Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Patrick Moreau: "Es absurdo comparar la AfD con el nazismo"

Para el experto francés, la ultraderecha se alimenta con votos de otros partidos

Martes 26 de septiembre de 2017
0

BERLÍN.- "El éxito de la extrema derecha en Alemania fue posible gracias a dos factores: el voto de los perdedores de la mundialización y el de los que ganan con ella, pero tienen miedo de «dejar de sentirse en su propio país»", afirma Patrick Moreau, que acaba de publicar La otra Alemania. El despertar de la extrema derecha.

Reconocido experto en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas en Francia (CNRS), Moreau considera "absurdo" comparar la AfD con el partido nazi de 1930.

"Es descabellado equipararlos, aun cuando existe un ala revisionista y no negacionista en su seno. La masa de demócrata-cristianos y de izquierdistas que los votaron no se volvieron nazis de la noche a la mañana. La emergencia de la AfD no se puede comparar a la emergencia del partido nazi en 1930", precisa.

-¿Por qué los analistas y responsables políticos hablan de "hito histórico" para calificar los resultados de la AfD en las elecciones alemanas?

Esto no se debe solamente a que la extrema derecha estuvo ausente del Bundestag desde los años 50. Cuando se observa la transferencia de votos, es fácil constatar que se produjo una verdadera penetración democrática de la AfD en Alemania. Todos los partidos perdieron electores en su favor, salvo los liberales del FDP. La AfD se benefició también de un aumento de la participación electoral. Cerca de un millón de electores habían dejado de votar. La AfD los hizo volver.

-A su juicio, ¿cuáles fueron los temas explotados por los populistas durante la campaña?

- Fueron cuatro: la inmigración, que los alemanes rechazan o exigen que sea controlada. El miedo al islam, percibido como una religión política. El miedo al terrorismo, agravado por la media docena de ataques desde 2016. Y, por fin, el pesimismo sobre el futuro del país, aun cuando los alemanes están satisfechos con la situación actual.

-¿No es sorprendente que la AfD se encuentre hoy sumergida en una lucha fratricida?

La AfD vivió constantemente una política de exclusión. Su fundador, Bern Lucke (nacional-liberal), fue eliminado en 2015 por Frauke Petry, líder de una parte de los nacional-conservadores y marginalizada en marzo pasado.

Elegida diputada anteayer, Petry acaba de anunciar que dejará el partido. Desde que anunció su decisión, analistas y expertos se preguntan qué podría hacer ahora.

Con una decena de representantes elegidos con la etiqueta AfD, podría crear su propio grupo de sensibilidad conservadora, intentando un acercamiento con la CDU de Angela Merkel. Esto podría modificar las negociaciones en torno a la formación de una coalición y, naturalmente, debilitará al grupo AfD en el Bundestag.

-¿Cuál será la actitud que adoptará la AfD en el Parlamento?

Todo dependerá de quién tome el control, entre las diferentes corrientes del partido. Hay diferencia de una región a otra del país. Hay que saber qué harán los nacional-identitarios de Björn Höcke, que en el pasado colaboró sin problemas con los neonazis del Partido Nacional-Demócrata de Alemania (PND).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas