Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Javier Ollé. "Por ahora, las cosas que se hacen en la zona franca de Montevideo no se pueden hacer acá"

El gerente comercial de Grupo Selsa, dedicado a la logística de almacenamiento, destaca las diferencias entre los sistemas existentes y sus beneficios para las pequeñas y medianas empresas

Jueves 28 de septiembre de 2017
0
Javier Ollé
Javier Ollé. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez

En medio de una reactivación del sector, Javier Ollé, gerente comercial de la empresa Grupo Selsa, dedicada a la logística de almacenamiento, destaca las diferencias entre las zonas francas, los depósitos fiscales y nacionales, explica cuáles son las alternativas que pueden utilizar las pymes en este nuevo escenario de recuperación cuando necesitan hacer uso de sistemas de almacenaje e indica cuándo es conveniente recurrir a cada uno. Mientras destaca su trayectoria, Ollé recuerda que antes de entrar en el mundo de la logística de almacenamiento trabajó con barcos, haciéndolos entrar y salir del puerto lo más rápido y de la forma más segura posible. Por eso, tras encaminar su vida dentro de este sector, considera que en el mediano plazo la ampliación de beneficios en la utilización de las zonas francas para las pequeñas y medianas empresas se consolidará y detalla el proceso de la actividad y sus cambios a través del tiempo.

-¿Qué es una zona franca y cómo funciona?

-Zona franca es un predio donde hay diversos depósitos, la mayoría de iniciativa privada, que están controlados por la aduana, pero únicamente en su ingreso y egreso al predio, no en depósito. En el predio hay una gatera de ingreso y egreso con una zona primaria aduanera, que es una superficie donde los camiones y los contenedores entran, son controlados y después ingresan al predio. Una vez ingresado, bajan la carga en el depósito correspondiente. Y cuando va a salir es al revés, se carga el camión, se va a la zona primaria de la gatera de salida, se controla la salida, aduaneramente hablando, previo pago de derecho si es de importación o previo tránsito si es una carga que va a un país limítrofe, y sale. Así, el control en definitiva está en la entrada y la salida del predio. Después la permanencia en zona franca es ilimitada en el tiempo. Realmente son cinco años renovables por otros cinco, pero nadie que esté en su sano juicio va a querer estar cinco años pagando un depósito.

-¿Cuáles son las ventajas de utilizar una zona franca?

-Normalmente los que van ahí son empresas que hacen grandes stocks para fraccionar, así solamente nacionalizan lo que venden. Otra ventaja que tiene zona franca es que las empresas pueden vender dentro de zona franca; si vos vendés en zona franca no pagaste nunca derechos porque nunca estuviste técnicamente en la Argentina, estuviste en lo que se llama una "aduana suspensiva". Entonces, permanencia, posibilidades de ventas dentro de zona franca y egreso parcializado serían las tres más grandes ventajas.

-Entonces, ¿un exportador usa la zona franca, por ejemplo, para ir a Chile?

-No, el exportador no usa esta zona franca porque zona franca La Plata estaba pensada originalmente para hacer no solamente almacenaje, sino también para hacer procesos industriales. Supongamos que yo quiero fabricar clavos, necesito entrar hierro en lingotes, instalar maquinaria, contratar energía eléctrica, construir depósitos. Todo eso todavía no lo puedo hacer en la zona franca, porque no está reglamentado en La Plata ni en ninguna otra zona franca del país. En la Argentina están empezando ahora, creo que Bahía Blanca va a empezar. Este gobierno está haciendo las cosas distintas, son más proactivos y quieren realmente que las cosas funcionen. Zona franca es del año 96 y nadie reglamentó esto. Vos pensá que en la zona franca Montevideo, acá enfrente, tenés almacenaje, industrias de todo tipo, tecnología de todo tipo, bancos, confiterías, oficinas? Es una zona franca como en el resto del mundo. En el resto del mundo podés hacer todas las cosas que hacés en Montevideo. Acá no, por ahora.

-¿Cuáles son los depósitos y cuáles son las diferencias en su régimen aduanero respecto de la zona franca?

-Existen depósitos fiscales y depósitos nacionales cuyos regímenes aduaneros son distintos al de la zona franca. Hay empresas que, por ejemplo, necesitan un almacenaje de largo tiempo en zona aduanera exenta de impuestos y eso en un depósito fiscal no se puede hacer. En un depósito fiscal podés estar con tiempo limitado. O por ejemplo a alguien que va a hacer un consolidado de exportación le conviene llevar la mercadería al depósito fiscal. En este caso, lo hace la aduana, o sea, viene un verificador, mira que lo que se declara es lo que realmente se va a cargar en el contenedor y cuando ya hizo la parte aduanera y de pagos de impuestos, se busca el contenedor, se consolida, se carga y se vuelve al puerto. Eso no lo podrías hacer en zona franca, aunque en cualquier zona franca el concepto es que sí podés hacer importación y exportación, pero no es práctico ir hasta La Plata para hacer un consolidado y después venir al puerto de Buenos Aires. En un depósito fiscal podés estar hasta 90 días. Después de 90 días, podés pedir una prórroga de otros 90, a potestad de la aduana, que es la que decide si te extiende el plazo porque estás en lo que se llama zona primaria aduanera, que es como el puerto, que también es zona primaria. En un depósito fiscal no podés vender con factura E, como sí se hace en zona franca. Tampoco podés particionar las salidas al territorio todas las veces que quieras. Lo que entra sale. Si entra paletizado, tiene que salir paletizado. Si entra carga suelta en cajas, tiene que salir carga suelta en cajas. No podés cambiar las condiciones.

En cambio, un depósito nacional es como si fuera un contrato entre privados, porque no hay intervención de la aduana, entonces es un depósito común y corriente con la autorización de la municipalidad para poder funcionar como depósito, sin intervención de la aduana ni de ningún organismo público a menos que ahí se almacenen, por ejemplo, alimentos u otros productos que requieran algún control.

-¿Y del depósito fiscal se saca todo junto y se paga al salir?

Antes de salir, hay que pagar derechos, gravámenes, IVA, gravámenes adicionales, partida estadística, Ingresos Brutos? bastantes cosas. Si no pagaste todo eso, en el sistema María o el sistema Malvina, depende de dónde estés en la Argentina, no estará el ok para que te lo lleves. Además, dentro del depósito fiscal está la aduana, con un jefe y un guarda que tienen una oficina con sus computadoras estrictamente para ellos y cámaras de televisión con las que se vigila todo el depósito y donde todos los que entran y salen con mercaderías tienen que pasar por ahí para hacer la documentación. En zona franca ese mismo control está en la gatera de salida. Ésa es la diferencia también importante aduaneramente hablando: en un depósito fiscal lo tenés en casa y en zona franca lo tenés en la gatera.

-¿Quiénes suelen utilizar este tipo de regímenes?

-Las pymes son las que más los usan. Las empresas grandes tienen sus propios depósitos fiscales y su aduana domiciliaria, en cambio una empresa chica o importadores que estén haciendo sus primeras operaciones sí necesitan un depósito. Muchos vienen del puerto al depósito fiscal, nacionalizan, pagan derechos, verifican y de ahí lo sacan y los llevan al depósito nacional. Las empresas grandes que no tienen infraestructura operativa ni logística se apoyan en zona franca, sólo cargan un stock grande -como de 1000 m3- y cuando hacen una venta sacan exclusivamente lo que vendieron y el stock restante permanece en zona franca.

-¿Es muy caro para las pymes utilizar estos regímenes?

-En los depósitos se cobra por metro cúbico por día y dependiendo de qué mercadería es. Nosotros cobramos lo mismo desde el día uno hasta el día 60, no va escalonándose, pero hay otros depósitos que te cobran de 0 a 30 una cantidad, de 30 a 60 más alto, de 60 a 90 más alto todavía. También se cobran la carga y la descarga.

-O sea, ¿la manipulación de la mercadería?

-Cuando llega el contenedor, por ejemplo, se debe descargar y después si vos te lo querés llevar en tu camión hay que cargarlo en él. En un depósito fiscal además hay balanza fiscal. El año pasado este gobierno sacó la resolución 3871, que fue creada específicamente para los depósitos fiscales para que tengan en correcta forma todos los elementos de control de la aduana. Éstos son balanzas, cámaras de circuito cerrado de televisión, escáner, candados satelitales? antes en los portones de los camiones se ponían precintos de chapa y ahora se pone un candado electrónico con el que la aduana recibe una señal en el momento que se cierra y en el que se abre.

-Entonces en el medio no puede haber ningún tipo de alteración?

-Exacto, no podemos abrirlo. Con esta resolución no podemos hacer nada de nada hasta llegar a la aduana. Es más: las imágenes van con un router directamente a la aduana también. Por si se corta la luz, hay que tener un generador para que se enciendan las luces y la aduana pueda seguir viendo las cámaras, sobre todo si es en un horario no hábil. Esto es así porque los depósitos fiscales tienen un horario fijo de cierre, que es a las siete de la tarde. Vos podés seguir trabajando en el depósito, pero tenés que pedir una habilitación para que el depósito pueda seguir abierto después de las 19.

-Esto se traduce en un costo más para el usuario del depósito. ¿Por qué ocurre?

-Porque tenemos un drama muy grande con las terminales de contenedores. El otro día teníamos que sacar dos contenedores y nos dieron un turno a las 10 y el otro a las 17. Como los dos comparten un solo documento ABL, con un solo tránsito, que tiene que tener un único control de la ruta desde que sale hasta que llega, entonces tenés que esperar a que estén los dos juntos. Es un desastre cómo está organizado el puerto. Yo estuve muchos años trabajando en el puerto de Buenos Aires y en España también, sé bien operativamente cómo funcionan. Deberían reorganizar el tema de los turnos porque esos dos contenedores llegaron a las 21.30, entonces no podés tener un tránsito abierto. Si sacaste el contenedor de una zona primaria tiene que ir por el territorio nacional y llegar a la otra zona primaria en un tiempo determinado y no te podés salir de ahí. Ni te podés salir de la ruta tampoco. Sí o sí tenés que llegar, entonces muchas veces se habilitan por las terminales y no porque al cliente le encante, porque lo único que el cliente quiere es ahorrar, sino porque no queda otra. Y las habilitaciones son caras. Pensá que estás pidiéndole no solamente a la aduana, sino también al personal de seguridad, a personal operativo, al administrativo? tenés la comida extra de toda esa gente durante esa noche.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas