Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Podemos probar la existencia de Dios sin recurrir a la fe?

[VIDEO] Una mirada filosófica sobre una pregunta tan profunda como histórica; cuáles son los argumentos racionales a favor y en contra

Tomás Balmaceda

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 29 de septiembre de 2017 • 00:12
0

cerrar

Es, quizá, una de las cuestiones más profundas y comunes a las que nos enfrentamos los hombres: ¿existe acaso un ser diferente y superior a nosotros? ¿Estamos aquí por simple accidente o alguien nos creó? La pregunta por la existencia de dios es tan central que algunos incluso creen que nos ha sido impuesta desde antes de nacer o que tenemos una inclinación hacia ella.

En el siglo III antes de Cristo Epicuro formuló una famosa paradoja: ¿por qué pensamos que existe un dios bondadoso y justo si el mundo está lleno de injusticias? Sabemos como un hecho que existe el mal, lo vemos a diario en nuestra vida y en el mundo. Si creemos que existe dios, entonces quedan dos opciones: o dios no puede combatir el mal y por tanto no es omnipotente -no es un dios- o bien dios permite el mal y es por consiguiente, malvado, por lo tanto, tampoco es el dios en el que creemos.

Existen también argumentos racionales muy interesantes para mostrar que es necesario que dios exista. Tomás de Aquino enunció cinco vías en las que se puede demostrar que dios existe, mientras que Pascal en su famosa apuesta lo planteó en términos del azar.

El monje Anselmo de Canterbury enunció en el siglo XI su famoso argumento ontológico: si podemos concebir la idea de un Dios supremo y si es posible que las cosas que existen en la mente también existan en la realidad, entonces podemos inferir que al no haber nada mayor que Dios, no puede existir sólo en la mente del hombre, sino que debe ser real.

En el siglo XIX el británico William Paley escribió una "teología natural" en la que usó un ejemplo que hoy es célebre: si encuentro un reloj en la playa de inmediato pensaré que existe un relojero que lo creó. Del mismo modo, si observo la Naturaleza, es inevitable concluir que existe un creador.

Existen, entonces, muchísimos argumentos que intentan probar racionalmente la existencia de dios. Ninguno, por ahora, es concluyente pero todos nos sirven para pensar y tratar de responder esa pregunta que todos alguna vez nos hacemos, ¿quizá para no sentirnos tan solos?

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas