Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La revolución como una mamuschka: el feminismo en Rusia

Alexandra Kollontai, pionera en las luchas de género a comienzos del siglo XIX, inspiró al gran director

Viernes 29 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

En la primera escena de Arde brillante en los bosques de la noche, el personaje de Estela, a cargo de Susana Pampín, habla ante un auditorio. Explica a sus alumnos universitarios su deseo de enfocarse en un aspecto poco transitado de la Revolución Rusa, que tiene que ver con el rol de las mujeres durante ese proceso. "En esta época -explica- hubo algunas revolucionarias feministas, como Alexandra Kollontai, que fueron las primeras en implementar medidas como el divorcio, el voto femenino, el aborto legal, la unión de parejas del mismo sexo. Pero, sobre todo, en instalar la idea del cuerpo como campo revolucionario. Esto lo podemos unir a los planteos actuales de biopolítica."

Laura López Moyano, Susana Pampín e Inés Efrón, con sus alter ego marionetas, protagonistas de Arde brillante en los bosques de la noche
Laura López Moyano, Susana Pampín e Inés Efrón, con sus alter ego marionetas, protagonistas de Arde brillante en los bosques de la noche. Foto: LA NACION / Mauro Alperin

A partir de ese mismo momento, la compleja maquinaria escénica escrita y dirigida por Mariano Pensotti irá desplegando sus formas a lo largo de cien minutos. En cierto sentido, lo de maquinaria escénica lo explica él mismo en la información de prensa. "Arde brillante en los bosques de la noche es una obra de marionetas que un día van a ver una obra de teatro cuyos personajes serán espectadores de una película."

La obra se centra en tres mujeres actuales, y sus respectivos dobles, que pertenecen a realidades muy distintas. Las interpretan tres actrices de intensidades diversas y de indiscutible talento: Susana Pampín, Laura López Moyano e Inés Efrón, acompañadasa por dos actorazos: Esteban Bigliardi y Patricio Aramburo. Las tres, ahora, están alrededor de una mesa del Teatro Sarmiento (Av. Sarmiento 2715), donde ayer la maquinaria Pensotti tuvo su estreno local luego de haber realizado una gira por Europa. "En verdad, no sabía nada de Alexandra Kollontai. Mi conocimiento llegaba hasta Rosa de Luxemburgo, no más -dice Pampín-. Me fascinó indagar en su historia y empezar a descubrir qué cosas de las escritas por Mariano sobre ellas eran falsas". Las funciones son de jueves a domingos en esa sala oficial.

Lo histórico y lo actual, como lo real y lo ficcional, son partes constitutivas de esta gran maquinaria escénica. En la obra aparece una tal Sonja, una joven revolucionaria que se unió a la guerrilla colombiana. Ese personaje lo interpreta Laura López Moyano. "Mientras ensayaba leía en los diarios sobre el complejo acuerdo de paz en Colombia -cuenta-. Inevitablemente, seguí la noticia para entender, por ejemplo, a esta mujer que decide incorporarse a la guerrilla y abandonarla diez años después amparándose en motivos familiares y no ideológicos."

Inés Efrón es Claudia, conductora de un programa feminista. Así como los tres personajes son diversos y complementarios, los abordajes también fueron distintos. "Empecé a jugar con el cuerpo de esta periodista, a buscarle su modo de estar sentada frente a cámara -explica-. A diferencia de ellas, no soy de enterarme mucho de lo que estoy haciendo. Me acerco a lo ajeno un tanto inocentemente."

En este gran artefacto escénico que incluye el juego de opuestos hay una película. También una escena de unos strippers rusos con actores y bailarines bien argentinos. Y hay un diálogo sobre unos marxistas al pie del Uritorco y el cuerpo embalsamado de Lenin y el cuerpo congelado de Walt Disney. La guerrilla latinoamericana, "Bailando por un sueño" y un ovni comunista parecen convivir en esta obra actuada por marionetas que mueven actores que actúan en una película que se proyecta en un teatro. Y todo, al juzgar por las elogiosas críticas que cosechó la idea en medios europeos, estalla en sentidos.

Arde brillante en los bosques de la noche juega con distintas capas de sentido de manera constante. Y aunque parezcan historias de mujeres que circulan por caminos diversos, cada recorrido influye en el otro. "El proceso de ensayo me permitió volver a pensar el feminismo y el capitalismo. Me di cuenta de que algunas cosas que pensaba como verdad merecían ser puestas en duda", señala Pampín. Efrón acota: "La pieza abre temas sin definirlos. Son sensaciones, reflexiones soltadas al aire. Me parece que es un tema del momento pensar qué es ser hombre, qué es ser mujer. Y la obra lo hace".

Laura tiende un puente entre esas tres mujeres y ellas tres, como mujeres y actrices: "Pertenecemos a generaciones distintas. Vivimos una femineidad distinta, una sexualidad distinta, una forma de pensar el género distinta y tenemos madres distintas. Las tres partes de la pieza, las tres voces de estas mujeres están presentes. Y es más que un juego de tres generaciones, la obra habla también de mi madre y de mi abuela".

Ninguna de ellas había trabajado con Pensotti. Tampoco habían trabajado juntas. Cuando Susana vio El pasado es un animal grotesco, otra de sus producciones, con esos actores saltando de una escena a otra, quiso formar parte de algo así. Inés admira los permisos que se da este creador y, aunque la aventura le da miedo, deseaba formar parte de un megaengranaje. Laura llegó a la primera reunión con Pensotti dormida. Antes de que él empezara a hablar de su personajes, se atajó: "Te voy a aclarar algo, es muy difícil que no acepte". Las tres (y sus dobles en versión marioneta) ahora son parte de este dispositivo del cual la música de Diego Vainer, las marionetas creadas por Román Lamas, la escenografía y el vestuario de Mariana Tirantte y las luces de Alejandro Le Roux son parte fundamentales como la misma Alexandra Kollontai, la revolucionaria rusa que, tal vez por el hecho de ser mujer, fue silenciada.

Pensotti por tres

Inserción internacional

Es uno de los pocos directores argentinos de proyección global.

Complejidad escenotécnica

La riqueza de su trabajo no es frecuente en la escena local.

Actores de primer nivel

Armar elencos impecables.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas