Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Anahí tenía una llave que abría la vivienda donde la asesinaron

Para la Justicia, eso significa que conocía a Marcos Bazán, dueño de la casa en Lomas de Zamora

Jueves 28 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION

Una llave confirmó la vinculación entre Anahí Benítez, violada y asesinada entre el 29 de julio y el 5 de agosto pasados, y Marcos Bazán, uno de los dos detenidos por el femicidio, ocurrido en Lomas de Zamora. Esa llave que tenía la víctima, y que fue aportada a la Justicia hace más de un mes, permitía el acceso a la casa en la que vivía el imputado en la Reserva Natural de Santa Catalina, a 300 metros de donde apareció semienterrada.

Según confiaron a LA NACION fuentes de la investigación, durante un allanamiento realizado en las últimas horas en la casa de Bazán se determinó que esa llave, que Anahí llevaba atada a una cinta violeta que acostumbraba llevar colgada de su cuello, abría la puerta trasera de esa vivienda.

Esto prueba que Anahí y Bazán se conocían, que la joven estudiante concurría a la casa del imputado y que existía un vínculo entre ellos, a pesar de que el acusado lo negó en dos declaraciones indagatorias.

Bazán está con prisión preventiva como coautor del femicidio de Anahí, al igual que Marcelo Villalba, que quedó vinculado al caso porque tenía el celular de la víctima y, en especial, porque su rastro genético fue hallado en el cuerpo de ésta.

Durante la búsqueda de Anahí, la casa de Bazán apareció dibujada en un diario íntimo de la chica; estaba referenciada como un lugar al que concurría en la reserva. Además, uno de los perros rastreadores identificó la huella de olor de la víctima en el galpón de la casa de Bazán. Ese mismo can, Bruno, siguió el rastro de la joven desde la vivienda hasta el pozo donde fue hallado su cuerpo.

En principio, el allanamiento realizado en la casa de Bazán por indicación de las fiscales de Lomas de Zamora Verónica Pérez y Fabiola Juanatey tenía como objetivo revisar si había restos de naftalina en la vivienda, dado que los análisis realizados en la sangre de Anahí determinaron la presencia de esa sustancia, además de una alta concentración de un potente relajante.

Diego Molea, el abogado que representa a la familia de Anahí, sostuvo que los peritos criminalísticos indicaron que les había llamado la atención el hallazgo de naftaleno en sangre, debido que se trata de una sustancia que, en caso de ser ingerida, es rechazada por el organismo antes de ser metabolizada.

Según el letrado, en el galpón donde Bazán cultivaba hongos se halló naftalina. Aparentemente, ese elemento era mezclado con querosén y se utilizaba para repeler los insectos que atacaban las semillas. El abogado explicó que la única forma de que esa sustancia hubiera llegado a la sangre de Anahí es que haya tenido una prolongada exposición a ella, tal como ocurrió con los días que, según la Justicia, pasó cautiva en ese galpón.

Si bien el principal objetivo del allanamiento realizado en la casa de Bazán era probar la hipótesis sobre la naftalina, también se incorporó la cuestión de la llave que había aportado la madre de la víctima junto con algunas prendas.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.