Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La revancha de los ladrillos

El sector acelera de la mano de los créditos hipotecarios, el blanqueo y una economía que repunta; los desarrolladores se animan a nuevos proyectos y se entusiasman con los préstamos intermedios, mientras las inmobiliarias se adaptan para atender a un público que hasta ahora estaba excluido

Miércoles 27 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Christian Bazarian, Alejandro Ginevra, Carla Quiroga (LA NACION), Miguel Camps y Gonzalo de la Serna
Christian Bazarian, Alejandro Ginevra, Carla Quiroga (LA NACION), Miguel Camps y Gonzalo de la Serna. Foto: Fabián Malavolta

Los famosos "brotes verdes" de la economía tuvieron uno de sus exponentes en el sector inmobiliario. El fin del cepo y el resurgimiento del crédito hipotecario fueron medidas clave para que el sector comenzara a jugar con reglas claras para crecer. El debate sobre desafíos y oportunidades fue el eje central durante la segunda edición Real Estate Argentina, encuentro organizado por LA NACION en el Malba y que fue moderado por los periodistas José Del Rio y Carla Quiroga.

La jornada abrió con la presencia de Nicolás Tejerina (Navent - ZonaProp), quien repasó el impacto del big data y la comunicación en el sector y dijo que la Argentina está adelantada en la utilización de estas herramientas, pero que aún puede crecer: "Tenemos talento y recursos para hacer un catch up rápido a medida que el mercado responda".

En tanto, el economista Orlando Ferreres dio un panorama macroeconómico y pronosticó una inflación cercana al 20% y un crecimiento del PBI de hasta el 3,5 por ciento para 2017. Expresó: "Salvo algún país del sudeste asiático, ninguno viene creciendo a este ritmo".

Los desarrolladores también dijeron presente. Christian Bazarian (Corporación América Inmobiliaria) afirmó que los proyectos mixtos "permiten mitigar riesgos y sacar lo mejor de cada uno de los mercados", mientras que Alejandro Ginevra (GnvGroup) y Gonzalo de la Serna (Consultatio) se refirieron a cómo la presión fiscal impacta en la rentabilidad de la construcción. Miguel Camps (Argencons) habló del potencial del crédito intermedio.

Por parte de las inmobiliarias, Gabriela Goldszer (Ocampo Propiedades) explicó que, por el resurgimiento del crédito, el principal cliente pasó de ser el inversor al consumidor final con sus nuevas exigencias. Toribio Achával (Toribio Achával) describió a ese cliente como "muy sensible a las expensas" y Alejandra Covello (Covello Propiedades) añadió: "Para cada uno hay una forma de comunicar y adquirir esa gimnasia también significa no desvalorizar a nadie".

Corinna de Barelli (Knauf) defendió la incorporación de innovación en la construcción: "Los reclamos de las constructoras, que quieren mayor productividad y rentabilidad, pueden ser resueltos con mayor tecnología, tanto a nivel material como a nivel procesos", dijo.

El mercado de las oficinas también estuvo en el debate. Domingo Speranza (Newmark Grubb Bacre) pronosticó buenos años para las zonas de Núñez, Retiro y Microcentro, mientras Rodrigo Millán (Jones Lang LaSalle) aseguró que el área de Catalinas se desarrollará con la vuelta de los grandes bancos de inversión. Diego Cazes (L.J. Ramos), auguró que 2018 será un año bueno, porque hay compañías que "están analizando superficies de 2000 m2 para arriba" y Héctor Salvo (Raghsa) analizó la baja rentabilidad en el segmento.

Por su parte, Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, delineó los principales puntos del proyecto de Código Urbanístico, como la sustentabilidad, las zonas mixtas y la fijación de alturas máximas.

Daniel Alonso (Banco Provincia) contó cómo el banco se está transformando para atender la demanda de créditos. Iván Kerr (subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación), se refirió a la necesidad de securitizar las hipotecas, y Sebastián Sommer (CasasARG) hizo hincapié en la importancia que tiene el mercado de capitales para el sector inmobiliario.

La jornada terminó con la presencia de Daniel Elsztain (IRSA). El ejecutivo expresó el deseo de la compañía de ingresar en el segmento de viviendas y dijo: "Espero que haya mucha oferta, para que no se haga una burbuja". Para terminar, se declaró optimista mientras la Argentina "continúe en un camino claro y las reglas sean iguales y transparentes para todos".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas