Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Según la hija de una víctima de Once, verlo a Julio De Vido en el juicio "costó lágrimas de sangre"

Vanesa Toledo perdió a su mamá en la tragedia y confía en que va a ver al ex ministro preso; "Me da mucha pena porque es una persona para la que prevalece el interés monetario por sobre la vida", dijo

Miércoles 27 de septiembre de 2017 • 22:20
0

cerrar

Vanesa Toledo ya no usa más el tren de la línea Sarmiento que en 2012 se llevó a su mamá y la vida de otras 51 personas porque no confía en la calidad de las formaciones. Hoy, el día que el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido se presentó a la primera audiencia del juicio por la tragedia como uno de los acusados, ella cuenta que sintió una gran "satisfacción" al verlo sentado en el banquillo de los acusados. "Sabíamos que era la figurita difícil. Verlo sentado ahí nos costó lágrimas de sangre y nos genera y nos cuesta un dolor inmenso", detalló Toledo.

En su paso por el programa Terapia de Noticias Toledo reveló que, si bien para ella es "un mafioso intocable", confía en que lo verá preso y que eso marcará un precedente para futuras causas de esta índole. "Creo que lo voy a ver [a Julio De Vido] cumpliendo una condena", señaló luego de confesar que si tuviera la oportunidad de hablar con él "no le diría nada". "Es una persona que me da mucha pena porque, para él, prevalece el interés monetario por sobre la vida", y sentenció: "Se llevaron toda la plata a cuesta de la vida de las personas (...) Se llevaron 52 vidas pero podrían haber sido más".

La línea de pensamiento de esta víctima coincide con la postura del periodista Gustavo Carabajal, quien destacó que "nunca un funcionario de tan alto rango de un gobierno democrático fue sometido o apareció en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público por su presunta responsabilidad en un hecho gravísimo". El especialista en temas de seguridad, informó que el juicio durará entre 6 y 8 meses e involucrará 84 testigo y vaticinó: "Por más que lo condenen no va a ir preso".

" La tragedia de Once era algo que se sabía que iba a ocurrir y se hizo caso omiso", dijo Toledio, quien también explicó: "El causal de las muertas de estas 52 personas no fue el impacto en sí sino el estado en el que se encontraban las formaciones". Además, cuestionó la falta de contención por parte del Estado y dijo: "El Gobierno nunca se hizo presente, el Estado nunca nos acompañó".

El día de la tragedia, su mamá, Graciela (49 años) había ido a trabajar, "pero nunca llegó". "Como no me atendía el teléfono, inmediatamente supe que mi mamá estaba ahí [en Once]", recordó y explicó que, como su mamá había presenciado incendios de vagones en Haedo y Liniers y había entrado "en shock", tenían un acuerdo por el que la mamá siempre le tenía que atender el teléfono. "Que no me atendiera era una señal de que ella estaba mal", dijo.

"Finalmente la encontramos en el Cementerio de la Chacarita a las 10 y media de la noche", contó la joven. El silencio se hizo sentir en el estudio. Toledo lo interrumpió y concluyó: "Estuvimos todo el día buscando a mi mamá y paseando de hospital a hospital. A esa hora, no quedaba otra alternativa que encontrarla muerta y así fue".

Encontranos en el canal 715/1715 HD de DirecTV, 19 de Cablevisión Digital/618 HD y Flow, 25.3 TDA y 705 Telecentro Digital.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas