Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Páru Inka Sushi & Grill: fusión en Recoleta

Sushi, ceviches y muchos más sabores peruanos y japoneses

Domingo 01 de octubre de 2017
PARA LA NACION
0
Foto: Juan Pablo Soler

Páru Inkas Sushi & Grill abrió su quinto local en Buenos Aires. Jann Van Dort fue el creador de estos restós peruanos a partir de Osaka, y desde 2009 asociado con el empresario Coqui Borelli en la Argentina. Jann, de ascendencia holandesa, estudio en Lima y continuó en EE.UU. en distintas escuelas y restaurantes, y aprendió la cocina japonesa de un sensei notable. De allí la fusión peruano-japonesa de su cocina nikkei, que se continúa con éxito en Recoleta. La esquina de Libertador y Montevideo se distingue fácilmente en la ancha avenida, con el frente amarillo ocre de varillas de madera. Páru en quechua significa ­crocante, tostado y dorado, y responde a una parte de la carta que se realiza en el grill de brasas donde se preparan los platos principales más importantes.

El salón tiene sobre un lado cómodos boxes para cuatro, tapizados en cuero oscuro y divididos por cortinados, un largo Chesterfield y, junto a la vidriera, mesas y sillas de diseño, más apropiadas para la hora de los tapeos y tragos informales. La barra de sushi es amplia, y se puede comer en ella; al lado queda un pequeño sector de preparación de los tragos.

La carta contiene capítulos con las diferentes especialidades peruanas de Jann que ejecuta la cocina a cargo de Diego Saire, argentino formado con aquél desde el primigenio Osaka.

Para arrancar, rolls, sashimis y niguiris ($ 130), también crocantes y tapas, entre las que la degustación de causas (340) es preferida para acompañar tragos, así como las empanadas de picante de mariscos, amén de ceviches y tiraditos, delicioso el popular carretillero de pescados y mariscos en leche de tigre de rocoto, ají amarillo y calamares crujientes (410). Entre los platos especiales, sobresale el arroz verde al cilantro con langostinos grillados en anticucho (335).

De los woks, sobresale un clásico peruano: lomo saltado con arroz y papas fritas o al anticucho (350), con salsa de ají panca. Del grill, un must los chipirones rellenos de langostinos, cajú y queso, salsa panka miso y criolla peruana (395), y el pescado blanco a la salsa ponzu de jugo de lima y salsa de soja (335).

Postres, tradicionalmente muy dulces; emblemático el suspiro limeño. Los tragos de pisco son la mejor compañía de esta cocina intensa y a veces deliciosamente picante.

Puntaje: 8

Dónde: Av. del Libertador 798, Recoleta

Teléfono: 4811-3782

Otros: de lunes a sábados, de 12 a 16 y de 20 al cierre. Tarjetas. Take away, al lado

Foto: Juan Pablo Soler

El plato

Arroz verde con langostinos

Menú

De mediodía: $ 350 (con copa de vino, 550)

Tragos

Los de pisco, ideales para acordar con la cocina peruano-japonesa: Pisco Sour, Caipipassion, Pisco Punch

Bebidas

Carta de vinos de amplio espectro del sommelier Matías Precioso. Cervezas que van muy bien

Postres

Dulces y equilibrados: cheese cake limeño de limón, menta y jengibre, y el maravilloso chocolate de brownie, mouse y crema helada de chocolate blanco

Para mejorar

Una barra de tragos amplia y para acodarse

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas