Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crece el temor a brotes de violencia en el referéndum secesionista catalán

Cuando faltan tres días para la consulta, la policía local advirtió al gobierno de Rajoy sobre "consecuencias no deseadas"

Jueves 28 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Miles de manifestantes marcharon ayer en Barcelona con las boletas de la consulta
Miles de manifestantes marcharon ayer en Barcelona con las boletas de la consulta. Foto: LA NACION

MADRID.- "Incidentes, violencia, hechos desgraciados. Cadenas humanas, escudos, resistencia."

El lenguaje político habla de creciente temor a choques violentos durante el anunciado referéndum separatista del domingo en Cataluña, donde, para sumar inquietud, la policía local ha dicho que no está en condiciones de contener todas las reacciones que puedan suscitarse.

A esta altura, hablar del referéndum declarado ilegal por el gobierno español es como asomarse a un diálogo de sordos: poco parece importar lo que una legalidad diga. La otra contesta que hará lo que le dé la gana.

Por caso, las autoridades regionales están decididas a llevar adelante la irregular consulta secesionista por más declaraciones de ilegalidad que le lluevan.

"Esto no lo para nadie", dijo el presidente del gobierno regional, Carles Puigdemont. Su equipo baraja, incluso, la posibilidad de declarar la independencia con o sin referéndum y en forma inmediata. Algo que aún no se ha expresado oficialmente, pero que, se sabe, está en carpeta.

A sólo tres días de la jornada que marca un histórico quiebre, el lenguaje incorporó abiertamente el temor de violencia. "Cualquier chispa puede hacer saltar un volcán", dijo el escritor Fernando Aramburu, sumamente crítico del llamado proceso independentista.

La policía admite que el termómetro del malestar social se ha recalentado. "Es posible que enfrentemos consecuencias no deseadas", previno el jefe de los Mossos d'Esquadra, como se conoce a la policía regional catalana. "No tendremos recursos para atender todas las situaciones y hasta es posible que una intervención genere más violencia", dijeron fuentes de la institución.

El gobierno catalán tiene previsto que, además de los colegios, la votación del domingo se realice en 80 centros de salud.

Lo que ya se pone en duda es el cumplimiento de la orden de la Fiscalía Nacional de precintar los colegios para evitar que se instalen mesas de votación.

"Actuaremos con proporcionalidad" para evitar males mayores, atajó el jefe policial Josep Lluis Trapero, en lo que revela un matiz sobre la tajante orden de la autoridad nacional de impedir la apertura de centros de votación.

Lo que dice Trapero es que si obran de ese modo habrá violencia. Lo mismo afirman los maestros catalanes, que anuncian "escudos y cadenas humanas" alrededor de los colegios para impedir el paso de la policía.

"Nos mandan la Guardia Civil para provocar y para que haya incidentes", dijeron militantes del independentismo. En la calle empieza a palparse cierta "hambre de puñetazo", según describen los cronistas locales.

Ajenos a todas las amenazas, los estudiantes universitarios están en las calles repartiendo boletas para el referéndum y llamando a la gente a concurrir.

Numerosos catalanes recibieron en sus casas la papeleta que los convoca a ser jefe de mesa. "Yo me presentaré y muy orgullosa de hacerlo", dijo por radio una de las destinatarias. Otro, que no dio su nombre, confesó que está "muerto de miedo" y que no piensa ni aparecer.

A la vez, admitió temer que en el futuro se sepa su nombre y que no asistió a la mesa y que eso derive "en represalias por parte de los que aquí defienden la independencia".

El temor y la tensión están a la orden del día cuando sólo faltan tres días para la convocatoria que, según el ex presidente de gobierno Felipe González, implica el "mayor quiebre" en la historia de la democracia española.

Pero no todo son pálidas. Los mercados están tranquilos. No hay caída del euro ni disparada en el precio de la deuda española. Daría la impresión de que, por debajo de toda la hojarasca, el mundo financiero no parece tomarse todo esto muy en serio.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas