Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un palestino mató a tres israelíes en un asentamiento

El agresor fue abatido por las fuerzas de seguridad en la colonia Har Adar, en Cisjordania

Miércoles 27 de septiembre de 2017
0

TEL AVIV.- En uno de los incidentes con más víctimas en dos años de episodios violentos, tres guardias de seguridad israelíes murieron ayer y otro resultó gravemente herido por los disparos de un atacante palestino en la entrada de un asentamiento judío cerca de Jerusalén, en la zona ocupada de Cisjordania, antes de ser abatido.

El agresor, un hombre de 37 años procedente de la vecina localidad palestina de Beit Surik, tenía permiso de trabajo en el asentamiento Har Adar. Llegó junto a otros trabajadores y sacó el arma cuando los guardias procedieron a registrarlos, explicó la vocera de la policía Luba Samri.

El ataque es uno de los más sangrientos en meses y se produce durante la estación vacacional judía. Los muertos son un oficial de policía fronterizo de 19 años y dos guardias de seguridad privados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que el ataque es resultado de la "incitación sistemática" por parte de la Autoridad Palestina, al tiempo que llamó al presidente palestino, Mahmoud Abbas, a condenar el ataque.

El presidente israelí, Reuven Rivlin, condenó el atentado. "El horrible ataque terrorista muestra una vez más que el frente más importante para nuestras fuerzas de seguridad, día a día, es el de proteger y defender la seguridad de los ciudadanos de Israel", escribió en Twitter.

El ejército rodeó el pueblo del atacante y sólo permitía la salida o entrada tras estrictos controles y por motivos humanitarios. Netanyahu lo confirmó y aseguró que la vivienda del "terrorista" será demolida, y los permisos de trabajo de los familiares de Surik serán revocados.

Algunos políticos israelíes están pidiendo una revisión de los permisos que permiten trabajar en Israel y los asentamientos a miles de palestinos tras el ataque de ayer.

Sin embargo, el Shin Bet, el servicio secreto israelí, informó que Surik tenía un historial de "significativos problemas personales y familiares, incluyendo violencia familiar".

La agencia de inteligencia interna agregó que el hombre era padre de cuatro hijos y que su mujer huyó hace un par de semanas a Jordania dejándole a los pequeños.

En este contexto, el grupo palestino islamista Hamas alabó el ataque señalando que demuestra que la "relación con la potencia ocupadora (Israel) no es una relación de coexistencia, sino de resistencia armada", dijo un vocero en Gaza, que calificó el ataque de una reacción a las "medidas de ocupación" en Jerusalén y la mezquita de Al-Aqsa en la Explanada de las Mezquitas.

El vocero se refería a las medidas de seguridad impuestas por Israel en el lugar sagrado tanto para musulmanes como para judíos que a mediados de julio provocaron un estallido de violencia.

Desde el inicio de una ola de atentados hace unos dos años han muerto más de 40 israelíes en ataques similares, así como unos 300 palestinos, la mayoría agresores abatidos por las fuerzas de seguridad.

También la Yihad Islámica alabó el atentado, que consideró una "reacción natural" a la ocupación israelí. El asentamiento está al borde de Cisjordania, al nordeste de Jerusalén.

Israel conquistó Cisjordania y lo controla en gran medida desde la Guerra de los Seis Días, en 1967. En el territorio palestino viven 420.000 colonos israelíes y 2,9 millones de palestinos.

El Consejo de Seguridad de la ONU exigió en diciembre un cese total de la construcción de asentamientos por parte de Israel, al considerarlos un obstáculo para lograr la paz. El enviado de la ONU a la región, Nickolai Mladenov, llamó a todas las partes oponerse al terrorismo.

"El horrible atentado terrorista de Har Adar es la noticia de bienvenida que han preparado los palestinos al enviado estadounidense Jason Greenblatt", dijo la vicecanciller israelí, Zipi Chotoveli, en referencia a la llegada la próxima semana del negociador nombrado por el presidente estadounidense, Donald Trump, en su intento de impulsar el proceso de paz.

Agencias DPA y AP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas