Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Conflicto en puerta en la AFA por la ayuda de la Superliga a los cuatro descendidos a la B Nacional

Quilmes, Rafaela, Aldosivi y Sarmiento cobraron en agosto $500 mil por un mecanismo solidario de la Superliga; la AFA retuvo el importe de septiembre y la B Nacional decidió socializar esa cifra: cada uno de los 25 clubes cobrará $80 mil más por mes

Miércoles 27 de septiembre de 2017 • 17:30
0
Foto: Archivo

"Ustedes bajaron a la vecindad del Chavo. Esta es una categoría de pobres contra pobres". Daniel Ferreiro, vicepresidente de Nueva Chicago y presidente de la mesa de la B Nacional, les hablaba a los delegados de Aldosivi (Mar del Plata), Rafaela, Sarmiento (Junín) y Quilmes. Los cuatro clubes que descendieron de la Superliga intentaban defender los $500 mil que la máxima categoría les había entregado a cada uno de ellos como mecanismo de solidaridad.

Esgrimían que debían mantener "contratos y estructuras" derivadas de la primera división, y que habían armado un plantel contando con ese dinero mensual. Ferreiro y el resto de los directivos de la B Nacional contraatacaron: "Debemos socializar este ingreso". Votaron: los descendidos perdieron 15 a 4 (seis clubes estuvieron ausentes). Conclusión: cada institución recibirá a partir de septiembre $80 mil más. En lugar de $1,309 millones netos, cobrarán $1,389 millones. Además, la categoría decidió formar una mesa de trabajo integrada por representantes de Almagro, Quilmes y San Martín de Tucumán con un objetivo puntual: que la Superliga entregue ese "aporte solidario" a los 25 clubes de la B Nacional. O sea que la máxima categoría, en lugar de disponer de $2 millones para los cuatro descendidos (como hace ahora, y como está estipulado en el convenio de coordinación firmado con la AFA), debería ceder $12,5 millones mensuales ($10,5 millones más).

El argumento de quienes buscan esta solución es que la primera división tiene dos equipos menos (pasó de 30 a 28) y que, por esa razón, quedan alrededor de $10 millones para repartir entre los 28 equipos de la elite. La B Nacional pretende que ese dinero baje a los equipos de su categoría. "Claramente, somos la categoría con más asimetrías", dijo Fernando Yécora, de Gimnasia de Jujuy. Ferreiro comparó los ingresos de la B Nacional con los de la Superliga: "La diferencia es de 6 a 1. Los de la Superliga que menos tienen cobran $5,7 millones mensuales más $600 mil de estática. Nosotros, $1,309 millones. Y sin un peso de estática. Tenemos que construir una categoría justa". Además de nombrar a la comisión para que negocie con la Superliga, la B Nacional tiene a Horacio Martignoni (Sarmiento) en otra mesa de trabajo para obtener más ingresos por la venta de sus derechos de TV, que están en manos de TyC Sports hasta 2019.

"Necesitamos de la solidaridad de la Superliga, que entienda que ese gasto menor que va a tener por la menor cantidad de equipos, lo necesitamos de este lado, en la B Nacional", contó Christian Sterli, tesorero de Quilmes, a LA NACION. "Agosto ya está cobrado. Y eso es lo que nos resulta desprolijo: armamos un presupuesto teniendo en cuenta que teníamos este fondo adicional. Tenemos jugadores con rotura de ligamentos a los que les estamos pagando contratos de primera", agregó. A última hora de ayer, representantes de los cuatro descendidos hablaron con la Superliga para contarles la situación. El tema podría ser tratado en la reunión de comité ejecutivo de la máxima categoría, prevista para el próximo martes.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas