Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Darío Benedetto desafía a los grandes goleadores históricos de Boca y hasta mejoró una marca de Lionel Messi

Su promedio (0,86) sólo es superado por Varallo (0,87); en 2017 lleva anotado un tanto por partido, un coeficiente que supera el jugador de Barcelona (0,72)

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Archivo

En menos de un año, Darío Benedetto pasó de ser desconocido y cuestionado por el famoso "mundo Boca" a convertirse en un indiscutido que, a fuerza de su insaciable voracidad por inflar las redes rivales, se entrometió con los grandes artilleros del club de la Ribera de todos los tiempos.

Después de haber anotado 31 tantos en 36 partidos oficiales, el Pipa es el segundo hombre con mejor promedio de gol de la entidad azul y oro (0,86), sólo superado por una centésima por Francisco Varallo (0,87) y por delante de grandes ídolos como Martín Palermo (0,58) y Roberto Cherro (0,72), máximos anotadores del club, entre otros.

Pero no sólo eso. Porque si bien todos valen uno, los goles de Benedetto cotizan en bolsa. En 18 ocasiones, él fue el responsable de marcar el 1 a 0 de su equipo. Y de los 21 encuentros en los que él anotó su nombre en la red, Boca ganó 16, igualó 4 y perdió sólo uno (1-2 contra Rosario Central, por los cuartos de final de la Copa Argentina 2016).

La comparación con el eterno Varallo lo favorece en esos rubros. En sus primeros 36 juegos con la camiseta azul y oro, don Pancho abrió el marcador en sólo 10 juegos y cuando él convirtió, el equipo de la Ribera ganó 18 encuentros, empató uno y perdió tres.

Una curiosidad: tanto Benedetto como Varallo disputaron su partido Nº 36 con los colores xeneizes frente a Vélez, en Liniers. El Pipa convirtió por duplicado el último sábado, durante el contundente 4-0, mientras que el 5 de junio de 1932, el hombre nacido en La Plata abrió el marcador de un partido que se suspendió cuando el equipo de la Ribera, que ganaba 2 a 1, se opuso a que los locales ejecutaran un penal. Una semana después, el Tribunal le dio por ganado ese partido al Fortín por 1 a 0.

Si se comparan los números de Benedetto con lo realizado por los máximos artilleros históricos de Boca en sus primeros 36 partidos, el promedio de gol del actual dueño de la camiseta Nº 9 azul y oro se ubica quinto. Su 0,86 queda detrás de Varallo (37 conquistas y un inigualable 1,02 de coeficiente), Jaime Sarlanga (34 y 0,94) y Domingo Tarasconi y Roberto Cherro (33 y 0,91). Martín Palermo, máximo anotador de todos los tiempos, se ubica en este listado en el noveno lugar, con 21 tantos en sus primeros 36 juegos y un promedio de 0,58, casualmente el mismo que el Titán mantuvo a lo largo de su era (236 goles en 404 cotejos). Una gran marca.

Cuando en junio de 2016 el nombre de Darío Benedetto apareció como uno de los posibles refuerzos del equipo xeneize para las semifinales de la Copa Libertadores, sólo los memoriosos recordaron su paso por Arsenal, y apenas los más fanáticos del fútbol internacional destacaron su tarea en México (21 goles en 43 partidos con Tijuana y 17 en 49, en América). El resto se enfocó en otros dos aspectos: la excelente relación entre Daniel Angelici y Christian Bragarnik, el representante del Nº 9, y el altísimo costo de compra que le puso el América: 6.000.000 de dólares, de los cuales luego se supo que el delantero puso un millón de su bolsillo para cumplir su sueño de jugar en el club del cual es hincha.

Los primeros pasos del Pipa con la camiseta de Boca, enemistado con la red, derivaron en que el elevado valor que Boca había pagado por sus servicios fuera moneda corriente de debate. En sus 10 partidos iniciales con la casaca xeneize, apenas marcó en dos (Santamarina, de Tandil, por la Copa Argentina, y por triplicado frente a Quilmes, por el campeonato local). En el medio, soportó las críticas por elevación de Carlos Tevez, quien enojado porque Angelici lo había traído a él y no a su amigo Ramón Wanchope Ábila (con quien además comparten de representante a Adrián Ruocco). Después de la derrota por 1 a 0 en el debut en el torneo 2016/2017 frente a Lanús, Tevez dijo sin sonrojarse: "No me quiero salvar, pero si entraban las dos pelotas de gol que metí, mi puntaje era otro..."

Ya sin el Apache en el equipo, la actualidad de Benedetto es completamente distinta. No sólo anotó en 10 de sus últimos 12 partidos con Boca, sino que en los que no dijo presente en la red, su equipo goleó y él también fue una pieza importante del ataque. En el 4 a 0 a Aldosivi en Mar del Plata, que terminó del encaminar el rumbo a la vuelta olímpica, le cedió el penal a Gago, que marcó el tercero. Y en el 4-1 contra Godoy Cruz, tuvo la lucidez necesaria para dejar pasar la pelota y que Pablo Pérez establezca el 2-0; más tarde asistió con un pase atrás a Nández, que selló el resultado.

Un dato más: en este extraordinario 2017, Darío Benedetto lleva 22 goles en 22 partidos, a razón de uno por juego. Tiene, incluso, un mejor promedio de gol que el propio Lionel Messi (0,72, de coeficiente, con 36 conquistas en 48 encuentros), con quien se ilusiona con volver a compartir vestuario argentino la próxima semana, para los partidos trascendentales frente a Perú (en un hábitat que conoce de memoria, como la Bombonera) y Ecuador, en Quito, que sentenciarán la suerte del equipo albiceleste en su camino rumbo al Mundial de Rusia 2018.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas