Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En su tercera versión, la Casa Blanca amplía el veto migratorio a países no islámicos

La lista negra incluye también a los ciudadanos de Corea del Norte y a los altos funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

WASHINGTON.- El gobierno de Donald Trump implementó un nuevo veto migratorio que alcanza por primera vez a ciudadanos de Venezuela, Corea del Norte y Chad, además de cinco países de mayoría musulmana sobre los cuales ya había impuesto restricciones.

Foto: Reuters / Carlos Barria

Es el tercer intento del gobierno de Trump por imponer restricciones al ingreso de extranjeros al país, una de las promesas centrales de la campaña presidencial, y un pilar de la política de seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo, según la justificación oficial. Apenas se conoció, las redes sociales lo bautizaron Veto Migratorio 3.0.

La oposición y las organizaciones civiles del país han criticado esa política, a la cual han llamando "veto musulmán" por considerarla discriminatoria contra los musulmanes y, por ende, inconstitucional. Ese rasgo se recicló ante el nuevo veto, implementado a través de una proclamación presidencial, y no un decreto, como los anteriores, que fueron bloqueados en la justicia.

"No podemos permitirnos continuar las políticas fallidas del pasado, que representan un peligro inaceptable para nuestro país", justificó Trump, al anunciar la medida al cierre del domingo.

"Mi más alta obligación es asegurar la seguridad del pueblo estadounidense", continuó.

La medida está arraigada en ciertos requisitos mínimos de seguridad que Estados Unidos les exige a los gobiernos extranjeros para brindar visas a los ciudadanos de sus países. La Casa Blanca justificó el veto en que ciertos países aún no han adaptado sus "protocolos de gestión de identidad y prácticas de intercambio de información", o "presentan suficientes factores de riesgo" como para imponer las restricciones.

El veto no tiene fecha de vencimiento. Funcionarios del gobierno explicaron que la medida se aplicará de manera indefinida hasta tanto Estados Unidos considere que los gobiernos de los países incluidos en la lista negra cumplen con los requisitos de seguridad y cooperación como para brindarles visas a sus ciudadanos.

La medida afecta a ciudadanos de Chad, Irán, Libia, Corea del Norte, Somalia, Siria, Venezuela y Yemen. Los iraníes que ya posean una visa de estudiante o sean parte de un programa de intercambio podrán ingresar en el país. Y las restricciones en el caso de Venezuela incluyen sólo a funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y sus familiares.

Caracas respondió con dureza, al acusar a la Casa Blanca de "terrorismo psicológico y político" en un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

"Este tipo de listas, vale subrayar, son incompatibles con el derecho internacional y constituyen en sí mismas una forma de terrorismo psicológico y político", indicó el régimen de Maduro.

Chad rechazó la medida y pidió que Trump revise su decisión. Madeleine Alingué, vocera del gobierno africano, se preocupó por recordar que Chad es un aliado de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo.

"La decisión daña la imagen de Chad y las buenas relaciones entre los dos países, sobre todo en la lucha contra el terrorismo", dijo Alingué.

La política de Trump de apuntar y atenazar la inmigración de países mayoritariamente musulmanes iba a ser discutida en una audiencia ante los nueve jueces de la Corte Suprema de Justicia a principios del mes próximo, pero el tribunal decidió suspender la cita hasta tanto el gobierno de Trump y los querellantes presenten sus nuevas posturas respecto de la última versión del veto.

El último veto aparentaba tener más posibilidades de sobrevivir el escrutinio de la justicia que sus antecesores, aunque haya recibido las mismas críticas.

"Seis países de esa lista son islámicos. El hecho de que haya agregado a Corea del Norte, que envía un número insignificante de viajeros, y algunos funcionarios de Venezuela no esconde la realidad de que este decreto prolonga el veto a musulmanes", señaló Anthony Romero, director de la Unión de Libertades Civiles.

"La adición de Venezuela a la lista de países prohibidos no hace que las políticas de Trump sean menos odiosas o xenófobas", señaló en Twitter el Centro Legal de Inmigration, que insistió con una etiqueta: #NoMuslimBanEver (Ningún veto musulmán nunca).

Los nuevos países de la lista

Corea del Norte

El enemigo nuclear de extremo oriente

El régimen de Kim Jong-un es el enemigo público número uno del gobierno de Trump. Ambos están enfrentados por el programa nuclear y de misiles balísticos que promueve el joven dictador comunista

Venezuela

La oveja negra de la democracia regional

Estados Unidos tiene vigentes sanciones económicas contra Venezuela por el deterioro de la democracia y los derechos humanos bajo el gobierno de Maduro. El veto sólo afectará a ciertos altos funcionarios

Chad

El socio que retacea la información

La Casa Blanca alega que el gobierno de Chad, un importante socio en la lucha contra el terrorismo, no compartió sin embargo determinada información sobre ese y otros temas que Washington solicitó

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas