Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empieza mañana el juicio de Once, con el ex ministro kirchnerista en el banquillo

De Vido está acusado de estrago y fraude; ya fueron condenados Jaime, Schiavi y los empresarios que administraban el ferrocarril Sarmiento

Martes 26 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
Foto: Archivo

Sin los refuerzos presupuestarios y de personal que pidió la fiscalía para enfrentar el proceso, Julio De Vido, el hombre fuerte del kirchnerismo que concentró en sus manos decisiones por miles de millones de dólares en obras públicas, comenzará a ser juzgado desde mañana, por primera vez, por la tragedia ferroviaria de Once, en la que murieron 52 pasajeros.

La fiscalía llegará a este juicio sin los dos colaboradores que pidió porque la Procuración condicionó los contratos a que el gobierno nacional financie esos salarios. Pero nadie puso un peso, por ahora.

El juicio a De Vido comienza casi en simultáneo con el llamado a indagatoria de la ex presidenta Cristina Kirchner, cuando será juzgado el ex vicepresidente Amado Boudou y próximo a cuando se conocerá la sentencia contra el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno.

De Vido llega a este proceso con Maximiliano Rusconi como nuevo abogado tras la abrupta renuncia de sus letrados anteriores. Rusconi pidió suspender el juicio para tener tiempo para estudiar el caso, pero el tribunal rechazó ayer su pedido. "No ha lugar", respondió el tribunal, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñíguez.

De Vido llega a juicio debilitado porque la Justicia volvió a pedir su desafuero por el fraude de la mina de Río Turbio (ver aparte).

Esta vez de Vido enfrentará las acusaciones de estrago culposo y fraude por no haber controlado los trenes que tenía la concesión TBA. Esta falta de control provocó que la mañana del 22 de febrero de 2012 el tren chapa N° 16 de la línea Sarmiento (TBA) chocara con la cabecera del andén 2 de la estación Once, lo que causó la muerte a 52 personas y lesiones a cerca de 790.

De Vido dice que él no tenía la misión de controlar, sino que ésa era tarea de otros organismos del Estado.

El proceso se basará en la interpretación de resoluciones y decretos donde están previstas las obligaciones del ex ministro. Será un duelo de especialistas en derecho administrativo, pero que llevarán adelante penalistas.

Por esta tragedia ya fueron condenados el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime (seis años de prisión), su sucesor Juan Pablo Schiavi (ocho años) y el titular de TBA Claudio Cirigliano (nueve años), entre otros. El único preso es Jaime, aunque por otras causas; el resto está en libertad porque el fallo aún no está firme.

De Vido es el protagonista del segundo juicio por la tragedia de Once, junto con Gustavo Simeonoff, quien era titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren).

Durará cerca de cuatro meses y serán citados unos 40 testigos. Las declaraciones de los que expusieron en el primer juicio serán incorporadas por lectura o con videos.

El fiscal que acusará es Juan García Elorrio, pero no contará con los recursos para nombrar dos colaboradores que viene reclamando desde octubre del año pasado. Le envió media docena de oficios a su jefa, la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Nunca obtuvo una respuesta. Hasta que el 1º de agosto pasado la procuradora firmó la resolución PER N° 2009/17, que designa para todas las fiscalías ante los tribunales orales de Comodoro Py 2002 un cargo de secretario y otro de jefe de despacho. Esto es debido a que enfrentarán graves, voluminosos y complejos juicios por corrupción por los casos Ciccone, dólar futuro, plan Qunita, Jaime, IBM-DGI, mafia de los medicamentos, PAMI-Di Césare, entre otros. Pero Gils Carbó argumentó que esas contrataciones estaban supeditadas a que el gobierno nacional le diera los fondos necesarios para financiarlas.

El tiempo pasó y ni Gils Carbó puso plata de su presupuesto ni lo hicieron las autoridades de la Jefatura de Gabinete, a cargo de Marcos Peña, ni las del Ministerio de Hacienda, a cargo de Nicolás Dujovne.

El primer día de audiencia comenzará con la lectura del auto de elevación a juicio que condensa las acusaciones en su contra y la semana próxima, pues el juicio se realizará con una audiencia cada siete días, será invitado a prestar declaración indagatoria. No hay posibilidades de que el juicio oral se postergue por la renuncia de los abogados.

La Oficina Anticorrupción es querellante en esta causa y había pedido que la representara la defensora oficial Paola Bigliani, que ya interviene en el juicio.

Ahora los nuevos abogados de De Vido deberán preocuparse por este proceso y otro juicio que comenzará en el primer trimestre de 2018, por la compras de trenes en mal estado a España y Portugal. Además De Vido también está procesado y embargado, entre otras causas, por la compra de material considerado inservible para el tren Belgrano Cargas y en la causa por la creación y administración de la línea aérea estatal Lafsa, que nunca operó.

El ex ministro ya fue indagado por el juez federal Sebastián Casanello sobre las coimas que se pagaron para la ampliación de gasoductos en el caso Skanska y el magistrado está a punto de resolver su situación, que lo pone más cerca de otro procesamiento.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.