiera podrías, digamos, averiguar para terminar tu carrera allá (imagino que sueco no hablás) como podrías hacer, tal vez, en España o en México. Así que vamos por partes.

Primero, a desdramatizar. El concepto “la mujer de mi vida” es muy romántico, y me da profunda ternura que lo uses, pero la verdad en la realidad tiene poca aplicación. En la mayoría de las vidas hay muchos amores y cada uno tiene lo suyo; creo que es mejor pensarlo así que estar a la carrera en la búsqueda por “la mujer de mi vida”, porque si ella es la mujer de tu vida, ponele que solucionás el tema de la distancia, te casás, tenés un hijo, todo....y después te separás. ¿Qué pasa? ¿Significa que esa historia no valió nada, porque no era “la mujer de tu vida”? O, peor, ¿ahora todas las historias van a ser amores de mentirita, porque a “la mujer de tu vida” ya la perdiste? Suena medio raro, y bastante pesimista.

Segundo, ahora que pusimos las cosas en perspectiva podemos pensar con un poquito más de tranquilidad. Lo más lógico, la verdad, es poner esta historia en el freezer, pero eso no significa que tengas que dejar de hablar con ella. Si lo podés manejar, salí con otras chicas, estate abierto a encontrar otra chica que te guste, pero seguí escribiéndote con ella sin presiones, sin reclamos y sin demandas: si tan bien se llevan es una relación valiosa para sostener aunque sea como amistad, o como amistad hot, digamos, un mail amoroso cada tanto, un videochat subido de tono alguna que otra vez. Dejá que el destino te lleve, que en realidad es una forma de dejar que el deseo te lleve (el deseo siempre es mejor que la neurosis, ese impulso de decidir, calcular, “ordenar”). Si ves que charlar con ella por mail te resulta muy duro y te impide conocer otras chicas, ahí sí, cortás el vínculo. Pero si lo podés sostener así medio “light”, ¿quién te dice? Tal vez el año que viene te enamorás de otra, tal vez no, tal vez te enamorás de otra, en tres años te separás, te vas a trabajar a Londres, se encuentran a cenar, tienen una noche increíble, se siguen viendo, o no se vuelven a ver...en síntesis: relajate y dejá que la vida te sorprenda. Eso sí: si ves que el vínculo te impide esa apertura a la sorpresa, ahí sí te ponés firme. Firme en la defensa de tu deseo, de tu derecho a la experiencia y a una juventud y una vida apasionante.

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas