Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fernández Valdovinos: "Se está apreciando el dólar, no se están depreciando nuestras monedas"

El presidente del Banco Central de Paraguay cree que a la gente hay que explicarle los movimientos de la divisa para evitar sobresaltos

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

"Parece haberse iniciado un período de apreciación del dólar, no de depreciación de nuestras monedas. Y si se sostiene, habrá que explicarlo muy bien a la gente para que no genere sobresaltos." La recomendación es de Carlos Fernández Valdovinos, quien desde 2013 preside el Banco Central de Paraguay y, aplicando metas de inflación, logró que esa pujante economía mantenga una tasa de inflación baja y estable en el orden del 4% anual.

Esto le valió para ser convocado a exponer en las Jornadas Monetarias del BCRA, que, precisamente, tienen la desinflación como uno de sus temas centrales. Además, como si fuera un asesor de hecho, el ente argentino adoptó algunos avances regulatorios de su país, como el que dio lugar a PIM, el sistema de pagos móviles ideado para la inclusión financiera que puso en marcha el Banco Nación. O el que en breve posibilitará que los cajeros automáticos cuenten con un sistema de manchado de billetes para desalentar los robos de equipos (cuando son arrancados del lugar en que están apostados), delito que en Paraguay se había hecho habitual.

Carlos Fernández Valdovinos preside el Banco Central de Paraguay
Carlos Fernández Valdovinos preside el Banco Central de Paraguay. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

La sugerencia del inicio vino a cuenta del período de revaluación del dólar que se abrió el último miércoles, luego de que la Fed (Banco Central de Estados Unidos) anunciara que desde octubre comenzará a poner en marcha un plan de retiro gradual de liquidez, para empezar la segunda etapa de su normalización monetaria tras la inédita expansión que aplicó desde 2008 para superar la crisis subprime y sus consecuencias recesivas. Desde entonces el dólar inició una seguidilla de revaluaciones frente a las monedas emergentes (que se prolongó ayer y dejó retrocesos del 1% en el peso argentino, el real brasileño y el resto de las monedas regionales), que Fernández Valdivinos juzga circunstancial, pero puede complicar.

-Según anunció la Fed, en una semana arranca el fin de la era de la hiperliquidez. ¿Cómo cree que lo transitará la región?

-Parece haberse iniciado un período de apreciación del dólar, no de depreciación de nuestras monedas. Y si se sostiene, cosa que no creo, habrá que explicarlo muy bien a la gente para que no genere sobresaltos o expectativas negativas.

-¿Cómo?

-En 2015 ya pasó algo similar. Todas las monedas de la región se depreciaron frente al dólar. En nuestro caso, el guaraní cayó 25%, pero como ya teníamos 5 años de ejercicio con metas de inflación, se nos hizo más fácil explicar que eso había sido porque la soja, nuestro principal producto de exportación, había caído 40%, y mostrar que lo mismo estaba pasando en los países de la región con cambio flotante. El mensaje fue: no se deprecia el guaraní, se aprecia el dólar. Y prendió, lo que posibilitó que ese ajuste del tipo de cambio no fuera a precios. La comunicación es clave en un sistema de metas de inflación.

-¿Imagina que puede pasar algo similar ahora?

-No creo. Creo que estamos ante una reacción temporal del mercado, lógica tras el anuncio. Yellen [la presidenta de la Fed) ha sido muy gradual y prolija en sus mensajes hasta ahora: lo segundo es una virtud suya; lo primero, una imposición de las circunstancias, porque el tamaño que adquirió la hoja de balance de la Fed los obliga a ir muy despacio. La mayor parte de lo que tienen ahí son bonos del Tesoro de Estados Unidos, y si salieran a venderlos en masa, imagine nomás su impacto en los mercados... No les queda otra que ser muy graduales.

-¿Qué pasaría si al retiro de liquidez se sumara en breve el BCE?

-No lo veo como posibilidad. Europa está en un ciclo muy diferente a Estados Unidos. Incluso hoy me atrevo a decir que Estados Unidos está más cerca de terminar su tránsito a la normalización monetaria, que ya le dije creo será lento, que el BCE de tener chance de retirar liquidez.

-Aquí el BCRA cerrará su primer año de metas de inflación incumpliendo la meta. ¿Afectará eso su credibilidad y la continuidad de este esquema?

-No creo. Todo el mundo sabía que partían de condiciones complejas.

-¿Sugiere que no había que haberlo iniciado sin haber completado el período de sinceramiento de los precios relativos?

-Para nada. Si usted viera lo que dice la literatura respecto de cuándo implementar un esquema de metas de inflación o lo que sugieren los organismos, nunca arrancaría. ¡Ponen demasiadas precondiciones! En metas de inflación no queda otra que ir aprendiendo a medida que se van aplicando. Y tener desvíos no supone un fracaso. En Paraguay el proceso comenzó en 2011, cuando nos lanzamos con una tasa del 5%, más/menos 2,5% de banda. Desde 2014 redujimos la banda al 2% y después bajamos la meta al 4,5% en 2016 y al 4% este año. Acá va a costar porque partieron de una situación más compleja, pero lo que importa es que van en la dirección correcta. Veo un grado de coordinación entre Hacienda y el BCRA para tratar de asegurar el cumplimiento de los objetivos trazados que me hace ser optimista, porque a un banquero central se le hace fácil cumplir metas de inflación cuando existe una política fiscal bajo control y adecuada, o casi imposible si hay desorden fiscal.

-¿Entonces?

-Si se da esa convergencia a niveles de inflación y de déficit más razonables estarán dadas las condiciones para que este esquema prospere y ayude a la economía a encauzarse en un proceso de crecimiento sostenible. Lo único que lo frustraría sería que incumplan los compromisos planteados, no que se atrasen o desvíen ocasionalmente. Y no hay que tentarse con tomar al tipo de cambio como ancla, pero el BCRA argentino hoy tiene claro eso. Por eso, si las condiciones externas cambian y ello lleva a una revaluación del dólar, creo que nuestros países deberían dejar que nuestras monedas validen esa tendencia porque, de lo contrario, correrán el peligro de perder las reservas acumuladas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas