Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sin refuerzos: un calendario exigente que River afrontará con lo que tiene

"Estamos los que estamos", señaló Gallardo, alejando la posibilidad de reforzarse para las semifinales de la Copa; coincidió D'Onofrio

Miércoles 27 de septiembre de 2017
0
"No hay muchas posibilidades de traer", aceptó Gallardo
"No hay muchas posibilidades de traer", aceptó Gallardo. Foto: FotoBAIRES

"Estamos los que estamos". Luego de sumar siete refuerzos y desembolsar una cifra cercana a los 20 millones de dólares, Marcelo Gallardo fue muy concreto sobre la posibilidad de incorporar un jugador de cara a las semifinales de la Copa Libertadores . Hoy, no hay un nombre que desviva al cuerpo técnico de River. Por eso, de no surgir una alternativa seductora y concreta en las próximas horas, el plantel no tendrá variantes para afrontar el definitorio y exigente mes de octubre.

Las novedades serán los ingresos de los uruguayos Marcelo Saracchi y Nicolás de la Cruz en la lista de la Copa. Con tres cambios disponibles, resta saber si se hará una tercera modificación -podría ser algún juvenil-, ya que entre lesionados, suspendidos y jugadores que ya no están, River tiene ocho nombres para cambiar: Mina, Lollo, Mora, Arzura, Alario, Martínez Quarta, Mayada y Olivera.

"Gallardo ha sido muy explícito y también Enzo (Francescoli). No ven la posibilidad de incorporar a ningún jugador porque no ven a ninguno que tenga la capacidad como para ocupar un puesto en River y salir a jugar los próximos partidos", señaló el presidente Rodolfo D'Onofrio , en diálogo con ESPN y como agregado a las palabras del Muñeco tras empatar con Argentinos. "No es algo que hayamos evaluado. Si hay alternativas concretas, válidas y de jerarquía, las vamos a analizar. Pero es difícil y no hay que confundir a la gente: no hay muchas posibilidades de traer", había destacado el DT.

Esas opiniones alejan las versiones que señalaban a Darío Cvitanich, ex Boca y actualmente en Banfield, como una alternativa en la delantera, un puesto que en parte quedó desguarnecido tras la salida de Lucas Alario, por el que Bayer Lerverkusen ejecutó la cláusula de rescisión.

La vuelta de Mora

Una alegría para el plantel fue el regreso de Rodrigo Mora al predio de Ezeiza para volver a trabajar con sus compañeros tras tres meses con muletas. El delantero uruguayo jugó su último partido el 14 de mayo ante Boca y el 22 de junio fue intervenido quirúrgicamente: le realizaron un "forage de la cadera derecha" por la necrosis aséptica en la cabeza del fémur, producto de un infarto en el hueso por falta de flujo de sangre. Ayer comenzó con los trabajos kinésicos y tendrá que continuar con la recuperación al menos hasta el inicio de 2018.

Por otro lado, Luciano Lollo todavía se encuentra haciendo reposo domiciliario tras su operación por la rigidez en las articulaciones de los dedos gordos de ambos pies, y todavía se esperan novedades de Marcelo Larrondo. El delantero fue sometido el 9 de agosto a una atroscopia en su rodilla derecha y aún no tiene el alta médica, por lo que su presencia en las semifinales es una incógnita.

A la espera de la resolución de Conmebol por los casos de doping de Mayada y Martínez Quarta que saldría en menos de 10 días, River ya trabaja de cara a los seis partidos que deberá afrontar en los 31 días del próximo mes.

El primero será el próximo domingo ante Tigre por la Superliga. Luego, jugará con Defensa y Justicia el sábado 7 en Formosa por los octavos de final de la Copa Argentina, aprovechando la fecha FIFA. El domingo 14 recibirá a Atlético Tucumán y a partir de allí empezará a enfocarse en los martes 24 y 31, días en los que jugará ante Lanús por las semifinales de la Libertadores. Pese a que no es un calendario repleto de partidos, el único viaje al interior se dará el domingo 29 para jugar ante Talleres, en Córdoba, por la Superliga, a menos de 48 horas del cruce de vuelta frente al granate.

"River va a jugar a las ocho de la noche y después juega el martes a las siete, son menos de cuarenta y ocho horas. Es un problema, no me caben dudas. Pero Gallardo toma las decisiones y verá a qué jugador pone, no puedo opinar al respecto de eso", destacó D'Onofrio. "Para nosotros es un problema mayor porque tenemos que ir a Córdoba. Pero estas cosas son las que quedamos que había que respetar y me parece bien, pero la Conmebol nos puso una fecha en la que se achica el margen de tiempo. A nosotros no nos llamó nadie, es una decisión que le cabe a la Conmebol y tenemos que respetar".

River atiende tres frentes a la vez. Jugará las semifinales de la Libertadores ante Lanús, está segundo en la Superliga, a dos puntos de Boca, y sigue expectante en la Copa Argentina. Cada deltalle cuenta.

River no se queda quieto ante tantos compromisos

Los dirigentes millonarios no quieren dejar ningún detalle librado al azar respecto del calendario tan comprimido en octubre. Y por eso ya piensan en variantes sobre el partido con Talleres, en principio, previsto originalmente para el domingo 29 de octubre. Como la revancha con Lanús será dos días después, en el Sur, en Núñez se barajan dos alternativas: adelantar el partido ante los cordobeses para el sábado 28 o, de hecho, y dada la buena relación entre ambas dirigencias, postergarlo sin fecha definitiva. Claro que eso chocaría contra uno de los principales postulados de la Superliga, que se comprometió a no cambiar el calendario salvo que algún equipo argentino llegara a la final de algún campeonato internacional.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas