Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una de cada dos prácticas en el mundo es insegura

La mayoría ocurre en los países en desarrollo, de acuerdo con un informe que se publica hoy

Jueves 28 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION

Casi la mitad de los 55,7 millones de abortos que se practican por año en el mundo son inseguros y la proporción dependerá no sólo del nivel de desarrollo de cada país, sino también del estatus legal de la práctica, de acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Guttmacher de Nueva York.

Las estimaciones para el período 2010-2014, publicadas en The Lancet, incluyen por primera vez el grado de seguridad con la que se hacen los abortos. Los resultados de 182 países revelan que, por año, se hicieron 30,6 millones de intervenciones seguras (55%), 17,1 millones menos seguras (31%) y 8 millones poco seguras (14%).

Eso se traduce en 25,1 millones de abortos inseguros, que en su mayoría (97%) ocurren en los países en desarrollo de tres regiones: América latina, Asia y África, según publica el equipo que dirigió Bela Ganatra, investigadora del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS.

Su equipo calculó que en la región se hacen casi 4,6 millones de prácticas anualmente: sólo una de cada cuatro se hace en un entorno seguro. El resto es, principalmente, menos seguro ya que, de acuerdo con los investigadores, cada vez más mujeres consiguen y usan fármacos como el misoprostol por afuera del sistema de salud. Y habría sido justamente eso lo que redujo la mortalidad y las complicaciones graves en los últimos años.

"Aun así, este uso informal de los medicamentos para inducir el aborto al que las mujeres tienen que recurrir de manera secreta no cumple con los estándares de la OMS para que un aborto se considere seguro", aclaró Ganatra.

Casi la mitad de los 55,7 millones de abortos que se practican por año en el mundo son inseguros
Casi la mitad de los 55,7 millones de abortos que se practican por año en el mundo son inseguros.

En el país, de acuerdo con una investigación que publicó LA NACION el año pasado, un aborto quirúrgico clandestino en la ciudad cuesta entre 8000 y 10.000 pesos. En Internet se pueden encontrar organizaciones que ofrecen el delivery de las pastillas para un aborto farmacológico.

"En la Argentina, en los últimos 30 años, las complicaciones de los abortos clandestinos son la primera causa de muerte materna y explican un tercio de esas muertes", explicó Mabel Bianco, presidenta de FEIM. Indicó que entre 2007 y 2011, los abortos inseguros causaron el 23% de esas muertes y 55 de los 298 decesos de 2015. Eso es un 18,4% más que en 2014.

"Existe un gran subregistro, por lo que los datos de la ONU a través de la OMS, Unicef o el Fondo de Población lo corrigen y hablan de más del doble de las muertes reconocidas o registradas. Esto demuestra la magnitud del problema", agregó.

Para la OMS, los embarazos no planificados y los abortos inseguros se pueden prevenir con educación sexual integral, la disponibilidad de una amplia variedad de métodos anticonceptivos (incluida la anticoncepción de emergencia), la orientación adecuada para la planificación familiar y el acceso a servicios de interrupción del embarazo seguros.

"Cuando las mujeres y las adolescentes no acceden a métodos anticonceptivos y esos servicios, hay consecuencias serias para su salud y la de sus familias. Esto no debería ocurrir -dijo Ganatra-. Pero, a pesar de los recientes avances en tecnología médica y evidencia científica, aún se hacen demasiados abortos inseguros y demasiadas mujeres siguen sufriendo y muriendo."

Esta nueva estimación va un paso más allá que las anteriores. Incluye dos subclasificaciones del aborto no seguro: menos seguro y poco seguro. De acuerdo con las guías de la organización con sede en Ginebra, una práctica es segura cuando la hace un profesional capacitado y con el método adecuado para el tiempo de gestación.

Un aborto es "menos seguro" si lo hace un profesional entrenado, pero con un método que pone en riesgo a la mujer o es antiguo, como el raspado de las paredes uterinas (legrado), o por una persona sin entrenar con un método seguro, como la inducción farmacológica. Las prácticas "poco seguras" son aquellas que hacen personas sin entrenar y con métodos peligrosos, como el uso de objetos extraños y concentrados vegetales.

Para los autores, "esa distinción permite comprender mejor las distintas circunstancias de estas intervenciones en las poblaciones femeninas sin acceso a prácticas seguras". En los países donde el aborto está prohibido o sólo permitido cuando esté en riesgo la vida de la mujer o su salud, como en el nuestro, uno de cada cuatro abortos son seguros.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.