Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El denunciante del ex juez Reynoso dijo que un gendarme se metió en su casa

Durante el juicio contra el ex magistrado, David Leiva contó que había encontrado al "intruso" revisando su notebook; el suboficial quiso escapar, pero fue atrapado; sigue en actividad

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

La palabra "miedo" fue utilizada en varios tramos de su exposición por los dos testigos que ayer declararon en el juicio contra el ex juez federal Raúl Reynoso, acusado de ser el jefe de una asociación ilícita que recibía dinero y dádivas de supuestos narcos a cambio de fallar a su favor.

Raúl Reynoso
Raúl Reynoso.

Después de 11 años de estar al frente del juzgado de Orán, una de las zonas más calientes del narcotráfico, Reynoso está siendo juzgado por la causa que se originó en octubre de 2015 con una denuncia del abogado David Leiva, que ayer amplió las imputaciones contra el ex magistrado.

"Todos los abogados sabían que en el juzgado federal de Orán la libertad de los narcos estaba tarifada", afirmó el testigo, que alertó al tribunal sobre hechos "extraños" que le sucedieron desde que comenzó el juicio.

Dio detalles de cómo le llegó a lo largo de los últimos años información sobre las maniobras ilícitas que se llevaban adelante en el juzgado de Reynoso. Pero también declaró que el 12 de este mes denunció en la sede de la Policía Federal en Orán que dos días antes había encontrado a un hombre en su casa "revisando" su notebook. "Me llamó la atención que en sus manos tenía tres celulares", dijo. El "intruso" resultó ser Franco Medina, un gendarme que reviste actualmente en Córdoba, según le confirmó la fiscalía federal a Leiva.

"Cuando lo encontré con la computadora en la galería de mi casa comencé a increparlo. Me decía el nombre de mi hija Maite y luego salió corriendo cuando llamé al 911. Trepó la reja de más de dos metros de altura y desapareció", explicó Leiva.

El gendarme fue demorado en la Policía Federal y la Gendarmería inició un sumario administrativo. Según le informaron a Leiva, el jefe del Escuadrón 20 de Orán confirmó que Medina no se había reportado en esa delegación.

"El gendarme alegó que estaba borracho esa noche y que no sabe cómo terminó en mi casa", reveló el abogado, que agregó: "Hace un tiempo apareció en mi casa con mi hija, con la que salió en dos oportunidades. Me decía que me iba a ayudar con el caso Reynoso".

Ante este hecho, Leiva pidió vigilancia de la Federal y dijo que en esa dependencia se iba a peritar su computadora para ver qué estaba revisando Medina.

Cambió de tema y afirmó: "Antes de entrar, Quintana me dijo que tenía mucho miedo". Hablaba de Diego Marcelo Quintana, que hasta marzo era delegado del Colegio de Abogados de Salta en Orán. "Los colegas me trasmitieron que en muchas causas federales se les revocaba el poder y que los litigantes eran siempre los mismos", afirmó el letrado ante los jueces.

En sus denuncias Leiva también apuntó a efectivos de Gendarmería que supuestamente formaban parte de la red que lideraba Reynoso. Mencionó al suboficial Gerardo Garrido, secretario privado de Reynoso, y al comandante principal Ricardo Daniel Castillo.

El 13 de julio pasado, el Tribunal Oral Federal de Salta declaró por unanimidad la nulidad total de un expediente iniciado por Reynoso contra una banda narco liderada por Claudio "Gallo" Andrada. En tres causas le habían secuestrado más de 1,4 toneladas de cocaína.

Tras un allanamiento ordenado por el fiscal Carlos Amad, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) detectó que Castillo y el comandante Favio Benegas habían dado origen a una investigación a partir del testimonio de un anónimo "trucho". "Te adjunto el posible texto de la denuncia anónima que enviaremos por e-mail para comenzar el trabajo. Evalualo con Reynoso", decía el mensaje que Benegas envió a Castillo.

La causa en la que están siendo juzgados el ex juez Reynoso y otros seis imputados (empleados judiciales y abogados de Orán) se comenzó con la denuncia que Leiva hizo en la fiscalía federal de Salta el 5 de octubre de 2015. A eso se sumó la denuncia que realizó el 21 de agosto en el escuadrón de Gendarmería Roxana Brítez, pareja de Guillermo Sarmiento, quien -según la mujer- "cuando caía preso estaba confiado porque siempre arreglaba por plata. Le pagaba al juez para salir".

Desde mediados de 2015, el fiscal de Salta Eduardo Villalba y el titular de la Procuración de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias, investigan si en el juzgado de Orán estaban "tarifadas" las resoluciones judiciales para favorecer a imputados por narcotráfico con excarcelaciones, devolución de bienes y dinero y faltas de mérito.

El juez federal Julio Bavio procesó el 30 de noviembre de 2015 a Reynoso; a los abogados Arsenio Gaona (cuñado del ex juez), René Alberto Gómez, María Esper Durán y Ramón Antonio Valor, y a los empleados judiciales Miguel Ángel Saavedra y César Julio Aparicio.

"Con el ropaje de una actividad lícita inició su actividad criminal este grupo liderado por el juez Reynoso, quien al aprovechar su actuación en las causas en trámite exigió dinero y otras dádivas a cambio de dictar resoluciones favorables a imputados de delitos relativos al tráfico de estupefacientes", señaló Bavio en el procesamiento, confirmado en marzo pasado por los jueces Luis Rabbi Baldi Cabanillas, Ernesto Sola y Guillermo Elías, de la Sala I de la Cámara Federal de Salta.

Reynoso fue detenido el 1° de mayo de 2016, después de haber presentado a mediados de abril de ese año su renuncia ante el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial de la Nación, Juan Mahiques. El presidente Mauricio Macri se la aceptó rápidamente. Abandonó así el cargo que ocupó durante 11 años para evitar el juicio político que avanzaba en el Consejo de la Magistratura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas