Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gilbert Enoka: el cerebro detrás de la máquina negra

Jorge Búsico

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 28 de septiembre de 2017
0

Ya campeón del mundo como mano derecha de Graham Henry y head coach de un equipo que llevaba más de 30 partidos invicto y desplegando un nivel de rugby que rozaba la perfección, Steve Hansen se encontró una mañana con el reproche de los All Blacks, encabezados por su capitán, Richie McCaw. "Usted no puede llegar tarde", le dijeron. Hansen ni dudó de darles la razón. Entre él mismo, Henry y Wayne Smith habían resuelto hacía un buen tiempo que el propio plantel monitoreara ese tipo de conductas. ¿Quién fue el que el ideó y llevó adelante estas prácticas de respeto y fortalecimiento de la identidad de equipo? Gilbert Enoka, el hombre que moldea desde hace una década el cerebro del mejor seleccionado del mundo.

Enoka, de origen maorí, es el manager del área de Liderazgo y Aptitudes Mentales de los All Blacks y está a tiempo completo con los jugadores. Por su labor en el equipo fue condecorado con la Orden de Mérito de Nueva Zelanda. Enoka vivió una infancia muy dura en un orfanato junto a sus hermanos y más tarde fue víctima de la violencia de un padrastro alcohólico. Nunca jugó al rugby ni tampoco empezó con este deporte su trabajo. Después de recibirse de profesor de educación física estuvo unos años entrenando equipos de vóleibol. Hasta los ochentas, cuando se cruzó con Wayne Smith, apertura el día en que los Pumas empataron en 21 con los All Blacks en Ferro (la única vez que no perdieron contra los neozelandeses) y hombre clave en todo el proceso de reconstrucción técnica y física del seleccionado. Los conocedores del paño del rugby de su país sostienen que lo suyo fue superior a lo de Henry y a lo de Hansen.

Smith, que dejó a los All Blacks antes de la serie con los Lions, llevó a Enoka a trabajar "por horas" cuando estaba en los Crusaders junto a Hansen. El trío logró tres títulos en el Súper Rugby a fines de los noventas y desde allí saltó al seleccionado negro.

Enoka fue quien dijo "como equipo debemos sentarnos y permitirnos ser vulnerables" aquella noche de octubre de 2007 en Cardiff, cuando el imperio neozelandés tocó el fondo de su historia. Francia acababa de eliminarlo en los cuartos de final por la Copa del Mundo. Esa misma noche y con esa frase se inició la reconstrucción que se dio -claro- sobre una base sólida de enorme historia rugbística, multitud de jugadores de gran nivel y presupuesto. Pero Enoka agregó algo: había que quitar del vestuario a jugadores egocéntricos y vanidosos.

"Se puede tener todas las estrategias del mundo, pero lo que permitirá el éxito es la cultura del equipo", suele sostener Enoka, a quien durante varios años, en sus comienzos, miraban con desconfianza en el rugby del actual campeón mundial. "Cabeza roja, cabeza azul" es otro de los principios que utiliza para mantener el foco y evitar ser consumido por la presión. También trabaja con el coaching individual en preceptos como manejar la noción de gratitud, entender la realidad cotidiana y cultivar el legado.

Los All Blacks son mucho más que un seleccionado que juega bien el rugby. Eso es lo que se ve, pero atrás del conjunto hay toda una estructura que empuja desde la historia y el sentido de la pertenencia, más la utilización de todos los servicios que ofrece el deporte moderno. En ese esquema, Gilbert "Bert" Enoka es el cerebro dentro del cerebro de los bicampeones mundiales, que pasado mañana en Vélez, frente a los Pumas, intentarán quedarse con el quinto de los seis Rugby Championship desarrollados hasta ahora.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas