Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Abierto de Tortugas: jugadores y público están a gusto con las nuevas reglas

Los cambios para mejorar el espectáculo surten efecto: los partidos son más ágiles y breves, con más ritmo y goles de bocha viva

Martes 26 de septiembre de 2017
0

La Dolfina vs. La Irenita, Abierto de Tortugas. Tribunita de madera a la sombra, costado de la cancha 2 de Pilar. "Lindo partido", apunta alguien del público. "Sí, está bueno", asiente alguien al lado.

Al rato, Ellerstina vs. Cría Yatay. Cerca de una tabla de la cancha 1, silla de plástico, sol en contra. "La verdad es que es mucho más dinámico. Menos mal", afirma un espectador en el cuarto chukker.

Fin del sexto ahora. "¡Qué dos partidos vimos! ¡Un montón de goles!", festeja el mismo hombre, que miró también La Dolfina vs. La Irenita.

Séptimo período. Breve diálogo con otro aficionado.

-Está buena la regla esa de sacar [de costado, con penal en vez de throw-in]

-¡Sí, fantástico!

-Y lo de no esperar en el throw-in también.

Es lunes y hay bastante concurrencia en el predio de la AAP. La hubo también en Tortuguitas seis días atrás, cuando se abrió el primer certamen de Triple Corona. Y lo mismo antes en las finales de los abiertos de Jockey y San Jorge. Eduardo Novillo Astrada (h.), el presidente de la AAP, cree que la mejora se debe a los cambios de reglas de juego. El público parece darle la razón.

Y los partidos del día, también. El de La Dolfina (20-6), muy entretenido, duró 89 minutos. El de Ellerstina, un poco menos incluso. La de una hora y media, cuando no hay demoras anormales, viene siendo la duración en promedio de los encuentros de Tortugas, unos 20 minutos menos que lo habitual hasta 2016. Es la idea: hacer más breves los partidos, con más contenido y menos tiempo muerto, y más atractivos en el juego, de mayor ritmo.

Para eso la AAP instrumentó el penal rápido en lugar del throw-in al reponer tras una salida de bocha por un costado, la abreviación de 30 segundos en la extensión de cada período y normas para hacer más veloz el juego, además de impedir la salida a cubrir el arco en los penales de 30 yardas y de enfatizar que no se debe exceder el tiempo entre chukkers y en otras situaciones de bocha muerta. El combo está resultando: se juega más velozmente y hay menos goles de penal.

"Está bueno el cambio, los partidos son más ágiles. Se van afuera muchísimas menos bochas, no es un jugada buena tirarla afuera. Hay más minutos de juego en el chukker, y menos de ir al galopito para un throw-in. Ahora hay que jugar rápidamente. Se va viendo partidos mejores", celebra ante la nacion Juan Martín Nero. "Hay que cambiar más rápidamente de caballo", advierte el back de La Dolfina, que tras marcar un gol se fue a reemplazar montado y, con él fuera de jugada, su equipo recibió un gol por una respuesta veloz de La Irenita. "Ahora hay un desgaste diferente de los caballos; van a tener que tomar otro ritmo", observa el trenquelauquense.

Rechaza, en cambio, que no se pueda defender ante un penal de 30. Con él coincide su compañero Pablo Mac Donough. "No me gustaría que un suplementario de la final de Palermo se definiera con un 30 yardas con arco abierto. Me gustaría que se pudiera parar los penales de 30", objeta el Nº 3, que está de acuerdo en lo principal: el nuevo saque desde una tabla. "Eliminar el throw-in del costado ha mejorado el juego", elogia, pero indica que "las demás reglas nuevas no influyen tanto".

Parecido a lo que piensa Facundo Pieres. "La regla más importante es la del saque desde las tablas, que obliga a estar más atento. Los jugadores se apuran por hacerlo o por tomar su posición para defender. Que no haya throw-in da más ritmo; todos quieren salir rápidamente. Yo daría un poco más de tiempo para que se saliera jugando. Y cobrar el off-side en el throw-in después de un gol está bueno. El resto, como lo de los penales de 30, no cambia mucho", opina el 3 de Ellerstina.

Ignacio Novillo Astrada. Guillermo Caset, Facundo Sola, Matías Mac Donough, Joaquín Pittaluga son otros de quienes aprueban en general las innovaciones reglamentarias. Con algunas objeciones, por cierto. "No hay que tardar tanto con las reglas. Habría que ir sabiendo lo que se va a hacer. Y no me va el off-side", indica el mayor de los Mac Donough. "Por ahora están buenas las reglas. Hay que probarlas más. Tenemos que internalizarlas, adaptarnos, tanto nosotros como los referís", observa Nacho Novillo. "No me gusta lo del off-side; tienen que reverlo", pide Sola. "Me gustan las reglas pero todavía hay confusión. El penal rápido desde un costado es un poco riesgoso. Hay mucha gente en poco espacio y peligro de bochazos", llama la atención Caset.

Pero en cuanto a llamados de atención, pocos tan ostensibles como el de Clemente Zavaleta a dos compañeros demorados para formar en un throw-in de La Irenita. "¡Dale, Negro! ¡Dale, Titooo!". No hay caso: penal para La Dolfina y gol. Está claro: en este polo que se desvela por ser vivaz, nadie puede dormirse. Para que no se duerma el público.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas