Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otra vez todo vuelve a la "anormalidad" en las aulas públicas

Martes 26 de septiembre de 2017
PARA LA NACION
0

El conflicto de las tomas de algunos colegios porteños por el reclamo de la reforma del secundario podía tener dos finales muy poco felices. Por un lado, que las escuelas siguieran bloqueadas y sin dictado de clases. Es inconstitucional que estén bloqueadas en el ciclo escolar y lesiona el derecho a educarse que la mayoría de los alumnos desea ejercer. Aun cuando la calidad de los aprendizajes en esas escuelas públicas sea pobre, según los resultados del Operativo Aprender, éstas deben permanecer abiertas y el derecho a educarse debe ser inalienable para todos sus alumnos.

El otro peor resultado que se podía espera era que las tomas se levantaran como resultado de que las autoridades de la ciudad aceptaran los reclamos de los propios alumnos. Si bien la información que se maneja todavía no es precisa, y aun cuando las más altas autoridades de la Ciudad hayan afirmado su vocación de avanzar con la reforma en los términos en los que se ha planteado, las manifestaciones de algunas agrupaciones estudiantiles dejan dudas sobre los pasos siguientes en esta saga.

¿Acaso los alumnos han abierto un espacio de negociación con las autoridades, en donde volcarán sus propuestas y sugerencias, como condición para "permitir" que reforma entre en vigor a partir de 2018? ¿Es eso lo que estamos presenciando?

La reforma porteña, como cualquier reforma educativa, es una discusión de un tipo de escolarización determinada (alternativa al modelo actual, que sabemos que fracasa), y para debatirla hay que argumentar con leyes, modelos, resoluciones, normativas, métricas de aprendizaje y modelos pedagógicos. Los chicos no están de ninguna manera en condiciones de hacer un aporte útil en este debate, como tampoco lo están sus padres, los medios o quienes no están formados para ello. No es un tema de voluntad, sino de pericia y preparación. Cuesta encontrar los argumentos que puedan validar darles voz y voto a ellos en este debate.

Y me quedo pensando en los alumnos que quisieron ejercer su derecho a estudiar y aprender, y se vieron impedidos de hacerlo por un grupo de jóvenes activos insensatos mal asesorados. A ellos ¿quién los cuidará en este nuevo capítulo?

Presidente de la Asociación Civil Educación 137

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas