Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo manejar con lluvia: todo lo que tenés que saber para conducir de forma segura

Los factores climáticos aumentan significativamente la probabilidad de que se produzcan accidentes; Carlos Bouquet nos deja una serie de consejos para adaptarnos a conducir con el asfalto mojado y con menor capacidad de adherencia

Sábado 30 de septiembre de 2017
0

Riesgo

¿Cuánto aumenta la posibilidad de accidentes?

Según estadísticas realizadas en España, cuando llueve, el 24% de los accidentes sucede porque los conductores no se adaptan a las circunstancias y no toman las precauciones adecuadas a las mencionadas condiciones climáticas. Manejar con lluvia requiere de mayor precaución, conocimiento de las señales de tránsito y procedimientos adecuados de frenado y de velocidad de circulación. En esos días el tránsito se ve complicado y la poca visibilidad suele ser causante de muchos accidentes. Al manejar con lluvia, se deben tomar precauciones adicionales.

Velocidad

¿Por qué debemos reducirla?

R Una conducta muy importante con la calzada mojada es reducir la velocidad. Ir más despacio ayuda a que se pueda maniobrar mejor y detenerse en menor distancia. Se debe considerar que se necesita más espacio para frenar (porque los neumáticos tienen menos adherencia). Así, una de las claves en días de lluvia es mantener una distancia prudencial respecto del vehículo que nos precede (recordar la regla de los tres segundos: tomar una referencia, empezar a contar cuando el auto de adelante pasa por ella y pasar nosotros a la cuenta de tres).

Frenado

¿Cómo hacemos para detenernos sin riesgo?

Lo ideal es no realizar frenadas bruscas y de emergencia. Es indispensable reducir la velocidad de manera paulatina. Por eso, es fundamental mantener una buena distancia con el auto que nos precede; si es posible, a la mencionada regla de los tres segundos agregar alguno más. En calzadas con poca adherencia resulta útil usar la caja de velocidades para realizar rebajes suaves para disminuir la velocidad en forma más controlada. Si el vehículo no tiene ABS tenga en cuenta que las ruedas se bloquean al frenar a fondo. En ese caso, hay que apretar y soltar el pedal para recuperar dirección.

Aquaplaning

¿Qué significa y qué problemas ocasiona?

El aquaplaning (también llamado acuaplaneo o hidroplaneo) es la situación en la que un vehículo atraviesa en la carretera a cierta velocidad una superficie cubierta de agua. En esa circunstancia, el neumático no es capaz de evacuar toda el agua del asfalto y pierde el contacto con el suelo; es decir queda flotando sobre la superficie de agua. Esto lleva a una pérdida de tracción y del control del vehículo por parte del conductor. Esto puede ocurrir en rutas con surcos y desniveles. La única solución es mantener una velocidad que permita controlar el auto sin sobresaltos.

Visibilidad

¿Qué otras precauciones se deben adoptar?

Con lluvia o cielo nublado es vital encender las luces reglamentarias y bajas, para ver y ser visto. Otra consideración importante es que el parabrisas esté limpio, en excelentes condiciones para que no se vea disminuida la visibilidad. Para esto es importante tener lleno el depósito del sapito, con líquidos especiales o una mezcla de agua y alcohol para limpiar la suciedad.

Con la lluvia, los vidrios se empañan, por lo que es necesario llevar encendido el desempañador y el aire acondicionado, según resulte la mejor opción para desempañar.

Carlos Bouquet es gerente Comercial de 123Seguro

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas