Pablo Del Campo vuelve a la publicidad tras un año y medio con un nuevo proyecto que apuesta por contenidos y entretenimiento

El publicista argentino más galardonado de su generación adelanta cómo será su nuevo emprendimiento personal

Miércoles 27 de septiembre de 2017

Su nombre es sinónimo de la publicidad argentina y tras un año y medio de silencio está de regreso. Expirada la cláusula de no competencia que firmó con Saatchi & Saatchi luego de dejar el cargo de director creativo Global de la red, Pablo Del Campo está al frente de un nuevo proyecto que lleva su sello: Del Campo Global.

"Nunca voy a dejar de sentirme un creativo publicitario, pero me cuesta pensarme hoy como una agencia. No sé cuál va a ser el futuro de ese formato, pero siento que hay espacio en la industria para pensar algo en escala más chica, desde la producción y la estructura hasta las ideas, y que desde ahí se pueden hacer cosas maravillosas", dice el publicista en diálogo con LA NACION.

El 1° de septiembre fue la fecha elegida para comenzar el proyecto que está orientado a la generación de contenidos vinculados al entretenimiento. Empresas de energía, comercio electrónico, bebidas alcohólicas, turismo, salud y tarjetas de crédito son algunas de las que trabajan con Del Campo, quien por confidencialidad elige no revelarlas.

"Lo que hacemos es sentarnos con un cliente, escucharlo y ver cuál es la propuesta creativa que se le puede hacer a partir de su situación. El foco es trabajar fuerte en un primer diagnóstico para ver qué solución se puede dar", dice el creativo, quien detalla que prepara el lanzamiento de una radio para una de las marcas de su cartera.

"Me gusta la figura del planner, que cuando empecé casi no existía como tal. Me parece que muchas veces ese rol se está perdiendo y es una figura que puede acompañar al cliente no como un asesor para contar algo, sino como un socio del negocio. Antes las agencias nos dedicábamos a contar algo que al cliente le parecía interesante, pero creo que en este momento las cabezas publicitarias pueden ayudar a una empresa a encontrar oportunidades de negocio que tal vez no ven", agrega el publicista, que además incursionó en el negocio teatral como productor de la obra Casi normales.

Nuevo esquema

Sus flamantes oficinas, en pleno Palermo, recibirán a clientes y colaboradores sobre una mesa de trabajo que para su construcción utilizó el metal y las bases de algunos de los 90 leones de Cannes que Del Campo ganó a lo largo de su carrera, aunque los convidados, dice, cambiarán según cada trabajo. "Trato de no atarme a un modelo o a un formato, porque hasta me parece un lujo innecesario. Está buenísimo contar con muchos talentos a tu disposición, pero ni la agencia que más factura en el mundo puede sostener algo así", explica el creativo.

Los directores Javier Vázquez (Amando a Maradona) y Marcos Carnevale (Viudas, Elsa & Fred, El fútbol o yo), o la guionista Lily Ann Martin (Valientes, Esperanza mía) son algunos de los miembros de un equipo que también convoca a especialistas en redes sociales, diseñadores, músicos y hasta expertos en lenguajes de señas.

Según Del Campo, la publicidad mundial atraviesa un momento de redefinición, en el marco de nuevos vínculos entre clientes, cambio de hábitos entre los consumidores y reformulación de los contenidos, y es en ese nicho donde se abren oportunidades para propuestas como la suya. "El anunciante piensa en muchos proveedores, buscando a quien mejor trabaje en cada tema, y se corre el riesgo de que se pierda la dirección creativa. Me parece que está bueno en este escenario tener el grado de confianza con un cliente para generar contenidos", dice.

Además, asegura que en su regreso no competirá con las agencias, sino que hasta podría complementar su proceso creativo. "Este momento tiene que ver más con proyectos que con decir: «Este es mi cliente». La sensación que tengo es que los anunciantes son de todos. Hoy no pitchearía por una marca", dispara.

Según su diagnóstico, hoy no sólo crujen los esquemas internos de las agencias, sino también la circulación de los contenidos y la remuneración de los creadores, un factor que dinamiza, a su vez, los nuevos modelos de trabajo de los publicistas. "La mayor dificultad es cómo te pagan las ideas creativas. Durante mucho tiempo parecía que los anunciantes le hacían un favor a la agencia comprando una alternativa disruptiva, pero hace un tiempo empezaron a ver que esa disrupción les empieza a dar grandes resultados. El punto es que hoy, los clientes no pagan a las agencias lo necesario para sostener las estructuras", analiza.

Global desde acá

"En la Argentina nos destacamos en la creatividad porque somos rápidos", dice Del Campo, al recordar cómo en sus inicios, en 1989, durante la hiperinflación debía resolver con éxito solicitudes de avisos que llegaban a la agencia Casares Grey en apenas dos horas. "Si bien los Estados Unidos representan el 70% del mercado de comunicación y la industria publicitaria global, a mí me gusta pensar siempre desde acá. Cuando fui director global de S&S, mi argumento para estar en Buenos Aires era que acá estaba la mejor creatividad y que en términos de costos es supereficiente", explica.

Sin embargo, el trabajo de Del Campo Global buscará trascender las fronteras del mercado doméstico. Además de clientes locales, su boutique ya trabaja en contenidos desde Buenos Aires para anunciantes en Puerto Rico o España, y colaboraciones con otros colegas. "De la Argentina salen un montón de modelos de negocios y de trabajos. Es un momento genial de colaboración. Lo que tiene de genial y de angustiante este momento es que podés hablar de muchas formas diferentes", precisa.

Sus expectativas acompañan la reputación que construyó en dos décadas en la industria. Desde su ingreso a Casares Grey, en 1989, y sus pasos por Lautrec Saatchi & Saatchi y luego Del Campo/Nazca S&S, galardonada como Agencia Internacional del Año en 2011 por el medio especializado Advertising Age, se posicionó como uno de los creativos más destacados de la Argentina en todo el mundo, y en su regreso busca revalidar pergaminos: "Creo en la disrupción, no sólo desde las formas, sino también desde el mensaje. Raúl Salles, uno de los dueños de Lautrec, siempre decía que el creativo en una agencia tenía que tener un 70% de capacidad ociosa para tener las posibilidades de volar, crear y hacer la diferencia. Hoy eso es imposible en las grandes estructuras, pero algunos estamos pudiendo darnos ese lujo".

Formación

Se formó en la escuela de la Asociación Argentina de Publicidad.

Primeros pasos

Ingresó en 1989 a Casares Grey. Luego pasó a Lautrec Saatchi

Proyecto propio?

Fundó Del Campo Saatchi & Saatchi en 2000, donde se consagró como uno de los grandes creativos globales. La firma fue galardonada como Agencia Internacional del Año por Ad Age en 2011

Premios

A lo largo de su carrera ganó más de 90 leones en Cannes, donde fue presidente del jurado en reiteradas ocasiones

A diez años de un partido histórico

En 2007, el tenis mundial vivió un partido de exhibición que quedó en la historia. De un lado, el suizo Roger Federer. Del otro, el español Rafael Nadal, enfrentados en una cancha mitad de césped y mitad de polvo de ladrillo, las superficies preferidas de ambos tenistas. Del Campo fue el cerebro creativo detrás de La Batalla de las Superficies, una idea desarrollada en Palma de Mallorca que convocó a 200 millones de espectadores globales en la era previa a las redes sociales.

"Es una muestra de que no podés pensar cualquier idea sin una cuota de entretenimiento", dice el creativo, ?y destaca la vigencia de ambos tenistas, quienes ?a 10 años de aquel partido mantienen su nivel y se repartieron los Grand Slam de 2017: "Por un lado hay tecnología aplicada al deporte, pero también hay inteligencia, autoco-?nocimiento y conducta. Uno se ocupa de mantenerse. Es alucinante lo que hacen y dan un ejemplo enorme.

Ver comentarios
Ir a la nota original