Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Perpetua para el triple femicida de Mendoza

El profesor de taekwondo Daniel Gonzalo Zalazar fue condenado a prisión perpetua, luego de reconocer la autoría de la masacre

Martes 26 de septiembre de 2017 • 12:37
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Perpetua para el triple femicida de Mendoza
Perpetua para el triple femicida de Mendoza. Foto: Gentileza diario El Sol

Llegó a su fin judicial el trágico caso del triple femicida de Mendoza , ocurrido en octubre del año pasado. El profesor de taekwondo Daniel Gonzalo Zalazar (31) fue condenado a prisión perpetua, luego de aceptar someterse a un juicio abreviado donde reconoció la autoría de la masacre, para evitar exponerse en un largo debate oral y lograr el traslado a su provincia natal, Santa Cruz.

Su situación se complicaba con el correr de los meses, luego de que se confirmara que el ADN hallado en la escena del crimen correspondía a su patrón genético, además de encontrase rastros de su piel debajo de las uñas de las víctimas, la ex pareja de Zalazar, Claudia Lorena Arias (29), la tía de la mujer, Susana Ortiz (53), y la abuela, Silda Vicenta Díaz (90), quienes murieron acribilladas durante el ataque del hombre en la casa que ellas compartían. Lo que sí quedó aclarado en el proceso judicial es que la beba que tuvo Claudia y que habría sido el motivo que desencadenó los crímenes, por la manutención, no era de Zalazar, luego de realizarle los estudios genéticos pertinentes.

Finalmente este martes, como adelantó el diario local El Sol, más allá del juicio abreviado y de la posibilidad de que tuviera una rebaja en la pena, el tribunal de la Quinta Cámara del Crimen lo halló culpable y dispuso la pena máxima contra el hombre, quien estaba acusado por homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género (en el caso de la ex pareja) y homicidios criminis causa agravado por alevosía (por asesinar a la tía y a la abuela de Claudia). Además, estaba imputado por intentar acabar con la vida de la beba de 10 meses y el hijo de Lorena de 11 años, quienes sufrieron heridas cortantes y se salvaron de milagro. Otro hijo de Arias, de 9 años, logró esconderse en un auto, dar aviso a otros familiares y evitar que la tragedia fuera aún mayor. Por esos días, se supo que Zalazar quería que la casa explotara: había dejado una vela encendida y el gas abierto en la vivienda del barrio Trapiche, en Godoy Cruz, donde ocurrieron los homicidios el 23 de octubre durante la madrugada.

En ese sitio se levantaron manchas de sangre en las rejas, en el patio y en una heladera así como en el auto y en una botella. También, se comprobó que la bolsa que contenía, además de ropa con sangre y zapatillas, un cuchillo, el cual fue hallado en la vía pública cerca de la vivienda del acusado, que también le pertenecía.

El homicida se encuentra en la penitenciaría provincial de Boulogne Sur Mer, en un pabellón especial para detenidos por violencia de género y abusos sexuales, a la espera de lograr el traslado a la penitenciaría de Río Gallegos, en el sur del país, para estar más cerca de su familia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas