Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En fotos: crisis total en Puerto Rico tras el demoledor paso del huracán María

La isla está sin luz y no tiene alimentos suficientes para los tres millones de habitantes golpeados por la tormenta

Una ruta en Toa Alta, completamente destruida. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
Los deslaves se llevaron varias casas construidas en la montaña. Foto: AFP / Héctor Retamal
Una familia mira los restos de su casa. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
En la zona de Corozal las casas quedaron reducidas a una pila de escombros. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
Una casa destrozada en Toa Baja. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
Desbordamiento de la represa del río Guajataka en San Sebastián. Foto: AFP / Héctor Retamal
Hilda Colón permanece en un refugio y es controlada por los médicos. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Una calle inundada en la zona de Juana Matos. Foto: Reuters
Una grúa limpia las calles en la zona de Yabucoa. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Vista de una vivienda en Barranquitas. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
Un hombre mira desde el balcón de su casa luego del paso del huracán. Foto: Reuters / Carlos Garcia Rawlins
Miles de animales perdieron la vida . Foto: AP / Gerald Herbert
La presa de Guajataca después de María, en Quebradillas. Foto: Reuters / Alvin Báez
El paso del huracán trajo como consecuencia la falta de agua potable. Foto: AP / Gerald Herbert
Una niña y su madre hacen cola para conseguir agua . Foto: AP / Gerald Herbert
Una de las tantas familias que lo perdió todo. Foto: AP / Gerald Herbert
El barrio de Coamo quedó destruido. Foto: DPA/ Carol Guzy
Una niña descansa sobre los restos de su casa. Foto: DPA/ Carol Guzy
Un restaurante temático de aviones sufrió graves daños. Foto: AFP / Ricardo Arduengo
Martes 26 de septiembre de 2017 • 11:17
0

SAN JUAN.- El desafío ahora es levantarse. Tras el tremendo paso del huracán María por Puerto Rico , las autoridades de la isla aún están calculando los costos de lo que se espera sea un esfuerzo de meses. El ciclón que alcanzó la categoría 4 la semana pasada tuvo vientos de 249 kilómetros por hora y enormes marejadas, que provocaron al menos 10 muertos, destrozaron construcciones enteras y dejaron a más de 3 millones de habitantes sin luz y sin telecomunicaciones.

La población deberá hacer frente no sólo a la destrucción sino también a la ausencia de todo: no hay combustible, los estantes de las tiendas están vacios y no se consigue leche, carne u otros productos perecederos. Ni siquiera agua potable.

Agencias AP, Reuters y DPA

Edición fotográfica: Fernanda Corbani

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas