Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Katie Holmes, Tom Cruise y el contrato posnupcial más secreto de Hollywood

Franco Torchia

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 03 de octubre de 2017 • 00:50
0
Foto: Archivo La Nación

El concepto de contrato "prenupcial" se hizo conocido entre el gran público argentino en 2011 cuando el futbolista uruguayo Diego Forlán habría antepuesto documentos varios antes de su enlace con Zaira Nara . Corolario: no hubo boda. A partir de allí -reforma del Código Civil mediante, en 2015- se cita ahora el contrato prenupcial como quien alude al pronóstico del tiempo, sobre todo cuando una de las dos partes tiene solamente una caja de ahorro en pesos. Por el contrario, en Hollywood hace años que se habla de acuerdos posnupciales, como para en un tiro por elevación, señalarle al Cono Sur su atraso en materia de matrimonios por encargo, estrategia o desesperación.

Así, el hecho de que desde hace algunos días la actriz Katie Holmes , ex esposa de Tom Cruise , y el actor Jamie Foxx hayan decidido dejar de ocultar su relación, un secreto a voces desde 2012, según la prensa del corazón de ese país, coincidiría con el vencimiento de un "contrato de divorcio" a través del cual el cienciólogo le exigió a su Holmes "no lucirse en público con una nueva pareja durante 5 años" (y de paso que esa pareja no se acerque a Suri, la hija que tuvieron ambos; y además que la ex Dawson's Creek no hable de todo lo que supo de la Cientología en esos seis años de matrimonio). Monto a favor de la actriz: $4,8 millones de dólares.

Ahora, la salida del armario romántica fue en la playa californiana de Malibú. La espuma de las orillas pega en los joggins de Foxx y en el solero largo de Holmes. Los paparazzis están muy cerquita -las fotos destilan acuerdo total con la prensa, aunque luego de publicadas se insistió que fueron robadas con potentes teleobjetivos-. Se respiran aires de libertad: hasta ese momento, los tórtolos se habían tenido que camuflar hasta de maniquíes de feria americana, como cuando un domingo de abril cenaron aplastados por velos y sombrerones en un conocido restaurante de Nueva York. Además, el noviazgo encubrió siempre un duelo viril: en 2004, Cruise se había abrazado a Foxx durante el rodaje de Colateral. Sí, colaterales los efectos. Justamente.

Una de las preguntas que este romance propugna es, entonces: ¿soportaría algún ejemplar de la colonia mediática argentina cinco años de silencio como Holmes y Foxx, sin tentarse a la primera de cambio (sea cambio en el valor del euro, cambio de titular en gerencia de un canal de TV, cambio en la titularidad de una sala teatral en Las Grutas)? En el país, las parejas, los acoplamientos, los romances reales o los "vínculos de temporada" son a menudo la única moneda de cambio que puede repercutir en el corte de entradas para el vodevil en curso o en el grado de fama e interés que puede despertar tal o cual personaje mediático. Sin "idilio" no hay página de revista ni acumulación de corazoncitos en Instagram. Así que si hay amor, que se vea.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas